Radio Juventud Gran Canaria

Radio Juventud Gran Canaria, Radio escuchar Radio Juventud Gran Canaria en directo Online

Añadir a su sitio.

Alerta a la policía estatal. Di que tenemos un motín Con todo placer. ¡Rose! En nombre de Cristo, ten misericordia Radio porque no tendrá ninguna para mí. ¡Que la espada toda poderosa del Señor te castigue! ¡Pare! ¡Eres un pagano! ¡Púdrete en el infierno, Willie Rose! ¡Deje eso! ¡Padre, pare! Lo matará. ¡Jódase! ¡Demonios, pare o le volare la cabeza! Esa si es una buena idea. Bájelo. Váyase al infierno. Dispárele. ¡Bájelo! ¡Jódase! Mátelo. Mátelo. Mátelos a todos. Dios reconocerá a los suyos. ¡No! ¡No! Es un cobarde. No más matanza. ¡No en Castle Rock! ¡no yo, no tu, no ninguno! ¡Esta tiene que parar ahora! Escúcheme. Todos. Este Radio hombre aquí Radio Leland Gaunt Radio Estamos esperando. Vino a destruirnos. A hacer que nos destruyéramos. ¿No ven lo que sucede aquí? Esto es lo que él necesita. Esto es lo que él quiere. Nos manipuló como fusibles humanos en una caja. El conectó cables entre Wilma Jerzyk y Nettie Cobb, pero con otros Radio dos fusibles: Brian Rusk y quien quiera que haya arrancado el cuero al pobre cachorro Radio Porque no fue Wilma, ¿verdad Pete? No, señor. Entonces él cruza los cables de todos nosotros. ¿Qué les hizo hacer Eddie, Myra y Frank? ¿Y qué hay de ti, Karen? ¿Qué precio pagó por aquello que deseaba? Padre Meehan Radio Reverendo Rose, mírense. Cora Radio su pequeño está en un hospital, porque sabía lo que este carajo es. El intentó decírmelo, pero yo fui absorbido como todos los demás. ¿No ven lo que ha hecho? Somos todos personas decentes. Lo somos. Y él usó nuestras flaquezas, nuestros odios y avaricia Radio y nuestro prejuicio y miedo. ¿No lo entienden? Él vive del odio. Y lo usó para enfrentarnos unos a otros. Wilma Jerzyk, Nettie Cobb. Dan Keeton, Norris Ridgewick. Alan Pangborn y Polly Chalmers. El me hizo robar la Isla del Tesoro del Sr. Jewett. Frank, ¿qué te hizo hacer? Me hizo destruir el cantero de flores de Ruth Roberts. Me hizo mandar aquella carta para el Padre Meehan. Yo mandé la ratonera para Norris Ridgewick. Me hizo romper los jarros de Hugh Priest. Yo fui quien coloco el dinero en tu bote, Alan. Discúlpame. Esto es patético. Uds. son tan patéticos. Mírense. Títeres, todos ustedes. Y él maneja los hilos. Oigan, hice negocios como siempre hago. Muestro lo que tengo para vender Radio y dejo que las personas decidan. ¿Eso es tan errado? Yo les pregunto. No tienes nada más que hacer aquí, Gaunt. Fuiste descubierto. Estás terminado en esta ciudad. ¡Alan! Si alguien está terminado aquí, ese eres tú, Pangborn. Al fin un hombre con buen sentido. Parecen una reunión de A.A. “Hola. mi nombre es Dan Radio y estoy aquí para destruir su maldita ciudad. ” Todos ustedes van a pagar. ¡En grande! Tengan calma, no le den motivos. Ya tengo motivos, imbécil. Tengo una vida entera de motivos. Charla, charla, charla Radio Vuélalos de una vez, Dan. No haga eso, Dan. No deje que ese mamaverga lo convierta en algo peor que él. ¡Cállate, Pangborn! Es demasiado tarde. No se muevan, no vayan a moverse. El tiempo se acaba, Buster. Ya mate a mi Myrtle. Ahora solo tengo que morir. No, no tienes que hacerlo, Dan. tu no mataste a tu Myrtle. El la mató. No tienes que hacer eso. Si, tienes que hacerlo. Sí, yo debo. Si, debes. Debo. Entonces lléveme a mí. Solamente a mí. Soy el líder. Deje ir a los demás. No. No. Por el amor de Dios, acabe con el sufrimiento de la ciudad, Buster. Te están destruyendo, Buster. Te están haciendo caminar su camino. Hazlo, Buster. Eres exactamente como ellos. ¡Eres tú! Fuiste tú todo el tiempo, mamaverga. El palo y la piedra pueden romper mis huesos, pero los nombres nunca me afectaron. Si, tu mataste a mi Myrtle. Atrás. No me culpe a mí. “Culpe a la bossa nova. ” ¿Por qué no asumes la responsabilidad tu mismo Radio una vez en la vida, Buster? Tengo solamente una cosa que decir. No me llame Buster. ¡Dios! Está todo bien. ¿Estás bien? Sí. ¿Y tú? No debería haberlo llamado Buster. Sabes, hay días en que odio este trabajo Radio este no es mi mejor trabajo, para nada. Claro, hubo algunos asesinatos y algunas maravillosas explosiones que no llamaría un gran suceso, ¿pero qué carajo? Volveré.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *