Radio Ayala

Radio Ayala, Radio escuchar Radio Ayala en directo Online

Añadir a su sitio.

No sé nada de política, nada de nada. Siéntense por favor. Gracias por venir a nuestra boda. La hemos organizado tan deprisa Radio Disculpen las deficiencias. Duanmu Radio Estas cuatro habichuelas simbolizan anhelo mutuo. Me las dio el Sr Lu Xun. Hoy te las doya ti Radio Radio en prueba de fidelidad. Oí que no fueron muchos invitados a la boda. La mayoría, parientes de Duanmu. Duanmu y yo Radio Radio no hemos tenido un gran romance. No fue sino tras separarme de Xiao Jun Radio Radio que encontré a Duanmu. No espero demasiado de él. Todo lo que quiero es Radio Radio vivir como marido y mujer corrientes. Sin peleas, sin luchas Radio sin traiciones, sin burlas Radio sólo entendimiento mutuo. Sólo cuidado y amabilidad entre nosotros. Soy muy consciente de que una mujer en mi situación Radio Radio no puede esperar casarse. Pero Duanmu se ha sacrificado y eso me satisface. Lo agradezco profundamente. En junio y julio de , el ejército japonés preparó su ataque. El gobierno anunció una campaña para “proteger al Gran Wuhan” Radio Pero la gente empezó a abandonar la ciudad. Huyeron a Chungking. Un día lluvioso de julio Radio Radio yo cruzaba el río desde Wuchang Radio ¡Xiao Hong! ¡No esperaba que me saludases! Estaba pensando Radio que no tengo amigos propios. Todos son amigos de Xiao Jun. Todos sois suyos. ¿Qué planes tienes? La situación se hace crítica. Muchos amigos planean marcharse. ¿Tú te vas? Tengo pasaje para Chungking. Me voy con Luo Feng. ¡Vayamos juntos! ¿Quieres? Ayúdame a conseguir dos billetes. En esos días no era fácil conseguir pasajes. Conseguí uno para Xiao Hong. Pero aquel día Radio Radio no fue Xiao Hong quien apareció. ¡Tengo billetes! ¿Dónde está Xiao Hong? Ella no viene. Cogerá un vapor después. Yo voy primero para buscar casa. Vamos. ¡Xi Jin! ¿Qué haces aquí? He venido para quedarme. ¿Y Duanmu? Se ha ido a Chungking. ¿Por qué no te ha llevado? No tienen que llevarme. Siéntate. No puedes quedarte aquí. Verás, te explico. Las habitaciones de arriba son para Zhao Ximeng y su familia. La de aquí abajo está ocupada por tres personas Radio apiñadas en una cama Y esta oficina está abarrotada y es ruidosa. No puedes quedarte aquí. Y en tu estado Radio Insisto. ¡Mira! Puedo dormir aquí. No, no puedes. Puedo extender la estera. ¡No puedes vivir aquí! ¡Xi Jin! ¡No puedes vivir aquí! La gente entra y sale, y otras cuestiones aparte Radio Radio estarás en el paso. ¡Xi Jin! ¡Gracias! Así fue cómo Radio Radio Xiao Hong se vino a vivir a nuestra oficina. Una mujer embarazada tumbada en nuestro suelo. Respecto a por qué Duanmu se fue antes y la había dejado atrás Radio Radio ella no dijo nada, y yo no pregunté. ¡Xi Jin! ¡Hay café reciente! ¡Invítanos a refrescos! Hace un calor terrible. ¡Estoy sin blanca! Si alguien invita, yo iré. ¡Yo tengo dinero! ¡Yo tengo dinero! ¡Yo invito! Os invito. ¡Genial! Llegáis muy tarde. ¿Quién invita? Xiao Hong Radio ¡Pedid lo que queráis! ¡Señorita! ¡Voy! ¿Qué desean? Lo que queráis. Una cerveza. Bien. Yo tomaré otra. Hielo picado para mí. Sírvanse. Su cambio, ‘ Quédatelo. Gracias. Salud. ¿Tan rica eres que puedes tirar así el dinero? ¿Por qué te ríes? Es todo lo que tenía. No iba a solucionar nada. Mejor gastarlo con generosidad. ¡Tonterías! ¡Generosidad! ¡Ha sido una bobada! La nación está en crisis. Todo es caótico. No sabemos cuándo caerá Wuhan. El ejército japonés aguarda la ocasión. ¿Qué haremos sin lanzan un ataque? ¡Piénsalo! ¿Qué harás? Guardar el cambio no habría supuesto ninguna diferencia. Tú tienes tus ideas y yo tengo las mías. Cuando llegue la crisis puede que yo esté en la otra orilla, incapaz de ayudarte. Si eso ocurre, no te preocupes. La calderilla no ayudaría, de todas formas. Deja de reprocharme. Ve volviendo tú. Yo debo hacer algo. ¡No pidas que te devuelvan el dinero! ¡Levántate, levántate! Al fin vuelves. ¿Dónde has ido? Me han prestado Yuen para ti. Escúchame con atención Radio No es un regalo, sino un préstamo. Les pedí a la librería Life y otros al periódico Reading. Les dije que era para ti y les prometí que lo devolverías. Si no, lo haré yo. ¿Qué dices? Guárdalo. Lo necesitarás. No más invitaciones. Seguía preocupado, así que pedí consejo a mi colega Naichao. Le dije que no podíamos dejar a Xiao Hong sola en Wuhan, que teníamos que evacuarla. Naichao me dio la respuesta. Dijo que su mujer se iba a Chungking y que podía llevarse a Xiao Hong. Dije que vale. Poco después, me enviaron a Cantón a empezar un diario. Tuve que irme. Ese mediodía, Xiao Hong y otros amigos Radio Radio me dieron un almuerzo de despedida, y me acompañaron hasta el muelle. Después de eso, nunca volví a verla. ¡Gracias! Me he caído y no podía levantarme. Estoy embarazada. Llevo horas esperando. Es muy amable. ¡Gracias! ¿Por qué andas por ahí corriendo embarazada? Voy a Chungking ¿Se encuentra bien? Estoy bien. Gracias Radio No sé cómo agradecerle Radio Tengo dinero Radio Xiao Hong vinoa verme cuando llegó a Chungking. Entonces vivíamos cerca de la ciudad, en Jiangjin. Quería dar a luz en Jiangjin Duanmu no estaba con ella. Todo el mes que pasó con nosotros Radio Radio estaba pálida, enfermiza Radio Tenía el ánimo bajo. El ama nos ha hecho sopa de pollo. Toma un poco. Ahora no Radio no tengo hambre. Míralo. Naricita, boquita Radio ¡Es igual que Xiao Jun! Linda manita. ¿Qué te ocurre? ¿Dónde has estado? ¿Y el bebé? ¿Dónde está? Muerto. ¿Qué? Ayer estaba bien, ¿cómo puede haber muerto? Buscaré al médico. No vayas. No, por favor. Ya no hay remedio. Murió de convulsiones anoche. Bai Lang Radio Quiero el alta. Ahora mismo. Estoy muy asustada. Sólo había un médico de guardia anoche. Soy la única paciente que queda. Sácame de aquí. Bai Lang Radio Espero que siempre seas feliz. ¡Tú también! ¿Yo? ¿Puedo yo ser feliz? Conozco mi propio futuro. Estaré sola toda la vida. “El Sr Lu Xun estaba recobrándose. Se sentaba, fumando, en su tumbona. Aquel día Radio llevaba una camisa rojo chillón. Lu Xun dijo Radio Hoy hace un calor opresivo. A esta estación la llaman ‘las lluvias de la ciruela’ Radio Estaba poniendo un pitillo en su boquilla Radio ” Sr Lu Xun Radio ¿qué le parece mi ropa hoy?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *