Guateque FM

Radio escuchar Guateque FM en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Información De Contacto… Sus comentarios son aceptados.

Consiguió muchas cosas. Como era tan importante RESIDENTE DE NEW BEDFORD encontró algunos vacíos legales y los intentó aprovechar al máximo. Pero se pasó de avaricioso. En el tribunal de Boston, el hombre conocido como el Pezdrino ha admitido más de dos docenas de acusaciones En marzo de , la noticia saltó a todas las televisiones locales. El Pezdrino se había declarado culpable. SE DECLARA CULPABLE Tras años acumulando poder, el imperio de Rafael se venía abajo. Y, de repente, se podía comprar toda esa cuota. Los pescadores de New Bedford están aterrados por lo que puede pasar. Si esos barcos desaparecen y le quitan la cuota a Carlos Rafael, esa cuota podría marcharse del puerto de New Bedford. Si Carlos cierra del todo, eso acabaría con el puerto de New Bedford y mi taller. Del combustible. De la industria alimentaria. De los tipos de la electrónica. De los tipos que crean el equipo. De los soldadores y de los astilleros que arreglan barcos. Ha jodido toda la industria. Una persona que es el propietario de la mayor cuota de pesca de Nueva Inglaterra lo ha jodido todo para todos. No sé qué va a pasar, pero sé que no va a ser bueno. Sé que no saben qué hacer. Los delitos de Carlos Rafael han dejado a New Bedford muy tocada. El EDF dijo que había sido la falta de control lo que le hizo prosperar. Pero otros dicen que Rafael es un síntoma de algo mucho mayor. El Gobierno montó un sistema que condujo a la integración vertical y a la consolidación. ¿Se sabía que continuaría habiendo consolidación? Pues sí. Se predijo. Lo sabíamos. Nuestro consejo de gestión pesquera quiere poner límites de acumulación. Esperamos que los implementen. No lo hicimos en Nueva Inglaterra cuando lanzamos el sistema y creo que fue un error. Son unos mentirosos. Mentirosos. ¿Están en contra de la consolidación? El EDF. Sí, claro. Vale. Sin la mayor parte de la flota, quizás tengamos la cifra que quiere el EDF. Están apoyando los intereses de otros y van a seguir haciéndolo, porque para eso les pagan. No les pagan para decir la verdad o para preocuparse por los pescadores. El EDF saca todo su dinero de empresas que quieren hacer «un mundo mejor». Quizás se sientan mal porque lo están jodiendo todo. Actualmente, Carlos Rafael ya no es la mayor amenaza para los pequeños pescadores. Ahora tienen un adversario sin rostro, mucho más poderoso. Antes decían que privatizarían para que los pescadores fueran protectores. Ahora lo que dicen es que hay que meter a Wall Street. El EDF y otros grupos han estado animando a los conglomerados financieros a invertir en las pesqueras. Pero sabemos lo que pasa en el mundo, sobre todo cuando hay un inversor intentando sacar provecho de la pesca. Se quedan con todo y alquilan los peces o los derechos de pesca a la gente que pesca. Así que lentamente se está transformando en pesca controlada por empresas. Los pescadores están en una situación rara, como de aparceros. No veo que esto sea lógico ni que beneficie a los pescadores pobres. Pero está de moda. De hecho, aquí, en New Bedford, de a , una empresa de inversión multinacional se gastó millones en permisos y barcos para pescar vieiras. Algunos pescadores temen que el pescado sea lo siguiente. Somos demasiados. Todavía hay muchos sorprendidos por aquí. Todavía hay que clarear la flota hasta que todo esté solo en manos de unos pocos, y luego entrará mucho dinero, como en Alaska. Eso es lo que quieren y eso es lo peor para los consumidores. Esta es la red que usa la industria para contar las especies. Esto es una raya. Esto son todo platijas. Ahí va un bacalao. Actualmente, los pescadores han empezado a trabajar con la NOAA para mejorar la manera de contar peces y que así las cuotas sean menos estrictas. Pero por ahora siguen a la merced del mercado mundial. Aquí, en EE. UU., tenemos estrictas directrices para pescar, para procesar el pescado. Y el sistema no funciona cuando en otros países pueden pescar como quieren o crear piscifactorías sin que sepamos nada de sus legislaciones, y después traigan su pescado a nuestro país de forma sospechosa. Y esa es la incertidumbre que ensombrece el futuro de los pescadores de EE. UU. y, a la vez, nuestro acceso a pescado y marisco capturado en el mar. Una de las cosas que están cambiando es la manera tradicional de obtener un lugar en la industria. Empiezas en un barco pequeño en el muelle secundario. Primero te haces capitán, luego quizás compras una parte del barco y luego compras tu primer barco. Y sigues subiendo la escalera de los barcos. Ahora, con las cuotas, esa manera de empezar se ha truncado. Yo aprendí a pescar como mi padre aprendió a pescar con mi abuelo. Y eso ya no existe. No sabemos lo que pasará dentro de meses, porque no sabemos lo que nos permitirán hacer o los peces que nos permitirán pescar. Hace que sea muy difícil tomar decisiones sobre tu vida y tu negocio. Pensar en dentro de años me da miedo. ¿Son para mí o para los perros? Para los perros. Los perritos. Me encantaría que mi hijo pudiera hacer lo que yo hago, lo que hizo mi padre y lo que hizo mi abuelo. ¿Quieres un par, papá? Ah, sí. Genial. Este es el jefe, que, además, es mi padre. Necesitamos que la gente que hace esas reglas nos entienda. Esa es mi esperanza, que la gente empiece a escucharnos. PROPIETARIO DE PESQUERO No tenemos títulos, pero somos expertos en nuestro sector. Actualmente, una tercera parte de las pesqueras federales de EE. UU. operan bajo algún tipo de sistema de cuota de pesca. Y aunque los pescadores no ofrecen una sola alternativa, creen que debería haber límites concretos sobre la cuota que una sola persona puede tener. Mientras tanto el EDF y otros grupos encabezan la ofensiva para implementar las cuotas privatizadas en todo el mundo. La gente debería preocuparse. Podríamos gestionar estos programas de otra manera, pero estamos ayudando, somos cómplices de una gran estafa. La gente no consigue nada a cambio, solo les dicen: «Ah, estamos salvando a los peces». Y está claro que esto es mucho más que salvar a los peces. Hay una discusión abierta para privatizar, no solo el sector, sino también los océanos. Son visiones alternativas del futuro. El futuro.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *