Cálida FM

Radio escuchar Cálida FM en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Información De Contacto… Sus comentarios son aceptados.

-Es verdad, pero no puedo correr porque tengo un tirón trasero en el glúteo de atrás. -¿Qué me estás contando, Dolores? Tira, me hago el despistado. Le digo que no he visto por dónde te has ido porque me han llamado por teléfono. -¿Tú ves? (CANTURREA EN EUSKERA) ¡Hola! Bueno, bueno, bueno. ¡Eh! ¡Uh! Ya le ha costado dormirse, ya. Se parece al padre. Como saque el carácter de tu madre Quita, quita. Oye, Iñaki, estoy pensando. Es un poco rollo vivir así, ¿no? ¿No te parece? Ya. Pero es que tu misma dijiste que iríamos poco a poco. Sí, sí. Lo dijimos, que sería mucho mejor. Sí, es mejor. Sí. Lo que pasa que ahora que se ha ido Koldo a Donosti y todo eso, la casa se ha quedado un poco triste. Lo digo por Jon, que lo nota. Muy triste, sí. Elaia también lo nota igual. Y luego, todo el tiempo cacharros para arriba, para abajo. Y hablando de cacharros. ¿Qué? ¿Y si traigo los cacharros? Sí. Yo lo digo por los niños. Sí, Jon se va a poner contentísimo. No te cuento cómo se va a poner Elaia. (RÍE) Y hablando de niños. ¿Qué? Jozé todavía está en la habitación de al lado. Como se ha quedado sin trabajo. No te he contado nada. ¿Qué? Se va a vivir con Irene. Hoy mismo firmaban el piso. ¡Oh! Pues que vivan los novios. Que vivan los novios. Ya están ahí los novios. Ya están ahí los novios. Oye. Ni preguntes, colega. El casero se ha enterado de que nos han echado y no nos quiere alquilar el piso. A ver, vamos a ver. ¿Cómo se ha enterado? Ya. -Es que soy muy sincera. Ya. -¿No te importa que se quede mientras encontramos algo? Bueno -¿Lo ves? Han dicho «bueno», no ha hecho falta dar pena, como pensabas. -Ya está bien con los ataques de sinceridad. Nos van a echar hasta de la casa de mi madre. -¿Otra vez? No os hemos dicho nada. Estamos pensando en volver a vivir juntos. Sí. -¡Ole! -¡Pero bueno, qué notición, enhorabuena! -¡Ole, de verdad, qué bueno! Los cuatro juntos, en plan comuna. Podemos hacer un reality. Tampoco es eso. Mira, tengo una idea. Ya que se queda la casa de Koldo vacía, yo podría hablar con él para ¿Para que nos quedemos gratis allí? Qué buena idea, colega. Muchas gracias. Lo que pasa es que tampoco estoy pagando aquí ¡Anda ya, Jozé! Si te tendría que pagar yo a ti, con lo que me ayudas. ¡Ay, qué bien, ya está! -¿Y entonces, cuándo podemos entrar? (AMBOS) ¿Dónde? Luego soy yo la que está empanada. ¡Calla! Las llaves, cariño. ¡Ah, sí, claro! -Bueno, pues vamos a inaugurar el piso como Dios manda. Te llevo. Súbete como si fueras un koala granadino. -Voy. ¡Huy! -¡Dios! (RÍE) Tranquilos, que vamos por el peaje. Míralos, míralos. Bueno, pues nada, mañana traigo mis cosas. Sí. Tú nunca me has cogido como un koala granadino. ¿Cómo? Que no me has cogido nunca. ¿Cómo? Ven aquí. (RÍE) Han puesto seguridad, me he tenido que colar. Prefieren que entren los virus antes que nosotros. Ay, Dolores, qué raro se me hace no volver a bajar a Sevilla. Tranquilo, ninguno de los nuevos va a impedir que tengamos nuestro puesto de trabajo ni nuestro puesto de mejor amiga. ¿Y qué vas a hacer? No trabajar en la clínica no me va a impedir pasar ocho horitas con mi Carmen. (ASIENTE) (Puerta) Te tengo que dejar. Un beso, Dolores. ¡Aupa, Ibai! Te van a hacer contrato de cinco días. Así, además de consulta, podrás operar. Ah, qué bien. Así no necesitaré otro trabajo. Hemos reformado las instalaciones hace nada. Nuevo escáner, neuronavegador, brazo robotizado. Todo al nivel de un neurocirujano de tu categoría. (RÍE) ¿Me lo puedo pensar un poco? -¡Eh! ¿Qué hacéis aquí? -¡Aupa! Mira, Ibai, mi cuadrilla. Hemos venido a tomarnos el amaiketako con el hijo pródigo, que ha vuelto para quedarse. -Mirar cerebros no solo da hambre a los zombis. -Cuando te pienses si quieres ampliación de contrato, me dices. Sí, eskerrik asko, Ibai. -¡Notición! Ya sé quién se va a pagar un chuletón para celebrarlo. Sí, hombre, sí. Bueno, no. Porque estoy pendiente de lo de Sevilla también. -¿Sevilla? Sí, hombre, Dolores y el resto de los compañeros. Están luchando a tope para ver si nos readmiten. ¿Quién quiere ir a Sevilla, con grados y días de sol al año? Sí, insoportable. ¡Uf, sudo solo de pensarlo!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *