COPE Network Cadena COPE 1215 AM Santander

COPE Network Cadena COPE 1215 AM Santander, Radio escuchar COPE Network Cadena COPE 1215 AM Santander en directo Online

Añadir a su sitio.

Siempre podemos regresar Radio Solo que Radio cada vez que cierro los ojos Radio imagino a Maurice varado solo. Y cuando los abro Radio él está Radio ¿Maurice? Gastón Radio ¿trataste de matar a Maurice? ¡Maurice! ¡Gracias a Dios! Pasé los últimos cinco días Radio tratando de encontrarte. Trataste de matarme. Me dejaste a merced de los lobos. ¿Lobos? Una cosa es hablar incoherencias sobre tus delirios. Y otra acusarme de intentos de homicidio. Maurice Radio ¿tienes alguna prueba de lo que dices? Pregúntale a Agatha. Ella me rescató. ¡Agatha! ¿Basas tus acusaciones en el testimonio Radio de una sucia arpía? No te ofendas, Agatha. Monsieur LeFou. Él estaba ahí. Lo vio todo. ¿Yo? Tienes razón. No tienes por qué creerme. LeFou Radio mi más querido acompañante Radio yo Radio tu amigo más antiguo y tu más leal compatriota Radio ¿traté de matar al padre de la única mujer que he amado? Es una pregunta complicada en varios aspectos Radio Pero no. No, él no lo hizo. Tú Radio Maurice Radio me duele decirlo, pero te convertiste en un peligro para ti y para los demás. No es sorprendente que Bella haya huido. Necesita ayuda, señor. Un lugar para sanar tu mente perturbada. Todo va a estar bien. Completamente bien. La vi en el salón de baile Radio y dije: “Haces que todo se vea tan hermoso. “Deberíamos bailar esta noche”. Nunca imaginé que dijera que sí. ¿En qué estaba pensando? No, amo. Es perfecto. A la rosa le quedan cuatro pétalos o sea que esta noche Radio le podrá decir a ella lo que siente. Me siento tonto. Ella nunca me amará. No se desanime. Ella es la indicada. ¡Desearía que dejes de decir eso! No hay ninguna “indicada”. Usted siente algo por ella, ¿no? Entonces cortéjala con hermosa música y una romántica luz de velas. Sí, y cuando sea el momento justo Radio ¿Cómo lo sabré? Usted sentirá náuseas leves. No se preocupe amo. Lo hará bien. Solo calme sus nervios y dígale a Bella cómo se siente. Porque si no lo hace Radio ¡le prometo que beberá té frío el resto de su vida! A oscuras. Cubierto de polvo. A oscuras y muy, muy polvoriento. Empecemos con el cabello. ¡Las mujeres adoran un lindo cabello! Limpiaré los dedos de manos y pies. Chapeau, cepilla esos dientes. Lo necesitan. Limpiar, limpiar. Cortar, cortar. Esmalta las uñas. Lustra los cuernos. Cierre los ojos. Puf, puf. Y como broche de oro Radio Vailál Bueno, puedo arreglarlo. ¡Hermoso! Pero falta algo. Oh, sí. El toque final. Fábula ancestral Sueño hecho verdad Belleza y fealdad Juntos hallarán más que una amistad Algo allí cambió En su corazón Una historia ideal Mágico final Bella y Bestia son Siempre será igual Siempre sin pensar Siempre existirá Como la verdad De la que el sol saldrá Fábula ancestral Canto celestial Es tan singular Que te hace cambiar Lo que estaba mal Siempre como el sol Surge la ilusión. Fábula ancestral Música inmortal Bella y Bestia son Fábula ancestral Música inmortal Bella y Bestia son No bailé en años. Casi había olvidado cómo se siente. Es tonto, supongo Radio para una criatura como yo esperar Radio que un día podría merecer tu cariño. No lo sé. ¿En serio? ¿Piensas que podrías ser feliz aquí? ¿Alguien que no es libre puede ser feliz? Mi padre me enseñó a bailar. Solía darle muchos pisotones. Debes extrañarlo. Mucho. ¿Te gustaría verlo? Me gustaría ver a mi padre. ¡Papá! ¿Qué le están haciendo? ¡Está en apuros! Entonces debes ir con él. ¿Qué dijiste? Debes ir con él. No hay tiempo que perder. No Radio quédatelo. Así podrás verme otra vez. Gracias. Amo, tenía mis dudas, pero todo marcha a la perfección. ¡El amor verdadero siempre vence! La dejé ir. ¿Qué? Amo, ¿cómo pudo hacerlo? Tuve que hacerlo. Pero, ¿por qué? Porque la ama. ¿Y por qué no somos humanos? Porque ella no lo ama. Y ahora, es demasiado tarde. Pero ella todavía podría volver. No. La dejé libre. Lamento no poder hacer lo mismo por todos ustedes. Ahora, vayan. Casi nos quedamos sin tiempo. Ven, mi amor. Yo era aquí el gran señor Era el amo y mi juez La vida era solo mía y solo para mí Qué tarde lo entendí De mi pesar no sé escapar Y sin mirar la veo aún Yo la dejé hurtar



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *