Radio Mollet

Radio escuchar Radio Mollet en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Todo esto ha sido idea tuya, no suya. Tengo una buena explicación. Ahora no puedo decírtelo, pero algún día lo haré. Pero por el momento, necesito que confíes en mí. ¿Has matado a Klepper? No. Pero dejé que se suicidara. ¿Por qué? Porque me convenció de que el beneficio superaba el coste. Igual que intento convencerte de que no le digas a Cooper lo que he hecho. ¿Porque el beneficio supera el coste? Eso creo. Esa decisión tendrás que tomarla tú solo. ¿Señor? Ha llegado la autopsia de Klepper. Todo indica que fue un suicidio. Hemos encontrado pruebas en la caravana de Klepper de que ya tomó antes ese tipo de «decisiones éticas». Que sepamos, ha matado a otras catorce personas. Pareces decepcionado. ¿No te molesta que siempre haya un motivo oculto? ¿Una razón por la que nos dan un caso y que nunca llega a explicarse del todo? En realidad no, no. Según lo veo yo, gracias a nosotros ha muerto un asesino en serie. Nadie volverá a sufrir jamás por su culpa. Por lo que a mí respecta, el caso está cerrado. A no ser que me haya perdido algo. ¿Es así? No, señor. Caso cerrado. Marguerite Renard. La enfermera. Tenemos que encontrarla. Antes de conocerlo, ¿podrías haberlo hecho? ¿Lo que hiciste en la caravana? No debe ser difícil de localizar. Y cuando la encontremos, sabremos quién es en realidad Reddington. ¿Podrías haberlo hecho? Creo que no. No. Entonces él te ha hecho así. ¿Y eso qué importa? Estamos muy cerca. Importa porque me preocupa que eso también me pase. No te pasará. No. Vale. Marguerite Renard. ¿Qué sabemos de ella? Su amigo, el señor Rodrick. ¿Por eso ha venido aquí? Por favor, dígame que me va a realizar el test de Szondi. Estoy totalmente fascinado por los impulsos reprimidos. No habrá más pruebas, señor Reddington. Nuestro trabajo ha concluido. Me parece un poco prematuro. Ya he visto todo lo que necesitaba con su amigo, el señor Rodrick. No para de llamarlo mi amigo. Pero no lo es. Pues sea lo que sea, ha intentado matarme. Creo que dijo que iba a «arrancarme la lengua». Pero su reacción fue de lo más esclarecedora. ¿Mi reacción? Acudió en mi defensa.

Teléfono: +34 935 440 013



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *