Radio Mirage

Radio escuchar Radio Mirage en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Información De Contacto… Sus comentarios son aceptados.

Venga. Daos prisa. Venga, chicas, vamos. Venga, chaval. Ha habido muchos altibajos en estos años. Diría que más altos que bajos. El recuerdo más importante de un mal momento fue cuando la granja era tan difícil de mantener que vendimos las vacas. Un día muy triste. Para todos. Por suerte, unos años después, pudimos volver a tener vacas. ¿Estás listo, Nick? Bueno, voy para arriba, ¿vale? Siempre he tenido otro trabajo para pagar la granja que había comprado y que mi familia pudiera tener lo que quería. Para tener calidad de vida. No podía ser solo con las vacas. Es muy habitual que un granjero tenga un trabajo fuera de la granja para ayudar a mantener a la familia. Empecé como conductor de autobús escolar en . Vamos. He tenido otros trabajos pero, como conductor, desde que me convertí en trabajador, he seguido estando en plantilla y conduciendo todos los días. No es posible ganarse la vida con la leche de vacas. Probablemente consigas un seguro de salud con otro trabajo y llegues a fin de mes. Pero aunque estén dispuestos a sacrificarse, ya no es suficiente. Desde el año , cerca de granjas de vacas lecheras en Estados Unidos han vendido las vacas y han cerrado las puertas. En el condado de Wayne, donde había granjas, ahora solo quedan . La mayor parte de la leche se produce en fábricas que tienen centenares e incluso miles de vacas y donde la economía de escala hace que la operación dé beneficios. Antes veía cientos de vacas lecheras. A nuestra derecha había una granja, ahí detrás había otra, y por allí otra. Todas ellas están cerradas. No importa el camino que coja, hay muchas granjas que ya no están operativas. Durante gran parte del siglo XX el Gobierno usó controles de precios generosos para proteger a los granjeros del mercado lechero. En los años , durante el auge del control de precio en Estados Unidos, teníamos un precio mínimo que hacía que la operación fuese rentable para la mayoría. ¡Queso! Más de toneladas de queso. Montañas de queso sobrante que se acumulan en almacenes refrigerados. Se compran otros productos bajo el Programa de Apoyo a los Precios. Con los beneficios asegurados, los granjeros producían más y más leche. El Gobierno accedió a absorberla toda. En los , Estados Unidos se gastaba más de millones de dólares al año en proteger a la industria láctea. Las reservas se empezaron a pudrir. Un número creciente de lecheros dicen que los precios altos son una prestación social para los granjeros. Los productores poco eficientes trabajan PRODUCTOR LÁCEO y les pagan un precio inflado. Eso se terminó en . Y eso es parte de una filosofía política que dice que no deberíamos meternos tanto en el mercado. Y en , la OMC abrió los mercados lácteos en Estados Unidos y, al hacerlo, no solo nos expusieron a las fluctuaciones del mercado estadounidense, sino a las fluctuaciones del mercado mundial. Hace años no contábamos para nada en el mercado de la exportación. Recientemente hemos exportado hasta el % de nuestra producción láctea y tenemos un peso importante como proveedores del mercado mundial. Empezamos a ver un gran aumento de la inestabilidad en los precios de la leche. Cambiaban mucho, subían y bajaban. Cambiaban de manera imprevisible, no se sabía bien cuál sería el precio a seis meses vista. Actualmente, el precio se calcula mediante una fórmula única creada por el Gobierno que fluctúa con los mercados y se ajusta según la demanda, la región y otros factores. Es tan difícil de prever que la mayoría de los granjeros ni lo intenta. Es la ruleta láctea y muchos granjeros pierden. Los años y fueron malos y muchos granjeros dejaron el negocio. Pero, para sorpresa de todo el mundo, llegó el año . En hubo una confluencia de acontecimientos que causó un récord de precios. LECHE La demanda en los supermercados hizo subir el precio de venta al público a un dólar el litro. La necesidad de México de queso y leche en polvo estalló. China compró el doble de mantequilla estadounidense que el año anterior. Dos mil catorce fue un año récord para los precios de los lácteos en EE. UU. Todo el mundo se alegró. Decían: “Sí, así deberían ser las cosas.

 
 
 
 
Email: [email protected]  



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *