Star People

Radio escuchar Star People en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Información De Contacto… Sus comentarios son aceptados.
Teléfono:
Dirección:

Cogía peces espada. Acabaron con ellos, no dejaron ni uno, así que pasó a las vieiras. Y también acabaron con ellas, y empezaron las regulaciones. Toda mi vida ha sido una locura. Durante miles de años, los mares del mundo fueron fuente de abundancia. Había más peces de los que los humanos podían consumir. Hasta que llegó el día en el que ya no. Entre finales de los y principios de los , vimos la llegada de varias grandes flotas pesqueras extranjeras. Eran flotas que iban a diversas partes del mundo a extraer grandes cantidades de peces de ecosistemas diferentes. Los ricos mares de Nueva Inglaterra eran especialmente atractivos para esos barcos. Bueno, dicen que antiguamente PROFESOR DE TEMAS MARINOS mirabas desde la playa de Point Judith, Rhode Island, y veías el cielo encendido por las luces de los barcos extranjeros. Acabaron sacando tanto arenque de las aguas de Nueva Inglaterra que terminaron con sus existencias. Vimos la caída de la pesca del bacalao. La lubina rayada desapareció. A los pescadores y a los políticos que querían sus votos les quedó claro que había que actuar. En , se aprobó la ley Magnuson, que decía que solo los pescadores de EE. UU. podían estar a menos de millas de la costa para pescar. El presidente Ford la aprobó. Fue una especie de revolución inmediata. Para asegurarse de que los pescadores de EE. UU. explotaran esa oportunidad, el Gobierno federal se ofreció a ayudar. Hubo un programa de garantía de préstamos a barcos pesqueros. El Gobierno ayudaba a ofrecer préstamos de bajo coste. Y la gente pensó que era algo bueno desde el principio porque querían fomentar la flota doméstica para faenar en los nuevos recursos pesqueros. La pesca era el sueño americano. Todavía estudiaba, pero siempre me metía en líos. Cuando conseguí trabajo en un barco pesquero, me sentí orgulloso y feliz. Estuve pescando un par de años, ahorré dinero y me compré mi propio barco. Fui mejorando mi negocio. Estoy muy agradecido por la oportunidad que tuve de abrir mi propio negocio. Esos barcos dirigidos por sus propietarios se volvieron más eficientes, y el negocio, más lucrativo. Pero los peces empezaban a desaparecer del mar. El Gobierno federal había protegido la pesca, pero no a los peces. Llegó un punto en el que había barcos de bacalao solo en Nueva Inglaterra. Pero la flota era demasiado grande y los científicos de finales de los y principios de los avisaron de que el bacalao de Nueva Inglaterra iba a acabarse. El bacalao, el sostén de la pesca de Nueva Inglaterra, desaparecía, junto con muchas otras especies en todo el mundo. Había llegado la crisis mundial de la pesca. En EE. UU., el Gobierno dio un paso adelante otra vez. Esta vez para salvar a los pescadores estadounidenses de sí mismos. CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN DEL SECTOR PESQUERO DE NUEVA INGLATERRA Votad. Aquellos a favor, levantad la mano. Se puso el destino de la industria pesquera en manos de ocho consejos regionales. Se aprueba la moción, con votos a favor y cero en contra. El consejo limitó la cantidad de cada especie que podían coger los pescadores. Por un lado, tenías a los científicos diciendo: «Habrá una crisis. Hay que hacer algo ya». Y, por otro lado, tenías a la industria pesquera diciendo: «Tengo que pagar facturas. Tengo hipoteca. Necesito ganar algo de dinero». Y en el medio estaban los gestores intentando crear una regulación para evitar la crisis, pero también para permitir que una gran parte de la industria pesquera siguiera trabajando. La discusión lleva en marcha dos generaciones. Agradezco los comentarios de la industria. Y he dicho muchas veces que queremos aprovechar la ciencia existente al máximo. No es perfecta, pero la aprovecharemos. Y es complicado. La ciencia en este caso: contar los peces que hay en el mar con precisión. Es difícil intentar saber cuánto hay de cualquier cosa. Pero con los peces se trata de algo que está bajo el agua y no puedes ver directamente. Y las zonas en las que trabajamos son muy grandes. Y se mueven. Y se mueven. Así que usamos unas muestras científicas para estimar la distribución de las poblaciones y sus cantidades.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *