Hypnoticalsound

Radio escuchar Hypnoticalsound en directo Online España La calidad y la emisión continua.

No. Simplemente se sumerge y consume el agua de la bañera Si yo ahora quitara el tapón, ¿entrarías en pánico y beberías todo antes de que se fuera? Espera, solo debo enjuagarme el pelo. Espera un minuto. Se está enjuagando el pelo con vino. Por Dios, de hecho. No, está. Cielos, me entró en la boca. James, no te duermas en la bañera. Bien. Se dormirá. Puedo relajarme. A la mañana siguiente, salimos a conducir por Tiflis, una de las ciudades más geniales a las que he ido. ¿Quién es ese a caballo? Según el letrero, es el Rey David, el Constructor. ¿Qué? Mejor que Eric el Farmacéutico. El último constructor que tuve en mi casa no se veía así. Y ciertamente no se aparecía a caballo. Luego encontramos un mercado, y decidimos probar el espacio del maletero de nuestros autos comprando algunos recuerdos. No estoy seguro de si habrían podido ganar una guerra así. Este es un reloj de pared ruso. Dice «Moscú» en la carátula. Funciona. ¿Es soviética? Sí, una cámara de cine soviética. Vamos. ¿Cuánto el tocadiscos? Podemos tomar una selfi. Me encanta cómo capturaron la lujuria de la perra y la melancolía de James. Luego de hacer nuestras compras, Hammond y yo pronto volvimos a nuestros autos y llenamos los maleteros. ¿Qué compraste? Un par de jarros gigantes. Jarros de vino georgiano. ¿Sabes la palabra en georgiano para los jarros de vino? No. Norks. ¿De veras? Sí. Así que tienes dos Norks gigantes. Sí. Una guitarra y un reloj. Y estoy muy contento con mis compras. ¿Qué pasa con el trombón o lo que sea? No entra. Con mi tocadiscos, mi pájaro, mi máscara de gas. Es una pieza imponente. Ponlo en el asiento trasero. Es pequeño. Eso entra en el asiento trasero. Mira. Me va a criticar. ¡Por Dios! Ahí tienen. Les dije. ¿Aston Martin describe eso como un asiento trasero? Sí. Yo no lo llamaría ni un bolsillo de cuero. No puedo discutir. No puedo discutírselo. Es inaceptable. ¡No! ¿Entraste? Sí. ¿Tienes espacio para la cabeza? No. Es imposible. Como sea, lo interesante del Aston Martin es. Tengo mucho que decir. Debo salir. En este momento, James volvió tras un ambicioso paseo de compras.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *