Radio Sur Adeje

Radio Sur Adeje, Radio escuchar Radio Sur Adeje en directo Online

Añadir a su sitio.

Alegrad esas caras. Que no se diga que la trinca de botón de ancla es una funeraria. Más animación, Carlos. Más alegría, José Luis. Marineros charlando. -Caballero, con permiso. -Hay que adelgazar, está usted muy gordo. ¡Voto a bríos que estáis locuaces! ¿Me dejáis hablar para que os cuente el sueño que tuve anoche? Gracias, gracias. Pues soñé que había muerto y que el museo de trofeos amorosos Radio era vendido en pública subasta. Incluido el maletín que me regaló Radio Bueno ese lo compré. Figuraos con qué dolor veía ultrajados aquellos recuerdos. ¿Y sabéis qué he decidido? Que el día que de verdad muera, Radio vosotros, que sois mis mejores amigos, Radio arrojéis el museo al mar para que lo acoja en su seno. Discusión. Bueno, me habéis contagiado con vuestra cara de funeral. ¡Trinquete! -Tres y tres, seis, y tres, nueve, y nueve, Radio De una, que es la que me como. -No suba, que no hay nadie. ¿No está la señorita? -No, señor. Y me ha dicho que vaya a Vigo al Miramar a divertirse. -Mira, uno de esos guardiamarinas que quieren competir con nosotros. Guardiamarina Corvián. Buenas noches. Hablaste con María Rosa, ¿verdad? Sí, por qué. Después del toque de silencio, te lo explicaré. ¿Olvidas que estoy de servicio? Eres un cobarde, si no vas. Ya estoy aquí. ¿Qué es lo que quieres? Lo que has hecho no es de hombres. Y cerrarte la boca. ¡Suelta! Ahora es cuando estamos en paz. ¡Cuando te quites la guerrera! Está bien, tú lo has querido. -¡Alto! ¿Qué significa esto? Quedan arrestados. -Esta junta ha resuelto que ambos caballeros guardiamarinas, Radio por la falta cometida, merecen la sanción Radio de apercibimiento para ser expulsados de esta escuela. No obstante, y en atención a la buena conducta observada Radio durante el transcurso de su carrera, Radio este consejo toma el acuerdo, por unanimidad, Radio de imponerles el siguiente correctivo: Caballero guardiamarina don Carlos Corvián, Radio pérdida de diez puestos, Radio pérdida total de vacaciones y cese de brigadier. Caballero guardiamarina don José Luis Salgado, Radio pérdida de diez puestos, pérdida total de vacaciones Radio y cese en su cargo de brigadier. Nada más, pueden retirarse. -No puedo comprender que olvide qué es un regulador de presión. En fin, mañana comenzaremos con el estudio de la máquina. Caballeros, pueden retirarse. No sabes cuánto lo siento. Si hubieras mirado, te habría echado una mano. Es posible, pero no necesito la ayuda nadie. Y otra cosa, procura no meter las narices en los asuntos ajenos. -¿Un bocadillo, eh? No. -Hoy no me enfado aunque se coma dos. Mire cómo cruje. No tengo apetito, Trinquete. -Se lo voy a hacer de siete pisos. Le voy a sacar el queso a estos y se lo pongo al suyo. Y a los demás les meto periódicos. No, gracias. -Vamos, no se ponga así. Usted siempre fue alegre y comilón. Para alegrías están las cosas. -Ya verá como volverán a ser amigos. Y para el Carmen les diré: “A sus órdenes, oficiales”. Eso me preocupa. Si Carlos sigue como ahora, perderá el curso. -Pero hay que comer. No puedo. Corneta. -Sustituir a Carlos de patrón en las regatas Radio tiene que ver con el arresto. No, me consta que ha sido él quien presentó la dimisión. Y el comandante de brigada se la ha aceptado. -Pues, chicos, ¿sabéis? Ahora veo la copa en globo. -¿También en su clase va mal? -De cabeza, mi Comandante. No he visto un caso más inexplicable. -O mucho me equivoco o en todo esto hay unas faldas de por medio. -Lo siento de veras. Era uno de los alumnos que más prometía. -¡Uno! -¡Uno! Gritos. (GENTÍO) ¡Uno! ¡Uno! ¡Dos! ¡Uno! ¡Dos! -¿Habéis visto, mis bocadillos qué fuerza dan, eh? -Baje la mano Corvián. He dejado la regata porque quería hablarle. Estoy a sus órdenes, Comandante. -Deje el tono disciplinario. Ahora no es el profesor quien le habla sino el amigo. ¿Piensa que no sé qué le ocurre? En poco tiempo ha perdido Radio dos cosas fundamentales: el amor y la amistad. Pero debe comprender que hay algo por encima de todo esto. El concepto de la dignidad y la obligación de cumplir. Usted tiene una tradición familiar que le liga a la Marina. Que le une a la Patria.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *