Kust Radion 104.9 FM

Radio On line Kust Radion 104.9 FM Emisoras De Venezuela, Escuchar En Vivo online, La calidad y La Emisión Continua.

Añadir a su sitio.

Es más largo, pero más seguro. ¿Y lo demás? ¿Qué broma es esta? ¿No es una broma? ¿De qué se trata, Tavernier? ¿Dinero? No le temo, Tavernier. Estoy acostumbrado a que me odien. Y no creo que sea valiente. En la guerra, sí, pero para lo importante, no. Se ríe de las guerras, pero vive de ellas. ¿Cuántos millones ganó con Indochina? ¿Y con Argelia, ahora? Respete las guerras. Son su patrimonio. ¿Qué hace con este revólver? ¿Quién le dio mi revólver? Vaya. Así tendrán con qué escribir tonterías. El capitán debe de haberse dormido. Me prohibió molestarle. ¡No vamos a estar aquí hasta medianoche! Pues le llamo. Sería divertido meter el dedo ahí. El Sr. Tavernier no contesta. Conozco bien al capitán. Sí, Sr. Tavernier, disculpe. Ya viene. Capitán. Buenas noches. ¿Somos los últimos? Sí. ¿Vio pasar al Sr. Carala? No. Yo estaba en otro piso. De todos modos se ha ido ya. Su tren sale a menos cuarto. El jefe es raro, ¿verdad, Sr. Tavernier? Siempre se va sin avisar. Se busca él solo un taxi… a escondidas. ¿Cuándo vuelve? Tampoco se sabe. La última vez que compró petroleros fue hasta Nápoles. Podría ocurrir otra vez. ¿No habrá alguna fiebre por Nápoles? Mi capitán. Ya no soy capitán. Buenas tardes. Buenas tardes, Maurice. Buenas tardes. Que pase un buen domingo. Es una locura pensar en esas cosas extraordinarias. Y no exagero. Te digo que es formidable. Porque realmente lo es. Ver la auténtica realidad, de frente. Tú no puedes verlo como yo. Eres más inteligente que yo. Lees mucho. Tienes ideas contundentes. Tu cazadora es ridícula. ¡Mira! El Sr. Tavernier. Aparca siempre mal. Pasa de las multas y de la poli. Hola, Sr. Tavernier. ¡Qué clase tiene! Hizo la guerra en Indochina. Después África, la Legión… Ahora tiene negocios. Me compra muchas flores. ¡Mira! ¡Todo automático! Es la vida que sueño. Es un viejo chisme. ¡Qué torpe! Florence me espera. Y el motor en marcha. ¡Louis! Si el Sr. Tavernier te ve, te dará una paliza. Me extrañaría. ¡Le conoces mal! Es un héroe de guerra, lleno de heridas. Formidable. Claro que sí. Tú no serías capaz. Vamos a cenar, me muero de hambre. Siempre que salimos lo estropeas. Bueno, ¿subes o no? ¡Estás loco! ¡Baja! Si pasa algo, no te curaré. Louis. Me pones nervioso. ¡Louis, nos están mirando! Tiene limpiaparabrisas. ¡Cuidado, Louis! Cuidado. ¡Julien! Mis respetos, señora. ¿Contenta con el bebé? Un Dauphine es un bebé. Sí, contentísima, gracias. Perdone. Es el coche de la parisina elegante. Contenta… contentísima… El imbécil no va a parar de hablar. Julien con esa chica. ¿Por qué? Sí… reconocí a la florista. No es posible. Sería demasiado mediocre. Tuvo miedo. No disparó. Cobarde. Julien es un cobarde. No se atreve a ser feliz. Mis respetos, Sra. Carala. ¿Dónde vamos? A la autopista. ¡Qué cara pondrá! ¿Avisará a la policía? Que haga lo que quiera. Lo dejaremos donde estaba, si no, no estaría bien. Le estropeamos su fin de semana. “Petróleos de Djelfa”. ¿Lo conoces? Dame sus guantes. Toma. ¡Mira, una mini cámara de fotos! Tengo una amiga que volvió de Alemania y trajo una casi igual. No sé abrirla.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *