Cadena SER Madrid

Radio escuchar Cadena SER Madrid en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Y sabéis…” Hubo mucha menos gente para Henry. “Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy…” Ahora, escúchame. Quiero venderte mis hectáreas. Es buena tierra, Harl. Tiempos difíciles, ¿no? La mitad de tu casa y la mitad de tu granero se desplomaron. Hermie Gordon dice que hasta tienes una vaca adentro viviendo contigo. No obstante… quiero darte esa tierra… por dólares. Arlette se está retorciendo en la tumba. Sallie me dejó. No creo que regrese. Me llamó mojigato tonto y tiene razón. Estamos en el mismo coche roto. Dos hombres que empezaron el año con esposas… y lo terminan sin ellas. Dos hombres que empezaron el año con hijos vivos… y lo terminan con hijos muertos. Todavía tengo mis dos manos. Algo es algo, supongo. Esa tierra está maldita. Véndesela al banco. Bueno, es que… Sabes… ellos se la venderían a Farrington. Harl… ese arroyo de allí, se llenaría de sangre… intestinos de cerdo. Es tu arroyo también, Harl. Y todo lo que pido es… que ellos no lo tengan. No… Ellos no. Wilf… no vuelvas aquí nunca más. ¿Qué diablos te pasó, muchacha? Está bien, muchacha. Calma. Está bien, tranquila. Está bien. Tranquila. Está bien. Ya casi termina. Está bien. Ya casi termina. Está bien. Está bien. Así terminó . Perdí la granja, por supuesto. Cuando los carniceros de cerdo llegaron victoriosos, me obligaron a vender a un precio terriblemente bajo. Harlan Cotterie duró hasta el más o menos… {\an}…y luego el banco tomó su granja. {\an}SE VENDE ESTA CASA Y OTRAS SE CAMBIAN POR LA CIUDAD Fui a Omaha. Ciudad de tontos… y acarreé palés por meses. ¿La única razón por la que dejé de hacerlo? Cuando fuera que intentaba mantenerme ocupado trabajando para evitar pensar, ellos me encontraban. Me llevó dos años beberme las hectáreas de Arlette. Cuando no bebía… visitaba los lugares donde había estado Henry su último mes de vida. ¿Puedo ayudarlo, señor? Hubo un robo aquí, hace como dos años. ¿Por casualidad no sabe nada de eso? Pues ése era mi hijo. Henry tenía razón. Había otra manera. Siempre la hay. Pero en … el conspirador que había dentro del granjero Wilfred James… se había permitido disentir. HOTEL LA MAGNOLIA Pero no puedo rezar ahora, ni nunca más. Si me arrodillara, creo que Dios me fulminaría. Espero que no exista Dios. Imagino que todos los asesinos así lo desean. Pues si no existe el cielo, no existe el infierno. Hijo… fui yo… el que la mató. No, papá. Lo hicimos juntos. Está bien, Hank. Te amo… Hijo. Lo sé. Pero no lo merezco. Papá… será rápido. Al final… nos atrapan a todos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *