Slow Radio

Escuchar Slow Radio en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Sus comentarios son aceptados.

Veré si está disponible. Están terminando un test de altitud. El comandante Prescott desea ver a la señorita Francesca. Le llevaré ahí. Acompáñeme, comandante. Gracias. Cuidado con la densidad de la esfera y las últimas reacciones. Sólo segundos para estado normal. Hecho. Abran la cámara. Cuidado con este casco. Hola, Tia. Hola, comandante. Me alegro de verle. ¿Qué tal lo lleva? Muy bien. Tengo tanto trabajo que me distrae de todo. Sí, eso ayuda, ¿verdad? Me disponía. a informarme sobre unos análisis de sangre que la policía envió esta mañana, y pensé en asomar la cabeza y decir hola. Eso está muy bien. ¿Quiere que vea si están los resultados? Se lo agradecería, gracias. Patología. ¿Tienen los resultados de los análisis de sangre para el comandante Prescott? ¿Sí? ¿Puede hacérmelos llegar? Está esperando. Gracias. Esto es trabajo rápido. Lo hacemos lo mejor que podemos. ¿Un café? Sí, muchas gracias. ¿Sólo? Por favor. ¿Azúcar? No, gracias. Parece cansado. Sí, quizá esto ayude. ¿Cómo vino a parar a Albuquerque? Llegué con mi padre hace dos años. El doctor Von Essen y él eran grandes amigos. Fueron juntos a la universidad. A la muerte de mi padre, el doctor Von Essen me pidió quedarme para ayudarle. ¿De qué zona de Italia es usted? De Turín, al norte. ¿Siente nostalgia alguna vez? Ya no. Es curioso. La primera vez que la vi, pensé. Bueno, esto viene a mostrar lo equivocado que uno puede estar. ¿Más café? No, gracias, así está bien. Gracias. “Ambas muestras contienen gran cantidad de polvo de meteorito. “sin los indicios de daño estructural. “previsibles tras el paso a través de la atmósfera. “Sería necesario un análisis detallado tras una opinión confirmada. “Se solicita un informe completo acerca del origen del polvo.” ¿Qué tiene esto que ver con Dan? No lo sé. Verá, Tia, debo volver a la base. Nos veremos de nuevo tan pronto como pueda. Gracias por el café. Adiós, Chuck. Tenemos los resultados de los tests metalúrgicos. Espere, doctor. Quiero echarle un vistazo a esto. Luego, luego. Venga aquí. Quiero mostrarle algo. Bueno, pues. Es una muestra de nuestra aleación secreta. de la que se compone el fuselaje de la Y. Es conocido el gran calor y presión que puede soportar. Esto es un pedazo de fuselaje que quedó cubierto de esa sustancia desconocida. Puede advertir que la capa más profunda de metal no ha sido afectada. Y esta es una pieza que retiramos del estabilizador. que se libró de resultar incrustada. Vea. Se ha obrado una completa transformación. No queda en ella un mínimo parecido con el metal. Es como. carbón desmenuzado. Si se la presiona,. se reduce a polvo. ¿Qué pudo causar tal transformación, doctor? Es difícil de decir. Puede que rayos cósmicos que todavía no conocemos o no entendemos. Y la transformación no ocurrió donde el metal resultó cubierto ¿verdad? Exactamente. Entonces podríamos considerarla una especie de protección cósmica. Podríamos. Comandante Prescott diríjase al despacho del capitán Richards, por favor. Comandante Prescott diríjase al despacho del capitán Richards, por favor. Volveré, doctor. Aunque acepto su explicación, capitán. sin duda la Providencia quiso que Su Excelencia no fuese asesinado. Pero el lugar donde cayó una parte de la cola del Y. cae a millas de su pueblo. ¿Y qué son millas cuando no saben ustedes ni a donde van sus misiles? ¿Qué dice? Habla del cohete que casi cae en Juárez. Pero eso fue un Valemán capturado. Hará como años. ¿Qué son años, señor? Sigue sin saber a donde van sus misiles. Sabe todo lo que pasó, señor. El proyectil en vuelo rasante perdido sobre Argentina el año pasado. y el Apex que desapareció la semana pasada. Eso es, señor capitán. ¿Dónde están, eh? Digo yo que si no están arriba, estarán abajo. Me alegro de verle, comandante. Le presento a Ramón De Gareara, el cónsul de México en Santa Fé. Señor Harold Atkins, Departamento de Estado. Comandante Prescott. Señor Atkins. Al parecer Su Excelencia, el Ministro de Asuntos Sociales. se disponía a inagurar una plaza de toros en San Pedro. Señores, fue el momento de la verdad. Un pesado silencio se adueñó del público.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *