Radio Tular Irratia

Radio Tular Irratia, Radio escuchar Radio Tular Irratia en directo Online

Añadir a su sitio.

¿Qué te importa si se va o se queda? ¿Puedo hablar con usted, Sr. Georges? Claro, pequeña. Quiero dejar Le Toboggan. ¿Fue por lo que dije la otra noche? No. ¿Algo más grave? ¿Philippe? Le amas. Me gustaría que rescindiera mi contrato. Escucha, pequeña. ¿No ves que estoy ocupado? Lo siento, Georges, es importante. Lo discutiremos en otro momento. Piénsalo un poco más. Ya lo he pensado suficiente. ¿Y bien? Creo que vamos a tener un buen problema. Hasta ahora todo había ido como la seda. ¿De qué estás hablando? Philippe y Betty nos están traicionando ¿Por qué piensas eso? De la forma en la que se fueron, no van a volver. No se dejaron ni un imperdible. ¿Y? Está bastante claro. Lo que transportan podría pagarles una buena Luna de Miel. Me sorprendería si nuestra mercancía llegase a Alemania. Tú no eres psicólogo. Si Philippe se larga alguna vez, no sería con Betty. ¡Tú y tu psicología! Y mientras tanto, el material no llega. ¡Es mejor que esperes que sí! ¡Escucha, Alex! No sé cuánto de lo que dices es cierto. ¡Pero no intentes nada conmigo! No te imaginas Radio ¡No tengo imaginación, Alex! Es cosa tuya. No me interesan los detalles. Eso lo sé. El viejo Georges, ¿eh? El anfitrión con un corazón de oro. Y si las cosas van mal, Radio el responsable es Alex! ¡Exacto! ¡El responsable es Alex! Bien. Bajemos. ¡Y ahí tienes a tu Philippe! ¡Tiene que darme explicaciones! ¡Tranquilo! Intenta averiguar. ¿Qué diablos estás haciendo aquí? Me salgo. Encuentra otro. ¿Y las bolsas? En el coche. ¡Creía que estabas de viaje! Decidí no ir. Tengo un favor que pedirte. ¡Adelante! Es sobre Betty. Bueno Radio Se suponía que nos íbamos a ir un par de días. Pero Radio ¿Os ibais definitivamente? Eso es lo que ella pensó. Pero yo no pude. ¿Recuerdas la primera vez que vine aquí? Me diste algún consejo. ¿Consejo? Sí. No hacer negocios con Alex y mantener limpia mi nariz. ¿Entonces? Bueno Radio Quiero seguir ese consejo. ¿Juliette? Sí. Así que, si se lo pudieras explicar a Betty Radio ¿Ella dónde está? La dejé en un hotel cerca del Puerto de Italia. ¿El Puerto de Italia? No te preocupes. Yo cuidaré de ella. Gracias, Georges. Eres el mejor tipo que he conocido. ¡Juliette! ¿De qué sirve? Ya hemos dicho todo. ¡No! Por eso regresé. Olvidamos una cosa. Que te amo. Que tú también me amas. No, Philippe. ¡Yo no te amo! Quizás podría haberte amado. Escucha, lo he entregado todo. Ya nos habíamos ido, Betty y yo Radio Radio con todo el dinero. Y me di cuenta de que lo único que me importaba eras tú. Le dije que el coche estaba roto, para así poder volver junto a ti. Eso suena muy propio de ti. Siempre pequeñas cobardías, pequeños trucos. Nunca serás capaz de actuar como un hombre. Eres patético, Philippe. Tienes razón, Juliette. Por eso te necesito. Eres mi última oportunidad. Si me rechazas, Radio me meteré una bala en la cabeza. ¿Esperas que te tome en serio? ¿Crees que me estoy tirando un farol? Ahí está. Bueno, adelante. ¿A qué estás esperando? ¡Alex! ¡Me traicionó! ¡Tienes que encontrarle! ¿A Philippe? Está aquí mismo. ¿Aquí? En el camerino de Juliette. Ponme un whisky. ¡Eres un cabrón! ¡Cabrón! ¿Éste era tu juego? Vamos, vamos. No hagamos un espectáculo. No importa, pequeña. Tú eres la siguiente. ¡Chino! ¡Inglés! Disculpe, señor, ¿cuál es su nacionalidad? ¡Es inglés! ¡Usted gana, señora! ¡El arma! ¿Qué arma? ¡El arma de Philippe! La dejó en la mesa de mi camerino. Debe de habérsela llevado consigo. Vamos. Vamos. ¿Te crees que eres listo? ¡Tú le importas una ! ¿Podéis bajar la voz? Por aquí. Que te quede esto claro: Le importe yo una o no, tú y yo hemos acabado. En primer lugar, nunca debimos estar juntos. ¿Te crees que me puedes dejar así como así? Si lo intentas, iré directa a la policía. Tú estás más metida que yo. ¡No me importa nada Radio Radio mientras recibas lo que te mereces! Disculpen. ¡Lárguese! Alex, siguen en la cabina telefónica. Cuando Philippe suba, quiero saber a dónde va. De acuerdo. ¡Willy! Necesitamos más tabaco allí. Sí, Sr. Georges. ¡Y ahora, las mujeres han de tratar de coger las botellas! ¡Me importa una ! Georges Radio ¡Georges! ¡No! ¡No! ¿Qué ocurre, Sr. Philippe? ¿Va algo mal? Se podría decir así. Mal del todo. ¿Has visto a Juliette? Se acaba de ir. Bueno, Radio me voy a la cama. Buenas noches. Buenas noches, Sr. Philippe. Muy bien, ahora, Bébert. Sr. Alex, el Jefe le quiere arriba. ¿A dónde va Philippe? A casa, seguramente; Bébert le sigue. No debería ir a casa. ¿Por qué? Acaba de matar a Betty. ¿Hizo eso? Bueno, su arma. Eso es lo importante. Si la poli le coge, él Radio No te preocupes. Avísale dentro de media hora. ¡Métele miedo! ¡Cógele y no dejes que se vaya! Y mientras tanto. Hará falta que los polis encuentren esto en su habitación. Muy bien. Ve y date prisa. Tráeme el pañuelo de vuelta. Tan pronto como termine aquí, me ocuparé de él. De la forma en la que conduce, no es raro que ocurra un accidente. ¡Buenas noches! ¡Sr. Georges! ¿Qué pasa? ¡Venga rápido! Betty está muerta. ¿Entendido? Sí, Sr. Alex. Muy bien, ve. ¡Sr. Philippe! ¿Está ahí? ¡Sr. Philippe! ¡Abra! ¿Qué quieres? ¡Sr. Philippe, es mejor que se largue! La policía estará aquí dentro de nada. ¡Vamos! ¡La policía está de camino! ¿Hola? He de hablar con Juliette. No está aquí, y sobre todo no para usted. ¡Idiota! ¡Te dije que no le perdieras! No es culpa nuestra que los polis llegaran antes. Al menos, no le pillaron. Ahora tenemos que encontrarle. ¿Qué debería hacer? Vete a casa, me pondré en contacto. De acuerdo. Sr. Georges, ¿debería cerrar? Sí, cierra. Luces fuera. ¿Y ahora qué? Déjame entrar, Juliette, es importante. ¡No, Philippe! No escucharé. Debes hacerlo, Juliette. Betty está muerta. Le dispararon con mi arma y me están buscando. ¿Me pides que te esconda? No, Juliette. Sólo quería que supieras que no fui yo. ¿Se supone que debo creerte? ¡Yo no la maté, Juliette! ¡Tienes que creerme! ¿Recuerdas mi arma? ¡La dejé en tu camerino! ¿Entonces lo que quieres es mi testimonio? No me crees. ¿Qué he de hacer para convencerte? ¡Yo lo cogeré! ¿Qué quiere? Juliette. ¡Naturalmente! ¡Y a las tres de la mañana! ¡Está durmiendo! No, no lo está. ¡No tiene derecho! Vale, vale, déjanos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *