VINILO FM ROCK EN LA COSTA

VINILO FM ROCK EN LA COSTA, Radio escuchar VINILO FM ROCK EN LA COSTA en directo Online

Añadir a su sitio.

intelectuales para enseñar en Linfen. Seis de los que escribíamos para la revista Julio decidimos ir. Todos menos Hu Feng. Los otros seis, Xiao Hong, Xiao Jun, Duanmu, Nie, Ai Qing y Tian Jian Radio Radio fuimos voluntarios a Linfen. La Universidad también reclutaba estudiantes en Wuhan. El Norte es una región triste Radio Zhang Mutao, Trotskyite y espías japoneses Radio Radio tras el Incidente Xi’an Radio Radio agitaron a los militantes de los ejércitos comunistas del norte. Éste se ha aprovechado de que querían rescatar a Zhang Xueliang y los ha incitado a atacar al ejército del Kuomintang Radio Radio para derrocar a Chiang Kaishek. Cuando epezó la guerra con Japón, Zhang Mutao volvió a Taiyuan Radio Radio y agitó contra la resistencia unificada a los japoneses. Calificó al Frente Unido de Comunistas y Nacionalistas Radio Radio como “capitulaciones de clase”. ¡Abajo con Zhang Mutao! ¡Ding Ling! ¡Xiao Jun! ¡Eres tú! ¡Casi no te he reconocido! Mucho tiempo sin vernos ¡Xiao Hong! ¡Ding Ling está aquí! Descansa un momento. ¡Esperad todos un momento y aguardad órdenes! ¡Podéis iros! Gracias. ¡Tú debes ser Xiao Hong! Hola. Ding Ling. Hola. Vayamos dentro, vamos. No digáis que, no digáis que Radio ¡Aquí lo dejo! No digáis que, no digáis que Radio ¿Tenéis hambre? “Empezaba la primavera cuando conocí a Xiao Hong. Aún hacía frío en Shanxi por entonces. Yo llevaba mucho tiempo en el ejército Radio Radio y estaba hecha a las penurias. Cuando vi su rostro pálido, la determinación en sus labios, sus modales ágiles, su risa nerviosa Radio comprendí que era especial. Pensé en mi propia juventud. Pero su hablar era natural y directo. Me pareció extraño que ella, como escritora Radio Radio pareciese tan ingenua. Quizá las mujeres no se avergüenzan de parecer ingenuas, y por eso ella Radio parecía tan cándida y vulnerable. Pero hicimos muy buenas migas. Ella era muy franca. Cantábamos juntas cordialmente y hablábamos hasta las tantas.” Cuando estuve en Yan’an Radio Radio ayudé a recoger material sobre el Ejército Rojo. Ahora estoy editando un libro sobre la Gran Marcha basada en relatos de los propios soldados. Se titula “Nuestra historia”. Cada día reviso testimonios Radio Radio escritos en papel de todo tipo y de cualquier color. Describen acciones alentadoras encendidas por un gran espíritu. Es profundamente conmovedor. Opino que la destreza para escribir,por sí sola Radio no basta para conseguir un buen trabajo. Cuando escribía mi primera novela Radio Radio sentía dos fuerzas en lucha dentro de mí. Mi sangre me decía que yo era una escritora, pero mi alma estaba llena de la pasión de un guerrero. Cuando llegué al campamento Rojo en Yan’an Radio Radio decidí abandonar la escritura. Creo que mi gran obra será mi vida actual y mi lucha. Y así la anterior Ding Ling murió Radio Radio y nació una nueva Ding Ling. ¿No es así? He escrito en mi diario que Radio cuando afrontas una gran misión Radio Radio debes olvidar tu propia insignificancia. Sólo nos quedamos días en la Universidad Revolucionaria. El ejército japonés empezó a bombardear Linfen La Universidad decidió que había que evacuar a los escritores. Quienes quisieran quedarse irían con el personal de la Universidad. Los otros se marcharían a Xi’an. Xiao Hong y Xiao Jun discreparon en cuanto a qué grupo unirse. Lo he pensado bien Radio Me quedo para unirme a la guerrilla. ¿Y qué pasa conmigo? Sabes que sólo quiero una situación tranquila para escribir Sabes que esto es lo que siempre he anhelado. Incluso en Harbin, quería unirme a la guerrilla. No me vale con ser sólo un escritor. ¡No es la meta de mi vida! San Lang Sé que no viviré mucho. No quiero seguir sufriendo todas estas privaciones. ¡San Lang! ¡Muchos que caen en la batalla tienen talento! Todos luchamos por la liberación. ¿Por qué algunos deben preservar su talento mientras otros mueren? Cada uno contribuye con lo que mejor puede hacer ¡Olvidas tu deber como escritor! ¡Eres deliberadamente ciego! No he olvidado nada. Sigamos caminos distintos. Si muero Radio no creo que muera. Algún día volveremos a vernos y podremos estar juntos, pero si no Radio será una ruptura permanente. De acuerdo. ¿No duermes? En seguida. ¿Aún no estás acostada? ¿Aún no habéis acabado? Estoy cansada de vuestras discusiones. La cosa no es para broma. Estas discusiones nos hacen tan desdichados que es mejor que sigamos caminos distintos. No importa. Dormiré fuera. Vosotros arreglaos. ¡Nos vamos mañana! ¡Ding Ling! ¡No vengas! ¡Aquí sólo hay hombres! ¿Y qué importa? No salgas. No iré a Xi’an. Prefiero quedarme contigo. Viviremos o moriremos juntos. O ven tú con nosotros. No estaré tranquila si te quedas aquí solo. Conozco tu carácter. No seas tonta. Id vosotros primero. Si nada cambia aquí, puedes volver. Y será igual que antes. Xiao Jun Radio No le crees ansiedad a Xiao Hong. Él es más fuerte que nosotros. Pelea bien. Corre deprisa. Debe quedarse. Pues tú no eres débil tampoco. ¿Por qué no te quedas? No podemos comprarrnos con Xiao Jun. Es su oportunidad para salvar al país. ¿Y tú, Duanmu? ¿Por qué no te quedas tú? Quédate y trabaja conmigo. Así no estaré solo. Hay muchos estudiantes que enseñar. No, mejor voy a Xi’an. Prefiero no morir en batalla. No te preocupes. He pasado cosas peores. ¡Pero eso era antes! Ahora las cosas son distintas. ¡Nunca me has escuchado! Déjalo ir. Es un hombre capaz. Puede cuidar de sí mismo. Pero lo quieres demasiado. Sólo harás que se sienta mal el hombre al que amas. ¡Ya estoy harta! ¡El viento y el polvo! La nariz y las orejas siempre sucias. Siempre puedes encerrarte a escribir Radio ¿Estás de broma? ¿Qué estás intentando decirme? Nada. Pensaba en Xiao Hong. Ya lo sé. ¡Cuida bien a Xiao Hong! Lo has dicho cien veces. Sí Radio Su salud es frágil y no puede valerse. Cuando lleguéis a Xi’an, si quiere, intenta mandarla a Yan’an. Si no, mantenla en tu grupo. Pero no la dejes sola. De todas formas volveremos a vernos. ¡Vaya! ¿Y por qué fuiste tan cruel ayer? Ahora eres todo preocupación e interés. Camaradas, ¡cantemos una canción para Xiao Jun! ¡Bien! ¿Has comido? Aún no. Estaba a punto. ¿Y tú? Ya he comido, pero te invito.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *