Formula Hit Madrid 94.9 FM

Radio escuchar Formula Hit Madrid 94.9 FM en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Una desaparición, ¿es así? Sí. Gracias. Lo he encargado. ¿Podría volver a ver el álbum de fotos? Claro que sí. Toma, sírvete. Iré a buscarlo. ¿Quieres también la foto del lago? No, solo el álbum. Toma. ¿A qué hora sale tu avión? A las doce y diez. ¿No vienes a la sinagoga? No. Coge las que quieras. ¿Puedo coger esta? Todas las que quieras. No, solo esta. Fue justo antes de que Jean montase su clínica. El estetoscopio de Pierre… ¿Era el suyo? Sí. ¿Y aún lo tiene? Seguramente. Lo guarda todo. ¿Qué? ¿Qué ocurre? ¿Eh? Está enfermo. Pierre… Tiene un cáncer. De próstata, tiene mal pronóstico. No quieren operarle, solo darle “quimio”. Él no quiere, dice que eso es veneno. Se piensa que puede curarse de todo con sus plantas. Pero ellos dicen que, con la quimio, puede vivir al menos diez años. ¿Por qué no hablas con él? ¿Yo? Sí. Si tu padre estuviese aquí, le convencería. Jean lo agarraría por el cuello y lo arrastraría a la fuerza, aunque fuera. Aunque diga eso, seguro que no lo hace. No le conoces. Y a mí no me hace caso. No quiere que lo cuente, ni a Bettina, ni a Julia. Ellas ni siquiera lo saben. ¿Ya te has levantado? ¿No duermes nunca? ¿Has llamado al aeropuerto? Sí. A las doce y diez. ¿Hay vuelos tan pronto? Este pasa por Nueva York. ¿Qué te ha pasado? Nada, un mal reencuentro. Vaya… No cabe duda. ¿Qué es eso? Me la llevo. Me la ha dado. ¿Esa? Yo te llevaré. Iré más tarde a la sinagoga. Gracias, cariño. Toma. Esto es para tu hijo. Gracias. ¿Estás bien? No del todo. ¿Qué te pasa? ¿Es la nariz? No. Yo… Me cuesta respirar. ¿Desde cuándo? Desde ahora. ¿Recibiste algún otro golpe? No. Bueno, ¿quieres que te examine? Quítate el jersey. Normal. Date la vuelta. Inspira hasta el fondo. Por la boca. Expira. Inspira. Expira… Hazlo con esto. Date la vuelta. ¿Era el tuyo? El estetoscopio… ¿era el tuyo? Tú eras Robert Redford. ¿Por qué me llamaste? ¿Eh? Porque era el momento. ¿El momento? Sí. ¿Y no encontraste otro momento en treinta años? ¿Eh? Era el momento, eso es todo. ¿Seguro de que quieres irte hoy? Tengo que ocuparme de mi hijo. Toma, estás bien. Voy a llegar tarde, iré a prepararme. ¡Mira, abuelo! ¡Oh, caray! ¡Ahora, intentad no ensuciaros! Al final vamos con vosotros. Pero ¿no nos encontrábamos allí? Así iremos directamente a la sinagoga. Haré bocadillos para las niñas. ¿Llegamos tarde? Tenemos que irnos. ¡Anna! ¡Rose! ¡Nos vamos! Vienen con nosotros. De acuerdo. ¡Bettina! ¿Jugamos a las palmas? Esperad, niñas. Tengo que recoger esto. Palmas, palmas, palmas, dale, dale, dale… ¿Vienes? ¿Pudiste dormir? No mucho. Yo tampoco. Mira el vestido, mamá. ¿Qué es eso? Se los compré el sábado. No iban a ir con los vaqueros viejos y agujereados. Sabes que no me gusta vestirlas igual. ¡Pero si es bonito! Bueno. ¿Nos vamos? ¡Hola! ¡Hola! ¿Tienes las llaves? Ah, las tengo yo. Gracias. ¿Adónde vamos? Al aeropuerto. ¿Te vas a París? Sí. ¿A ver a Valentín? Sí. ¿Te has hecho daño? Me di un golpe. ¿Llevas el pasaporte? Sí. ¿Nosotras iremos algún día a París? Ya veremos. ¿Cuándo iremos? No lo sé. Algún día. Estaría bien… que vinieseis.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *