La Noche Del Hombre Lobo

Radio escuchar La Noche Del Hombre Lobo en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Información De Contacto… Sus comentarios son aceptados.
Teléfono: +34 619 601 233

Cuando viajamos Sigue siendo el mejor hasta en Florida. Tenemos que ir. Hay que volver a un lugar así. Florida estuvo genial. Cuidado. ¿Qué te pasa, amigo? Tengo un problema contigo. ¿Qué cojones te pasa? ¡Tenemos un problema! ¡No me toques, joder! ¿Qué harás, marica? ¡No me toques! ¡No me toques, joder! ¡No me toques! ¿Y qué cojones harás? Vamos. ¿Estás bien? Unas tipas quieren hacer una fiesta en la casa de sus padres. Vamos, amigo. Vamos. Al auto. Subamos. Stevie, siéntate adelante. Siéntate con los gánsteres. Yo no soy ningún marica. Joder, lleva a cada quien a su casa. No, vamos a ir a la puta fiesta. Cálmate, ¿sí? Ni hablar. Vamos a cancelarlo. Nadie está de buen humor. No pienso dejar que me arruines la diversión. Ya no te gusta divertirte. En este auto nadie se está divirtiendo, por si no te has dado cuenta. A ti solo te divierte lamerles las botas a los pro. Deja de arruinar mi diversión. Antes eras superdivertido. Escuché el resbalón. ¿Podrías detener el auto? ¿Para qué rayos subimos al auto contigo? ¡Socorro! ¿Esto es sangre? ¿Qué ? Quemadito está malherido. ¡Stevie! Vamos, despierta. ¡Stevie! ¡Joder! ¡Ayuda! ¡Stevie! ¡Stevie! ¡Quemadito! ¡Ayuda! ¡Stevie! ¿Por qué subimos al auto? ¿Qué cojones hiciste? ¡Ayuda! ¡Quemadito! Sí. ¿Quieres entrar a verlo? ¿Puedo verlo? Le tomaron una foto. ¡Joder! ¿Qué cojones, amigo? Qué feo. ¿Estás bien? Has recibido los golpes más fuertes que haya visto en mi vida. Sabes que no tienes que hacer eso, ¿no? ¿Quieren ver algo? Muy bien. UNA PELÍCULA DE CUARTO GRADO UNA PRODUCCIÓN DE BEBÉ FORTACHÓN ¡Viene la policía! ¡Me di en la rodilla! ¡Malparido! Nos vimos metidos en un intenso combate. La mitad de– Parece hambriento. Llevo tres días sin comer, capitán. Estoy muy hambriento. De acuerdo, démonos una oportunidad. Encuéntrenos una posada. Sí, señor, capitán. Esto está tan negro como mi culo, capitán. Pues vamos allá No lo tome a mal, capitán. A la gente ya no le gustan los uniformes. Especialmente los alemanes. ¡Parásitos! He oído rumores preocupantes sobre



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *