Ràdio Vilafranca 90.2 FM

Radio escuchar Ràdio Vilafranca 90.2 FM en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Información De Contacto… Sus comentarios son aceptados.

Os lo aseguro. El último que quedará seré yo. Todos esos barcos verdes son la flota de Carlos Rafael. AYUDANTE DE CAPITÁN DE PUERTO Todos los barcos verdes y blancos que se ven con las letras «CR» en la parte delantera son de Carlos Rafael. ¿Cómo describiría su personalidad? Es un pescador. Solo diré eso. New Bedford, Massachusetts, es el puerto de pesca más importante de Estados Unidos. La pesca de esta zona aporta millones de dólares al año a la economía del país. Durante más de años, una gran parte de esa riqueza ha pasado por las manos de Carlos Rafael, también conocido como el Pezdrino. No hay ningún pescador en Nueva Inglaterra que no conozca al Pezdrino por su nombre o su re ción. Es un puto gusano. Es un cabrón de . Eso es lo que creo. Le ha mentido a mucha gente CAPITÁN DE PESCA COMERCIAL para llegar donde está. ¿Es buena persona? No lo sé. Pero a mí no me gusta. Pero si Carlos Rafael es el monstruo que sus detractores dicen que es, es, en parte, por culpa de la crisis mundial de la pesca. CARLOS RAFAEL ACUSADO DE DELITOS De hecho, construyó su imperio explotando esa crisis y las reglas que se diseñaron para acabar con ella. El auge y la caída de Carlos Rafael es la historia de un sistema envenenado. Richie Canastra lleva más de años trabajando con Carlos Rafael. Buenos días. Buenos días. Canastra dirige la lonja de pescado de Whaling City, que vende la mayoría del pescado de New Bedford. Buenos días, Joe. ¿Cómo estás? Canastra es portugués. Irónicamente, es el nombre de la cesta COPROPIETARIO DE LA LONJA DE WHALING CITY que los pescadores llevan al mercado. Los inmigrantes portugueses de New Bedford pusieron la ciudad en el mapa. Uno de esos inmigrantes era Carlos Rafael. Y este barco, el Sasha Lee, es uno de los que tiene su flota. Lleva una semana arrastrando redes en el sur de Nueva Inglaterra. Ahora está en el puerto para descargar su captura de rape y rayas y vendérsela al mejor postor. En New Bedford el mar nos corre literalmente por las venas. Somos un puerto pescador desde hace más de años. Sabemos que, si lanzas una roca en el puerto de New Bedford, las ondas se notan en todo el mundo. Este pescado se distribuirá por todo el mundo. Acabará en los platos más exquisitos, en los congelados y en la comida de las mascotas. La industria mundial del pescado es extremadamente compleja. Es multinacional. El pescado capturado aquí, como la mielga, se reparte. Las aletas van a Alemania. Otras partes van a Corea, para su mercado. El atún que se coge aquí va en avión a Japón, si es apto para sushi, y se vende en el lonja de Tokio un día después de su captura en Nueva Inglaterra. En el mercado tenemos salmón de Chile, Noruega y Escocia. Vale. Sí. El sector pesquero mundial está más conectado que nunca. El precio del bacalao de Islandia o el halibut de Noruega puede tener un gran impacto en los beneficios en Nueva Inglaterra. ¿Todo listo, Joe? Adelante. Uno de los grandes mercados globales para todo ese producto es EE. UU. En , los estadounidenses devoraron millones de kilos de pescado, con un gasto de millones de dólares. EE. UU. es el segundo mayor consumidor de pescado, después de China. ¿Qué es lo que te gusta de este sector? La paga. Aquí hay vieiras que han llegado esta mañana. Quinientos kilos. Cien kilos en este tanque. Cuestan unos dólares el kilo. Aquí hay unos dólares. Es una locura. Toda esta sala vale medio millón de dólares. Solo estas tres hileras. Sí. Siempre se ha podido ganar una fortuna en el sector en Nueva Inglaterra. Los peces que construyeron este gran negocio fueron las especies que viven en el fondo, como el abadejo, la platija y el bacalao, conocidos como «peces de tierra». Son suaves, dulces y abundantes. Perfectos para pescarlos en masa y venderlos en el mercado mundial. Un barco lleno de este pescado puede generar más de dólares. FILETE DE BACALAO, PRODUCTO DE EE. UU. . 100$ Pero, actualmente, muchos pescadores apenas llegan a fin de mes. De pequeño, teníamos una casa bonita en el West End, con piscina y todo. Y cuando se metió el Gobierno, lo perdimos casi todo. Mi padre empezó con la pesca con palangre.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *