Radio Sol Maspalomas

Radio Sol Maspalomas, Radio escuchar Radio Sol Maspalomas en directo Online

Añadir a su sitio.

Porque Radio Explícaselo tú. Porque a los infelices que se dejan coger en una falta Radio se les castiga a permanecer varios meses allí arriba, Radio en la cofa, bajo el sol o bajo la lluvia. Nosotros somos demasiado listos y no hemos contemplado Radio la escuela a vista de gaviota. -Debe ser una vista preciosa. -¿Y por qué se llama la cofia? La cofa, la cofa. -Yo quiero subir a la cofia. Sí, nena, no faltaba más. -Yo también quiero, ¿pero hay que trepar Radio por las escalas de cuerda? No, para las señoritas Radio hay un ascensor dentro del palo. -A sus órdenes, mi Comandante. -¿Alguna novedad? -Tres señoritas en la cofa del palo de señales. -¡Ay, Dios mío, mis niñas, serán mis niñas! -¿Cómo es posible? ¿Dónde están los guardiamarinas que las acompañaban? Música lenta. Música rock. Esto son mujeres y no el pájaro carpintero. Nadie es capaz de imaginar Radio toda la belleza que en ti yo vi. Pues al conocerte Radio comprendí Radio que eras mi amor, Radio oh, blancaflor. Blancaflor de mis suspiros, Radio del jardín del Paraíso, Radio pues de abrir tus ojos bellos Radio traes para mí el consuelo. Si tú no me quieres ya, Radio eh, pues dímelo, no me hagas sufrir más. (SILBA) (SILBAN) No sabes tú Radio cuál es mi anhelo. Oh, blancaflor, tú eres mi sueño. Quiero escuchar Radio de tu voz romántica Radio las dulces palabras: “Cuánto te quiero”. Blancaflor de mis suspiros, Radio del jardín del Paraíso, Radio pues de abrir tus ojos bellos Radio traes para mí el consuelo. Si tú no me quieres ya, Radio eh, pues dímelo, no me hagas sufrir más. Si tú no me quieres ya, Radio eh, pues dímelo, Radio no me hagas sufrir más. ¿Da usted su permiso? -Sí. Guardiamarina Salgado. -Espere ahí un momento. ¿Da usted su permiso? -Sí. Guardiamarina Tejada. -Usted y Salgado preséntense al jefe de servicio. (AMBOS) A sus órdenes. ¿Da usted su permiso? -Sí. Guardiamarina Corvián. ¿Qué les ha pasado a estos, mi oficial? -No lo sé, pero creo que hay marejadilla. -Esto es impropio de caballeros. Además del castigo del señor Comandante, Radio el sábado oirán otro concierto de esas señoritas. Retírense y cumplan el arresto. -Caballero Galvache Radio Carta. No es nada importante. Su tía Rosario, que tiene al niño con paperas. A sus órdenes. (LEE) Querido Carlos, hace dos meses Radio que no tengo noticias tuyas. ¿Quién es la que ha conseguido que te olvides de mí? Cuando recibas el beso que te mando en esta carta Radio ya estaré en Vigo, en el salón Miramar. No hace falta decirte que quiero verte enseguida. Tuya, Dori. A la gafas la voy a hacer puré. Tú harás lo propio con el pájaro carpintero. Son José Luis y Enrique, ¿no? ¿Tenéis ahí un espejo? -Toma. No, no, transmite tú. Atención, cofa. Atención, cofa. Soy Carlos. Sigue, ¿qué dice? Que va a aliviar nuestro castigo. Ese es un amigo. Conseguirá que nos bajen de aquí. ¡La trinca funciona! Vamos. ¡Vienen a salvarnos! Míralos. Carlos es un gran compañero. Lo ha sido siempre. Ya están aquí. ¡Bien! En el reloj Radio de cucú Radio dieron las dos. Una, dos. En mi reloj de cucú Radio dieron las dos. (SILBAN) ¿Cómo estáis ahí en el cielo, amigos? ¿Cómo estáis ahí en el cielo, en el cielo, amigos? Al contemplar la Luna y las estrellas, Radio seguidme a mí. ¿Recordáis a dos bellezas, chicos? ¿Recordáis a dos bellezas, chicos? No nos digáis que no lo habéis pasado bien, bien, bien. Fue quizás el loco amor Radio lo que hizo que tan altos estéis. O si no, ¿qué será? Amigos, no comprendo por qué en la cofa estáis. El amor es algo dulce y bello. El amor es algo dulce y bello. Pero mirad las consecuencias de ese amor, amor. (SILBAN) Cucú. Cucú. Una. Dos. Cucú. Cucú. Listo: inclinación , verde. ¡Atención! Dile al Lazaga que estamos listos. Atención, Lazaga. Atención, Lazaga. Aquí el Antequera. Listos para disparar. Transmito la orden. Listo el Antequera. -Listo, mi Comandante. -Dé la orden de abrir fuego. Abrid fuego. ¡Fuego! ¡Fuego! ¡Sí! Bravo, Carlos. No hay quien nos gane. A ver cómo le sentó a José Luis. -Tengo interés en felicitar a los muchachos del Antequera. Han hecho un ejercicio magnífico. ¿Diga? (IMITA PITIDOS) Palmasteis las cervecitas. (IMITA PITIDOS) Señor Radio Señor Radio Piedad. Piedad. Señor. Señor. Piedad. -Ejem. -¡Ah! Qué envidia me dais. Tranquilo. Nos retrataremos en Vigo y te traeremos la foto. A sus órdenes, mi Comandante. Forman francos de paseo. -Está bien, que embarquen. A sus órdenes. Orden de embarcar. ¡Izquierda, ar! Por la derecha, de frente de a uno. ¡Ah! Flotilla a la vista por babor. Una lancha rápida y un portaviones. Qué morena, y se ha fijado en nosotros. ¿Nos batimos en retirada o abordamos? Eso no se pregunta. Establezcamos una cabeza de puente en esa isla desierta. -Se acaban de sentar en la mesa de al lado. Disimula. -¿Tú crees que serán amigos de Feliciano? -De Carlos, mamá. Y habla lo menos posible. Voy a hacer que vengan a esta mesa. -Haz lo que quieras. Pero a mí que me traigan más peces de estos. -Mariscos, mamá, mariscos. -Es verdad, hija mía. No sé lo que me pasa. Los mariscos me ponen tan tonta que no sé. Mira con qué velocidad traga el portaviones. -Mamá, ¿quieres buscar en tu bolso mi encendedor?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *