TODO NOTICIAS LATINAS

Radio escuchar TODO NOTICIAS LATINAS en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Bueno, ésa era la idea. Parece extraño, ¿verdad? Es bastante peculiar. Oh, supongo que está bien. Debe haber un comienzo, ya sabéis. Bueno, por supuesto. No sé nada sobre estas cosas. Pero no tengo objeción . si es lo usual. Oh, es bastante usual Creo. ¿Eh, Primer Chambelán? He sabido que se hace. Gracias a Dios ya pasó. ¡Nanki-Poo! ¡Oh, Nanki-Poo! ¡Estoy tan contenta! ¡Hace tanto que no os veía! He vuelto a mi hogar para siempre. ¡y no volveré a irme! Perdón, ¿pero no me vais a presentar? Oh, éste es el caballero Una por vez, por favor. Es el caballero que acostumbraba a tocar tan hermosamente en el- Oh, en el, uh en el En el desfile de la Marina. Oh, señor, tengo el infortunio de amar a vuestra pupila Yum-Yum. Oh, sé que merezco vuestra cólera. Vos ¿Cólera? En absoluto, muchacho. Yo mismo la amo, también. Encantadora jovencita, ¿verdad? Lindos ojos, lindo cabello. Una cosita atractiva. Quedo contento de ver que mi opinión es compartida por una autoridad competente. Muchas gracias. Adiós. Lléveselo. ¡Oh! ¡Yum-Yum! Oh, finalmente estamos a solas. Te he buscado día y noche durante tres semanas creyendo que tu tutor había sido decapitado. Pero ahora encuentro que estás por casarte con él esta tarde. Sí. Pero, ¿lo amas? No. Oh, ¿por qué no te niegas? ¿De qué serviría? Es mi tutor y no me permitirá casarme contigo. Además, un trovador errante que toca un instrumento afuera de las casas de té difícilmente es adecuado para esposo de la pupila del Honorable Verdugo. Oh, pero ¿y si pruebo que después de todo no soy un músico? ¡Eso! Estaba segura cuando te oí tocar. Oh, eso Pero ¿y si pruebo que soy el hijo de Su Majestad el Mikado? ¿El hijo del Mikado? Oh! Shh, shh, shh! ¿Pero por qué está Su Alteza disfrazado? ¿Y qué ha hecho Su Alteza? ¿Su Alteza promete no hacerlo nunca más? Hace algunos años tuve la desgracia de cautivar a Katisha una anciana de la corte de mi padre. Mi padre me ordenó casarme con ella en el término de una semana o morir en el cadalso. Esa noche huí de la corte y, tomando el disfraz de un segundo trombón



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *