Esradio Madrid

Radio escuchar Esradio Madrid en directo Online España La calidad y la emisión continua.


Añadir a su sitio.

Mi mujer está enganchada a todo eso. ¡Pues hace bien! Es mejor que todas esas porquerías químicas. Es la medicina más antigua del mundo y lo abarca todo. ¿A qué se dedica? Es profesora. Pero no estamos juntos. ¿Qué pasó? Nos dejamos ir. Me dijo que no le dedicaba suficiente tiempo. Ah, ¿lo ves? ¿Y tu hijo? ¿Qué le pasa? No sé, ¿te ocupas de él? Por supuesto. Aunque voy a perderme su torneo de judo. Me habría gustado tener un niño. ¿Ah, sí? ¿Para ir a pescar? Sí. Toma, aquí está. Es bonito. Me gusta mucho. ¿Lo compró hace mucho? No lo sé. No lo había visto. ¿Y bien? Nada. Su gorra, nada más. Hola. Hola. ¿Te ha gustado el lago? ¿Lo conoces? No. Es solo para hombres. Pasa. Pasa. Fue él quien los separó. Si no, se habrían matado entre ellos. El otro ya estaba borracho. Lo de siempre. Gracias. Pero ¿por qué se pelearon? ¿Podríais parar un poco, chicas? Además, no se hace así. ¿Cómo se hace? Así no. ¿Por qué se pelearon? No lo sé. No entiendo por qué hacen eso. Eran buenos chicos, eran muy agradables. Dejadme… Se toca así. ¡Oh, continúa! ¡Sí, otra vez! ¡! ¡Vamos, chicas, el pijama! Deja, yo lo haré. ¿Seguro? Sí, vete. Gracias. ¿Me prestas el coche, papá? Las llaves están en el escritorio. Venga, vamos. Sin discutir. Gracias. Adiós, amores míos. ¡Buenas noches, mamá! Tenemos una noche de chicas… ¿Te apetecerá venir? Pero no soy una chica. Precisamente. Puede que te guste. ¡Qué mal! Una ronda para todas a que no la metes. Meteré las dos. ¡Jamás! ¡Guau! ¡Un gin-tonic para mí! ¡Dos! ¡Tres! ¡Una cerveza! ¡Un gin-tonic! Una cerveza. Yo mejor una cerveza. “Yo mejor una cerveza”. ¿Dónde has aprendido a hacer eso? Aquí. A los años, era la reina. ¿Sobrevivirás a tantas chicas? Tengo calor… Somos amigas desde el colegio. Con Léa desde que éramos pequeñas. No se separa de mí. No está muy bien ahora mismo. Es una chica genial. Venga. Vamos, te toca. Hazlo bien, las chicas te están mirando. ¡Que no! ¡Que no! ¡El mío era Leblanc! ¡Que sí! ¡Simon Leblanc! Cada una teníamos nuestro propio número. ¿Os acordáis del número tres? ¿Sylvain? No, no, no. ¡No, no, no, el de los dientes, el de los dientes! ¡Pat Bouchard! Me lo crucé la semana pasada con su mujer y sus hijos. Ya casi no tenía pelo, no le quedaba… ¡You are unbelievable! ¡Pat Bouchard es asqueroso! ¿Te has liado con alguna que no te gustase? ¡Sí! ¿¡Sí?! ¡No, tú no lo entiendes! ¡No, no lo entendemos! No te acostaste con él una vez, fueron dos. ¡Salud! ¡Salud! ¡Yo me voy! ¡Ah, no! No, no no, no… En serio, tengo que irme. Quédate si quieres. No, ha estado muy bien. ¿Quieres uno? No, gracias. ¡Bettina! ¡Eh, Betty! ¿Cuándo has llegado? Déjame, Sam. Ven, tomemos una copa. Sólo una copa, vamos a hablar. No tengo nada que decir. Cinco minutos. Nos bebemos una copa y ya está. Tengo derecho a eso, ¿no? ¡Suéltame! Para, Sam. ¡Tú, no te metas! Suéltame y vete, por favor. Para. ¿Qué estás haciendo aquí? Suéltala. ¡Sam! ¿Estás con ella? ¿Eh? ¿Qué haces con ella? Para ya, por favor. ¡Sam, joder! ¿No has tenido bastante metiéndote en nuestros asuntos? ¿Te doy otra vez? ¡Para! ¡Para! ¡Vete!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *