Radio Túria

Radio escuchar Radio Túria 90.3 FM en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

vd. es el maestro. Enhorabuena. Yo soy Amelia Bonetti, Ginger. Mucho gusto. Aquí tiene. Aquí está. “Una mujer sin culo es como un escalador sin muro.” Éste es el popurrí de los famosos temas americanos. que un gran maestro arregló exclusivamente para nosotros. Un momento. Fíjese bien. Este pasaje deberá repetirlo uno, dos o tres veces. porque debe darme tiempo para salir y cambiarme. Se lo muestro. Empiezo, “hesitation”. Uno, dos, tres. corner. A la esquina. La televisión. dos y uno, dos, tres, cuatro. y fuera que voy. No, querido, no soy celosa. Elígela a ella. Es mortadela Lombarda. Te acuerdas, Pippo? No. cómo que no? Lo sabía. Al llegar aquí, siempre te equivocas. En los pasos, no. En la expresión facial. sonríes y es todo lo contrario. Mira que te lo he explicado veces. La cosa tiene muchos más matices. Aquí termina durmiendo. Envolvente, difuminado. Un sueño, comprendes? Quién te ha pedido que nos des esta especie de conferencia? El maestro solamente quería saber. Maestro, sí? seguimos ensayando? se acuerdan de los pasos? sí, pero piense que han pasado ya algunos años. Necesitamos ensayar. son unos irresponsables. Y a ti te da el calambre. Ni siquiera te has puesto de pie. Vamos bien. A ti ya te han dado el dinero? El dinero? Pippo Boticella. Amelia Bonetti. Bonetti. Presente. Ginger. Aquí los tiene. Vamos, el autocar nos está esperando. Bien. Menudo cuentista está hecho. siempre dice que le va a rajar y no lo hace. Es un bocazas. Amelia, te has dado cuenta de cómo se te parece? Quién? La enanita de naranja. sois iguales. Y yo tratando de verte después de años para oír un piropo así. Ponte de una vez el zapato. coged alguno, que sólo tengo un par de brazos. Dónde tienes el frac? Lo tengo bien doblado, así no se arruga. Al contrario. Al contrario. Has vuelto a beber? Hola, Kojak. Tú eres Toro sentado. dime, has vuelto a beber? No digas disparates. Todos los demás, que suban al autocar más grande. Ahora voy. Cucurucú, es verdad, descrifra la boca de la gente. Alto. Cuando se me cae algo al suelo, antes de inclinarme a recogerlo. tengo que pensarlo un momento, a ti también te ocurre? Estaba pensando si no sería mejor eliminar alguna figura. Por ejemplo, cuando tú me levantas. No querría correr el riesgo de acabar en el suelo. Pero siempre entre mis brazos. No te encuentro demasiado estropeado. El pelo, tal vez un poco. Es cierto. Bebes un poco menos, no? o no? Porque anoche ibas un poco embalado. Tenía mucho sueño. Hice todo el viaje de pie con un chiquillo en brazos. Tienes un hijo? dijo. “Puede tenerme a la criatura que tengo que ir al lavabo?” se quedó allí tres horas. kilos la criatura. El teniente alcalde me presenta a mí. y yo, como alcalde, hago el discurso. déjese de discursitos. No hace falta. Usted sólo tiene que hacer una buena reverencia. Todo esto es publicidad. Lo ven millones de personas, lo sabía? Nuestro hotel no necesita esa clase de publicidad. Les hemos dado permiso para entrar con el autocar, pero no con una vaca. Fíjese qué porquería. Llévensela ya. Encima, una vaca. Todavía no sé si me voy a quedar. Qué clase de espectáculo es éste? El de un parque zoológico? Amelia, yo he firmado por mil liras más los gastos. Tú puedes prescindir del dinero, pero yo no tengo tus recursos. Mis recursos, Pippo. Mira. Mirad, son , como nosotros. Una teta para cada uno. Todos a chupar. Enhorabuena. Eres como el sol. Es mi esposa. Y yo le envidio. “Mujer tetona, castaña juguetona.” No acaba de gustarme, se puede mejorar. La ordeña usted sólo? No, digo a la vaca. Quieres callarte? Están llamando para el autocar. Y tu escuela de baile? Todavía la tienes? La he traspasado a José, aquel de Zaragoza. después, qué hiciste? Un poco de actor con algún éxito. Y ahora? vendo enciclopedias a plazos. sólo quedan dos minutos. No hay tiempo. No consigo distinguir una de las condecoraciones. Pippo, déjale en paz. se lo preguntaba en serio. siempre serás el mismo. Quería preguntártelo desde anoche. cómo es que has venido solo? Por qué no has venido contigo tu mujer? No me ha acompañado. Mejor así, no? Yo subo aquí. De verdad que anoche no me reconociste?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *