Atlantis FM 98.2 FM

Radio escuchar Atlantis FM 98.2 FM en directo Online España La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Necesitamos una rampa. ¡La hermana Sweet dice que quiere una rampa! ¿Le conseguiremos una rampa a la hermana Sweet? Necesitamos una ofrenda de amor. ¡Necesitamos una rampa! Me avergonzaste. Necesitas a Jesús en tu vida, hijo. Si estás sufriendo, él te sanará. Si sufres por algo, Jesús es tu salvación. ¿Colleen no te lleva a la iglesia? No. La hermana Shirley dice que alguien… …estuvo comiendo los refrigerios de la escuela dominical. Había una gran rata muerta. ¿De veras? Diez paquetes de papas fritas. ¿Era una rata o un cerdo? ¡No sé! Te contaré algo sobre tu difunta abuela Zimmie. Ella era un cohete. Venía a la iglesia golpeando en nombre de Dios. Rodaba con esa– Necesitas conocer tu historia, hijo. La conozco. Entonces, te contaré sobre tu papá. Lo conozco. Fue hace tiempo, mucho antes de que nacieras. Quizás sea viejo, pero sé algunas cosas. Y tu papá no es un mal tipo– ¡Está muerto como la abuela! ¿De veras? ¡Murió en Afganistán! Dios ten piedad y bendice su alma. No lo sabía, hijo. Lo lamento. Pero tienes un padre en el cielo. ¿Dónde está Él? ¿Está aquí? ¿Está aquí? ¿Está aquí? ¿Dios está aquí? ¿Adónde quieres llegar, Silas? Al hablar así de Dios, te haces amigo del diablo. Quiero irme a casa. No vine aquí para trabajar todo el día, correr ratas de iglesia muertas… …y estar rodeado de esa gente. Tengo una linda casa en Atlanta. Y buena gente a mi alrededor. Silas. Silas. Te estás privando de alimento. No tengo hambre. No hablo de comida. Hablo del alimento de Dios. Te estás privando de conocer tu historia. Eso es peor que no comer. Cualquiera puede comer. Tu padre es más raro que Cee Lo Green. Odio este lugar. Quiero ir a casa. ¿Te golpea? No, me está matando de hambre. Se llevó toda la comida. Vamos, Silas. Sé que tu abuelo no te mata de hambre. Es un buen cocinero. Cocinaba en todos los eventos de la iglesia cuando yo era niña. Cada domingo. Me dio los mismos huevos con pudín de cerdo dos días seguidos. Deberías haberlos comido el primer día. ¡No quería comer el primer día, quería mi comida!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *