Ibiza Live Radio

Escuchar Ibiza Live Radio en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Información De Contacto… Sus comentarios son aceptados.
Teléfono: +34 606 877 180
Email: [email protected]
Habría muerto en segundos. Eche un ojo a esto. Esta incrustación tiene detalles interesantes. ¿Ve? Nada. Nada de nada. Los rayos X no la atraviesan. Tampoco hay suerte aquí, señor. Gracias. La fotografía con infrarrojos. Pero los rayos no tran para mostrarnos qué hay bajo la superficie. Y aquí a la luz ultravioleta. No lo puedo entender. Resiste cualquier prueba de tración o identificación que podamos hacer. Tomaremos una fotografía de todos modos. Puede haber algún reflejo que no podamos advertir, pero lo dudo. Hasta ahora, sus pruebas han resultado negativas. Esperemos que el informe sobre metales traiga algo de luz. Esperemos. Hágamelo saber cuando suceda. Buenas noches, doctor. Buenas noches, Chuck. Buenas noches. Buenas noches, señor. Debería dormir un poco, ¿sabe? Lo haré, jefe, gracias. ¿Y esto, doctor? ¿Sacaremos algo en claro de una descomposición química? Ni siquiera conocemos el reactivo principal. Enviaré una muestra a mi laboratorio. Podemos tener el resultado más rápido. No puedo sacármelo de la cabeza, doctor. Sólo le veo ahí arriba, en la cabina. Él te querría aquí hoy. Si hubieses estado. Si sólo hubiese estado. No se culpe, Chuck. Quizá tenga razón. Nos vemos a primera hora de la mañana. Sí, señor, allí estaré. Gracias, adiós. Entre. Hola, Chuck. Me alegro de que haya venido. Quiero hablarle. ¿Ha visto esto, Jefe? No la primera plana. Más abajo. «En las últimas horas. «la muerte ha golpeado de forma misteriosa y terrorífica. El tipo de heridas infligidas es terrible e inhumano.» Lea la parte central, señor. Habla del ganado muerto. La granja está justo al lado de donde cayó la Y. Llamaré ahora mismo al jefe Wilson. No veo la relación. ¿Sí? Llamada para el comandante Prescott, señor. Gracias, señor. Comandante Prescott. Sí, Wilson. ¿Donde está? ¿Alameda? ¿Qué? Sí, voy para allá en cuanto pueda. Es lo que decía yo sobre las heridas del ganado del mexicano. Mire, esta es igual. Como un gran tajo cruzando la garganta. ¿Ve? ¿Quien o qué pudo haber causado tal destrucción arbitraria? No lo sé, pero parece gustarle el sabor de la sangre. Parece haber sido absorbida o algo así. Y mire esto, mire. Hace falta más fuerza que la humana para hacerlo. A menos que tuviese un hacha. Jefe. ¿Sí? Déjeme su linterna, ¿quiere? Claro. Observe. ¿Lo ve, en el de la herida? ¿El qué? Estos pequeños puntos brillantes. Ah, sí. Ya los veo. Qué raro. Nunca había visto nada parecido. ¿Qué cree que son? Cuando se haga la autopsia, ¿pueden enviar una muestra. al doctor Von Essen, de Medicina Aeronáutica? Está hecho. ¿Cree que significan algo? No lo sé. Pero hay que echar un vistazo al ganado del mexicano. Bien. Nos ocuparemos de eso ahora que estamos por aquí. Hombre, comandante. Eche un vistazo. Hay una docena más como esta. En el pasto bajo. Está muerta. ¡Qué cosa tan terrible! ¿Quién querría matar a Clara? Ganó muchos premios en las ferias. ¿Se da cuenta? Es lo mismo. La garganta abierta en canal. Parece que mata todo lo que se le acerca. Sí. ¿Alguna idea del tipo de arma que pudo producir tal herida? No todavía, pero estamos en ello. Un momento. Encienda la linterna. Otra vez los pequeños puntos brillantes. ¿Enviará una muestra de esto a Medicina Aeronáutica? Claro. ¿Por qué? ¿Qué insinúa, comandante? ¿Que algo procedente del espacio exterior salió de ese cohete? No lo sé, pero me gustaría compararlas. con las muestras obtenidas de la enfermera en el banco de sangre. De acuerdo. ¿Cree que nos ayudará a dar con el asesino? No sabría decirle. Pero espero que le cojamos antes de que mate a alguien más. No puede evitar mis controles de carretera para siempre. Pero si se le ocurren otras ideas, comandante, hágamelo saber. Aquí. Levante la cabeza. ¿Qué es? Parece una sonda de oxígeno de altura. Debo volver a la base, tengo mucho que hacer. No se preocupe, estaremos en contacto. Sí, claro. Pero, señores, ¿quién pagará mi ganado? Debo irme. Vale. Volveré por aquí el próximo jueves. Vale. No olvidéis mantenerme caliente el asiento. No te preocupes. No dejaré que se enfríe. Hola, soy el comandante Prescott. Querría ver a la señorita Francesca.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *