Máxima FM 95.7

Radio escuchar Máxima FM 95.7 en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Después nada, estamos en casa, ese es el punto. Volver a la normalidad. Exacto. Mich. Tu quisiste esto. Hicimos esto por ti, lo hicimos por Catherine. ¡Así que sube a la puta camioneta! No te estoy pidiendo que te quedes. No estás en tus cabales, tío. ¿Quieres quedarte aquí que te maten? Nos vemos. Jack, vamos. ¿Qué quieres? Creo que lo has descifrado, ellos han venido a coleccionar. No hay salida, ¡estamos cagados! ¿Sabes algo, Mich? ¡Vete a la ! Me voy a casa. ¡Jack! Papá. ¿Catherine? ¿Papa, por qué no me ayudas? ¡Catherine! ¡Papá, ayúdame! ¡Catherine! ¡Socorro! ¡Papá! ¡Catherine! ¡Catherine! ¡Catherine! ¡! Se me parte la cabeza. Dios, son la una. Chicas, tenemos que irnos. Ava, levántate. Nunca tuve tanta resaca ¿Chicas, tienen todo? ¡Es muy temprano para esto! Rumbo al sur, nena. ¡Si! Hannah. Esto está cagado. Genial, el día que no podemos detenernos, se nos pincha una rueda Sería genial si tu batería no ocupara tanto espacio. Pero no fue mi idea sacar la rueda de auxilio, Kimberly. Como sea, llamaré al auxilio, ¿me alcanzas mi bolso? No. ¿Sabes donde estamos? El GPS de mi teléfono no nos localiza. No estamos en un camino privado. Estamos en el medio de la carretera estatal. ¿Por qué hace tanto calor? no los podemos ayudar. Bueno, gracias por nada. El lugar más cercano está a cuatro horas de aquí. Y está cerrado. ¿Por qué? Es muy temprano. La chica del teléfono sonaba como si estuviera en un bar. Lo que me hace recordar. Espera, no estás hablando en serio, Kim. ¿Qué? Si no nos iremos a ningún lado. Cerveza caliente. ¡Chicas, un auto! ¡Genial! Estaba pensando seriamente a quien iba a comer primero nos vemos por ahí. El más joven. ¿Quieren que las llevemos? ¿Hay algún pueblo cerca? El auxilio me dijo que no hay nada en kilómetros. No, estamos bastante lejos. El pueblo más cercano está más al sur. Deberían ir al taller de Pete. De acuerdo. Llamen a Pete. Aunque no va a estar allí hasta mañana. ¿Por qué no vienen a nuestra casa? Hasta que ubiquemos a Pete. Muchas gracias, no hace falta. Acostumbramos dormir en la camioneta.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *