Radio Ciutat Vella 100.5 FM Barcelona

Radio Ciutat Vella 100.5 FM Barcelona, Radio escuchar Radio Ciutat Vella 100.5 FM Barcelona en directo Online

Lo único que puedes hacer es sobrevivirlos. Embestiremos, con mucha fuerza. Reversa, con todo lo que tengan. Listos. Húndanlos, ningún griego pondrá pie en mi barco. ¿Me entienden? ¡Tambor! ¡Todos juntos! Y Radio ¡Ahora! ¿Eso es lo mejor? Barcos a estribor. Que este sea un glorioso día para Roma. MAR IÓNICO Velocidad de batalla. Necesito velocidad. Roma, necesita velocidad. ¡Remos adentro! Prepárense para el impacto. Tambor. ¿Dónde está el tambor? ¡Reversa! Y Radio Remen. ¡Remen, malditos! ¡Reversa! Reversa Radio Reversa, a mi cuenta. ¡Ayúdenme! ¡Muere! Manos en el remo. ¡Y Radio Remen! Sigan remando, si quieren vivir. ¡Reversa! ¡Sigan remando! ¡Para atrás, siguiendo el tambor! Sigan remando, si quieren vivir. Sigan remando. Reversa. ¡Reversa! Tenemos que seguir moviéndonos. ¡Tenemos que seguir moviéndonos! ¡Todos, escúchenme! ¡Tenemos que seguir moviéndonos! Si nos quedamos quietos, todos moriremos. ¡Manos en los remos! ¡Manos en los remos! A mi cuenta. Y Radio ¡Remen! Y Radio ¡Remen! Y Radio ¡Remen! Y Radio ¡Remen! Y Radio ¡Remen! Y Radio ¡Remen! Retirada. ¡Messala! Messala, noticias han llegado del Mar lónico. Lo flota fue destruida en la batalla. Rebeldes griegos emboscaron a nuestros barcos. ¿Algún sobreviviente? Toda la flota está perdida. Todos muertos hasta el último hombre. César demanda que respondamos. ¿Por cuánto tiempo fuiste un esclavo de las galeras? Uno nunca sabe. Territorio peligroso, piratas y saqueadores. ¿Quién eres tú? El que no está en cadenas. Llegaste a la costa, con grilletes. Estás en mal estado. Fuiste un esclavo de las galeras. ¿Por cuánto tiempo? años. ¿De qué fuiste acusado? No cometí ningún crimen. Y yo no hablé de culpa. ¿Pregunté de que fuiste acusado? Sedición. Ese es un cargo serio. Tendré que entregarte a los romanos. No, no. Eres un prisionero fugado. Si hago otra cosa, pondré mi campamento en peligro. Me matarán. Estoy seguro de que lo harán. Lo dejaremos afuera de la guarnición, antes de irnos a Jerusalén. Jerusalén, de ahí soy. Tengo familia allí. Tus asuntos privados no me importan. ¿Corres carrozas? Los jóvenes corren carrozas. Los viejos apuestan por los jóvenes que corren carrozas. ¿Cómo las corres con sólo tres caballos? Aliyah está enferma, pero ese es mi problema. No. Se está muriendo. Puedo ayudarla. Sé de caballos. Lo he visto antes. Se llama muermo. Puede tratarse con carbón. Puedo ayudarla. Lo que pido a cambio es que me lleves contigo. Déjame encontrar a mi familia. O al menos déjame averiguar lo que les pasó. ¿Cuál es tu nombre? Judah. Judah Ben-Hur. El trato es este, Judah Ben-Hur. Me debes tu vida. Y espero que esa deuda sea pagada. ¡Libérenlo! ¡Maten al leproso! ¡Maten al leproso! No, ¡por favor, no! Por favor. ¡Este hombre es su prójimo! ¡Esperen! ¡Esperen! El Corán nos dice que Radio ¡amen a su prójimo, como se aman a sí mismos! ¡Paren, paren, paren, paren! El odio, la ira, el miedo. Esas son mentiras que usan para volverlos unos contra otros. Cuando apartan el odio que están forzados a cargar Radio es cuando saben, que el amor es nuestra verdadera naturaleza. ¿Ves lo que está pasando aquí? Oye mis palabras, Messala. Este es el veneno. Ese hombre le ofrece a la gente algo más Radio y los calma con compasión. Este Jesús de Nazaret Radio es más peligroso que todos los zelotes combinados. Arriba, vamos. Vamos, arriba. Vamos. Arriba. Arriba, vamos. ¡Vamos! Ilderim. ¡Buena chica! ¡Buena chica! Aquí vamos. Buena chica. Si. Se ve bien. No. Aún no. Acaba de tomar el carbón. Muy bien. Sí. Tenía uno igual a ella. ¿Ah, sí? Sí. Parece que si sabes sobre caballos. Gracias, Judah Ben-Hur. Ese amarre está mal. Debería ser aquí. Kadeem. Ocúpate de tus asuntos. Escúchame, si empiezan a galopar Radio Judah. Se va a volcar. ¡Los caballos, busca los caballos! ¡Detengan a esos caballos! ¡Ilderim, Ilderim sal del camino! ¡Detenlos, detenlos! Aliyah. ¡Judah, no! ¡No, Judah! ¡Sujétate! ¡Oh, Aliyah! Aquí, toma las riendas. ¿Está herida? Está bien. Ezequiel está bien. Tranquila, tranquila. ¿Cómo supiste? Le dije que la correa debía estar por dentro. No ha corrido en un tiempo. No podía mantener el paso. A menos que tuvieras amarras por dentro de los otros. ¿Cómo está él? No muy bien. ¿Cómo es que no fuiste directamente pasado por la espada? Nací con privilegios. Un Judío rico sentenciado a una muerte lenta. Imagino que muchos romanos lo encontraron muy entretenido. ¿Ha habido alguna vez una raza más obsesionada con lo obsceno? La gente se muere de hambre, las masas son masacradas Radio y el César pide menos pan y más Circos. No es que pueda quejarme. Su naturaleza excesiva engorda mis bolsillos. ¿Es por eso que vas a Jerusalén? Habrá oportunidades para correr. El Prefecto se celebra a sí mismo con un enorme Circo. Y a su campeón, Messala. ¿Messala Severus? Espero que esto te mantenga cálida. Gracias. Mi amor a tu familia. ¡Gracias, gracias! ¡Esther! Bueno verte, Simón. ¡Dios te bendiga! Esther, ¿qué pasa? ¡Esposo mío! Te extrañé. Te extrañé tanto. Judah. Judah, Judah. No debí correr. Te habrían matado también. Habría muerto con mi familia. Es mejor que estar sola con mi culpa.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *