RCB Radio Ciutat de Badalona 94.4 FM Badalona

RCB Radio Ciutat de Badalona 94.4 FM Badalona, Radio escuchar RCB Radio Ciutat de Badalona 94.4 FM Badalona en directo Online


entonces dime quienes son. ¿Cuáles son sus nombres? No voy a decir nombres. Entonces vas a quedarte ahí sabiendo quienes son los culpables. Para ser honesto, nadie es culpable de nada, excepto Radio de estar harto de la opresión romana. ¿Estás consciente de quien está cabalgando hacia esta ciudad? ¿No dejé eso claro? Muerte o paz. He tratado todas las demás formas. Pero me escupen el nombre de mi abuelo en la cara y me ridiculizan. Dios mío, después de todos estos años Radio aún suenas como ese huérfano romano Radio que se apareció en mi puerta. Judah, ¡prometiste ayudarme! No, dije que hablaría con la gente y lo he hecho. No necesito que hables con ellos. Necesito que los persuadas. Y si no puedes hacer eso, entonces necesito Radio que me digas quienes son nuestros enemigos Radio porque nos quedamos sin tiempo. Judah, por favor. Por favor, necesito que me ayudes. Messala, no me intimidarás en esta decisión. ¡Judah! ¡Messala! La cena. Vamos, busquemos algo de comer. ¿Así es como Jerusalén nos da la bienvenida? El Tribuno Messala prometió que no habría problemas. He hablado con prominentes ciudadanos. Su seguridad es la mayor prioridad. ¿Qué es eso? Quédate aquí. ¿Por qué? Por favor. Tirza, espérame. ¡No! Señor. Escudos. ¡Judah! ¡Madre, lleva a Tirza abajo! ¡Encuentra a los que hicieron esto y mátalos! ¡Tú eres el responsable! Vayan adentro, ¡adentro! ¡Muévanse! ¡Abran esta puerta! Derriben la puerta. ¡Abran la puerta! ¡Abran esta puerta! ¡Dismas! ¡¿Qué has hecho?! ¿Te das cuenta de lo que acabas de hacer? ¡Vete, vete, vete! Somos amigos de Roma. ¡Simonides! ¡Padre! ¡Al suelo, todos ustedes! ¡No tienen derecho a estar aquí! Madre. Sólo déjenme hablar con Messala Severus. ¡Él me conoce! Él sabe que no haríamos nunca esto. Vengan conmigo. Por favor, déjenlas. Tirza. Madre. ¿Qué hacen, déjenla en paz? ¡Por favor, por favor, no! ¡Por favor! ¡Silencio! Muy bien, todos Uds. ¡Todos colaboraron! Tirza. ¿Quién disparó la flecha? ¡¿Quién disparó la flecha?! ¿Quién disparó? Espere, por favor. ¡Espere! ¡Confiesa tu crimen! No hemos hecho nada. Confiesa tu crimen. ¡O todos serán acusados! ¿Acusados de qué? ¡Messala! ¡Messala, ayúdanos! Messala, ¡por favor, ayúdanos! ¡Messala! La flecha. ¿Quién disparó la flecha? ¿Quién disparó la flecha? Madre, no. Ahí está tu amigo. Messala. Messala, por favor ayúdanos. Entonces, no albergas a zelotes. Messala. Messala. Nadie aquí ha hecho nada. Te lo ruego, por favor. Defiende esta casa. Tú das la orden. Fui yo. Fui yo, lo hice. Confieso. Judah, ¿qué estás haciendo? Por favor tómenme a mí, dejen a mi familia. No han hecho nada malo. Confieso, ¡por favor! Ha confesado. Deja a las mujeres, Marcus. No hay razón para detenerlas. Prometiste una entrada sin incidentes. ¿Mentiste o colaboraste? ¿Me estás llamando traidor? Messala, ¿cuál es la orden? Messala, por favor, no lo hagas. Llévenselos a todos. ¡Llévenselos a todos! Está bien, vamos. ¡No! Levántate, ¡de pie, bestia! ¡No! Vamos. ¡Por favor, Messala! ¡No! Continúen. Esto es una locura, no hemos hecho nada malo. Las mujeres a la cruz. ¡Los hombres a las galeras! Por favor, ¡no, no! ¡Estoy tomando la culpa! ¡Estoy tomando la culpa! ¡Estoy tomando la culpa! Detente. ¡Atrás, atrás! Atrás, ¡lo mataré! Lo mataré. ¡Juro que lo mataré! No las salvará. ¿Adónde las llevas? ¿Adónde? Se fueron. Se dispondrá de ellas. Apártense. Las matarán. Messala, por favor te lo ruego. Yo te lo rogué. Te pedí de hermano a hermano que me ayudarás. Y tú escogiste a los traidores sobre mí. Y te traicionaron. Los romanos reclaman sangre. Tengo que darles algo. Mírame, por favor hermano. Yo nunca haría esto. Yo nunca Radio Las mataste a las dos. Lo que sea que pase ahora es tu culpa. ¡Para atrás! ¡Judah! ¡Judah! Esther. ¿Adónde vas? ¡Alto! Por favor, por favor, muestren misericordia. ¡De pie! ¡Dije de pie! Por favor, necesita agua. ¡Por favor! Nada de agua para él. Bebe. Gracias. Tú habrías hecho lo mismo. Levántate, Judah. ¿Adónde los llevan? Al puerto de Tiro. ¿A las galeras? ¡No pueden! Judah. PUERTO DE TIRO Vamos. Número . Siéntate. ¡Siéntate! Pon las manos. Por favor, esto es un gran error. Mi familia Radio No los verás de nuevo. No en esta vida. ¡Tambor! Y Radio ¡remen! ¡Llévenos a babor! Despierta. Rápido Radio ¡Llévennos por esa agua! AÑOS DESPUÉS ¡Quiero que se entreguen al tambor! ¿Por qué vamos tan lento? No perderemos esta batalla antes de empezar. ¡Bajen la escalera! ¡A toda velocidad! Que suban remos. ¡Suban remos! ¿Por qué vamos tan lento? Hay que despertarlos. Quiero que lo cambien. Por favor, por favor. ¡Levántate! Por favor. ¡Dije fuera! ¡Por favor! ¡Ya terminaste! ¡Fuera! Puedo remar. Soy un hombre fuerte. ¡Dame eso! Suficiente. No, no. ¡Sáquenlo! Que no te importe. Sólo sobrevive. Olvídense de él. Porque ya no existen ustedes. Este barco, es su cuerpo. Ese tambor es el latido de sus corazones. Y su Dios, es la gloria de Roma. Si este barco se hunde, ustedes también. Cadenas. ¡Prepárense a confrontar! ¡Alístense! ¡Cadenas! Deberíamos de hacer algo. Deberíamos de hacer algo. Deberíamos. Cuando pasen, baja la cabeza. Cuando te golpeen, aguántalo. No puedes vencerlos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *