Radio l’Om

Radio escuchar Radio l’Om 94.7 FM en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Famoso escritor francés. Pero, qué coño has escrito? Los zapatos. Están en la maleta. con permiso. señora, un momento. En la intimidad, soy como una estatua de bronce. Entonces, váyase al museo. Ese es su sitio. Buenas noches. señora, la luz es regulable. Ya veo. Me despido antes de que me dé un infarto. Hoy en día, ya no quedan jugadores de fútbol. No les interesa más que el dinero, sólo el dinero. Tenga. Gracias. Lo tiene todo a punto. Todo está en orden. Sí, está muy bien. Váyase. Me cago en la. deje usted que cierre. Cometiste un error. Cuando la policía encuentre mi cuerpo, sabrá que fuiste tú. Ya está listo. Saben cuánto he tardado? Querido Enrico, tu Amelia siempre fue un poco locuela. Por favor, con santa Margarita. Número? Un momento. Gracias. La vejez ya no existe. Lección . En la lección , habíamos quedado en el ejercicio boca grande pez. Abrir boca. Más. Abridla más, más. Ciérrenla. Otro ejercicio que aconsejo realizar diez veces al día. Cierren labios adelante, como si fuesen a dar beso. y muévanlos rápidamente hacia la derecha, izquierda. Derecha, izquierda, derecha, izquierda. derecha, izquierda, derecha. y vuestra cara quedará tan tersa como la mía. Ahora levanten las cejas hasta el nacimiento del cabello. Santa Margarita en línea. sí, gracias. Soy yo. Hola, Anna. Estáis todos a la mesa? Quién ha preparado la cena? Qué tal le ha salido a Luisetta? Mañana, encárgate de recoger los pedidos. Guárdalos en el almacén, ya me encargaré yo. No te has atrevido a decir que estoy aquí para bailar en televisión, eh? Pero tendrías que haberme visto hace o años. Dicen que el programa de mañana será extraordinario. Habrá incluso almirantes. Almirantes. Cómo que no sabes lo que son almirantes? Sí, tienen que ver, claro. Todos personajes extraordinarios, muy importantes. Yo, nosotros, almirantes. En fin, ya lo veréis, Anna. Fred? No, todavía no, pero hay un tren cada hora. Llegará más tarde. Te dejo. El ayudante de dirección me espera. Llamaré para daros las buenas noches. Quién me ha mandado venir? El servicio de restaurante. Buenas tardes, el Sr. Boticella ya debe haber llegado. No, señora, todavía no ha llegado. cómo? El tren no llega hasta las once. A las once. Está bien. Ahí hay un señor que la está esperando. Quién es? El Sr. Fiorenzo. Prosigamos. Te han traído el cetro, me lo regalas? Es vd. el Sr. Fiorenzo, ayudante de dirección? No, es ése. Hola. Soy Amelia Bonetti. Las fotos. Deje que le explique, ésas. Nos las hicieron en Navidades en el Teatro Margarita de Milán. Qué gran público el milanésQué aplausos Bueno, qué más? Los granaderos. son . Yo soy la reina de Inglaterra. Francamente, no encuentro que se le parezca tanto. Está de coña? Espere. Con la corona puesta. “God save our gracious queen. Long live our gracious queen. ” Y ahora, qué coño pasa? Ya es la tercera vez que pasa. Salvatore, las linternas. Enseguida, Sr. director. Disculpen, no sabemos si es fallo nuestro o de la central. con permiso. Pase, pase. Maximiliano, tráete unas velas. Aquí me tiene. Alumbre aquí. Maximiliano, las velas. . Ya sabe, los años no pasan en vano. Mire, ésa es de otro número. Pasodoble. Aquí, Fred estaba arrollador con su popurrí gitano. Acrobático, lánguido, tierno, salvaje. Espere, mire, todavía tengo un cartel. Aquí está. Porque éramos. Perdonen, tengo que. No, está eligiendo las fotografías. Y, como decía. Éramos famosos por el claqué, pero nuestro repertorio. era bastante ecléctico y Fred me demostró. que el flamenco y el claqué tienen muchas afinidades. La base es la misma. Me permite? Es sólo un momento. Se lo demostraré. No, aquí no. En la moqueta, no suena. Eso es. Pero, su pareja dónde está? Yo también le espero. Pero sé que continuamente llegan trenes. No han venido juntos? No. No están casados? disculpe. No, yo estoy casada, pero no con él. Después de años de vida un poco nómada. viajando sin una casa propia, ni una familia. Cuando apareció el pobre Enrico. Lastima, si estuviesen casado, sería mejor. Pero no comprendo por qué. Funciona. El público ama eso de compañeros en la profesión y en la vida. Es verdad, pero no ha sido así.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *