Ràdio Cardedeu 90.7 FM Cardedeu Barcelona

Ràdio Cardedeu 90.7 FM Cardedeu Barcelona, Radio escuchar Ràdio Cardedeu 90.7 FM Cardedeu Barcelona en directo Online

Hasta ahora. Escucha mi súplica. Cuídate, mantente a salvo. Vuelve a casa. Escucharé historias de tus viajes. Judah. ¿Qué encontraste? No sé lo que es. Yo sé lo que es. Es un tablero. ¿Cuánto por esto? Y será sujeto hoy al castigo de la crucifixión. Que su castigo sirva de advertencia. Zelotes. Lo único que quieren es libertad. ¿Y a qué costo? Si siguen así, traerán a toda Roma sobre nosotros. Y se acabaría la libertad. Cuánto era, ¿? Gracias, mi Señor. Hay libertad en otra parte. ¿Disculpe? Ama a tus enemigos. ¿Ama a tus enemigos? Eso es muy progresista. Es la verdad. Dios es amor. Nos hizo para compartir ese amor. ¿Y dónde estará tu amor, cuando los Radio ? ¿romanos acaben con el resto de nosotros? El odio y el miedo, son mentiras Radio para volvernos contra nosotros. Esas son las mentiras que nos han hecho creer. Él tiene un camino planeado para ti. Si tiene un camino preparado para mí, ¿cómo sigo en esta vida de esclavo? ¿Por qué no le preguntas a ella? Esther. Hay un poco de verdad, en lo que dice. Debe de haber algo mejor. ¿Mejor que qué? Mira a tu alrededor. Los caminos están llenos de enfermos y pobres. Deberíamos estar agradecidos de no ser uno de ellos. Por favor, algo. Agradecer no es suficiente. Esther, no estoy negando el hecho Radio de que el mundo sea un lugar cruel. Pero es nuestra responsabilidad cuidar Radio de nosotros y de los que amamos. Si la gente cuidara de sí misma, todos estaríamos a salvo. Si Dios es bueno, entonces deberíamos de hacer cosas buenas. Si hay un Dios, entonces, ¿por qué no hace el bien para el mundo? Por aquí. Está bien. No te separes. Guarda silencio. ¿Quién está ahí? Jacob, para. Es mi hermano. Baja el cuchillo. Bájalo. Judah. ¿Qué le pasó? Está herido. Sí, puedo verlo. ¿Cómo? Romanos, en el cementerio. Toman las piedras de nuestros ancestros, para construir su Circo. Ya no. Son zelotes. Peleamos por su libertad. Desde mi perspectiva, hacen que hieran a los jóvenes. Necesitamos a un doctor. No, un doctor informará a los centuriones. Ve a buscar una vela. Corre. Necesito tu cuchillo. ¿Cuál es tu nombre? Dismas. Dismas. Espero que estés orgulloso de ti mismo. Sabes lo que queremos. La independencia del César. Y la desocupación de Tierra Santa. ¿Matando romanos? Ajustamos cuentas. No aquí, no en Jerusalén. Dismas, será un poco de dolor y habrá terminado. Déjame ver. ¿Tú eres parte de esto? El hombre al que amas, es un romano. No matamos a todos los romanos. Bueno, eso no es muy reconfortante para los muertos. Si tu padre estuviera vivo, nos habría apoyado. No te conozco, así que cierra la boca. Este es tu hogar. Esta es tu tierra también. Convierten a nuestros hermanos en esclavos, ¿y eso no te conmueve? Matar, no nos libera de nada. ¿Y estar pasivos que ha hecho? Mantiene la paz. ¡Confundes paz con libertad! Jacob. Los sumos sacerdotes, los de la clase privilegiada Radio obtienen el favor del César, a cambio de obediencia. El resto de nosotros obtiene sobras. No consiento la violencia. Nadie te está pidiendo tu permiso. Mantén a mi familia y a mi casa limpias de esto. Ahora, vete. ¿El chico? Está a salvo aquí. Más a salvo que con ustedes. ¡Dije que te vayas! Mi madre sigue esperando un nieto. Ella me lo pide cada día, le dije que pronto. Pero sé que “pronto”, no es lo bastante pronto para ella. Es tan maravilloso. ¿Judah Ben-Hur? ¿Si? Síganos. ¿A dónde lo llevan? Oye, no te preocupes, no hemos hecho nada malo. Está bien, entra. Traje al Judío. No he cambiado tanto, ¿no? Te pareces a una de esas estatuas que Radio siempre insististe en poner en todas partes. Tú pareces la arcilla de la que están hechas. Las estatuas están hechas de mármol, no de arcilla. No las que hacen de ti. ¡Dios! Mira esto. Vamos, cuéntame. Cuéntamelo todo. ¡Muévanse hacia adelante! No estoy seguro de que quieras escucharlo todo. Y tenías razón sobre la vida de soldado. Noches sin dormir en el lodo, frío y húmedo. ¡Sólo avancen! ¡Si nos quedamos aquí, moriremos! Ve tú. Una noche en Persia, lo conocí. ¡Tu nombre! ¡Messala Severus! ¡Bien hecho, Messala Severus! Estos son tus hombres ahora. ¡Empieza a liderar! ¡Señor! Su nombre era Poncio Pilatos. Me dio una oportunidad. Me recordó por lo que estamos peleando. Cosas en las que tú y yo creemos, Judah. Un mundo civilizado, progreso, prosperidad, estabilidad. Peleé en países y a través de continentes con los que una vez soñé. Abajo. Guie a mis hombres de batalla en batalla. Al corazón de la gloria. Y aplastamos la libertad de civilizaciones inocentes, simplemente porque eran distintas. Vi mucho derramamiento de sangre. ¡Dios! Más de lo que puedo describir. Mi verdadera pelea se volvió contra mi Comandante, Marcus. ¿Por qué no atacaste la ciudad? Un ataque no era necesario. Mis órdenes eran pacificar la ciudad. No dejando a ningún hombre vivo. ¿Quién sembrará los campos? A las cosechas y sembradíos. Necesitamos parar cada revuelta en cada rincón del Imperio. Si quieres ofrecerle otro páramo sin vida al Emperador Radio Messala Severus. Hemos escuchado las historias sobre tu abuelo. Lo que hizo para traicionar a Julio César. Sé que lloró cuando fue crucificado.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *