Ona de Sants Montjuic 94.6 FM Barcelona

Ona de Sants Montjuic 94.6 FM Barcelona, Radio escuchar Ona de Sants Montjuic 94.6 FM Barcelona en directo Online


¿Qué? Creen que se declarará culpable, pero no descartan que haya juicio. Quería hablarlo todo. He dicho que hoy no. Bien. He dejado claro que no habría más contacto ni declaraciones. Por respeto hacia nuestra familia. Lo siento. ¿Quieres beber algo, Bob? Gracias. Whisky, si tienes Radio Lo que tengas. Claro. Cielo, ¿quieres algo, o quieres hacer algo, o Radio ? Tú puedes. Vamos. Sí. Este es el cuarto de tu madre. Oye. Mañana podríamos cortarte el pelo. ¿Qué te parece, Jack? ¿Ma? ¿Qué? Es de donde saco mi fuerza. Es cierto. Dice que es de donde saca su fuerza. Ya. Os dejaré descansar y os veremos abajo. Luego bajamos, ¿vale? Vale. Vale. Está muy bueno, Nancy. ¿Quieres probar un poco? ¿No? Son manzanas. Te gustan. ¿Qué tal un poco de helado? Toma. ¿Qué se dice? Gracias. Sé que puedes decirlo más fuerte. Gracias. No pasa nada. Gracias por ser educado. ¿Leo? Está bueno. El helado duele. Se te ha congelado el cerebro, Jack. Tienes que comer más despacio. Me voy a acostar. ¿Pasa algo? No. ¿Por qué tienes tanta prisa? Ha sido un día tremendo. No le has dicho nada a Jack. Joy. No tenemos que hablar de esto ahora. Dios. Sí que tenemos, papá. Mírale. Papá. Robert. Por favor. Papá. Lo siento. No puedo. Nos vamos. Robert. Joy. Deja la cuchara. Nos vamos. Oye. Nos vamos a la cama. No, Joy. ¡Joy! Robert. ¿Dónde está Abuelo? Ha tenido que irse a casa un rato. ¿Quieres jugar con esos juguetes? ¿Sabes quién es? ¿Esta? Eres tú. Sí, esa soy yo. Con Stacey Benton y Heather Noel y Laura Sullivan. Estábamos en el equipo de relevos. Yo corría la última. Era muy rápida. Hacíamos atletismo. ¿Atletismo de verdad? En una pista. ¿Sabes lo que les ha pasado? No. Exacto. Nada, han vivido su vida y no ha pasado nada. Nada nuevo por ahora. Solo una familia reunida. ¿Qué tal Jack? ¿Qué tal va la familia? Jack, aparta de la ventana. ¿Jack? Estupendo. Otra cosa de la que hay que hablar es de la estrategia de comunicación. Aún no estamos preparados para eso. Vale. Habrá gastos de aquí en adelante, y una entrevista en Prime Time, una sola entrevista, supone mucho dinero. Ma, ¿cuánto tiempo estaremos aquí? Ahora vivimos aquí, Jack. Es toda la información que le puedo dar. Seguro que Nancy sabe más. Le diré que le llame cuando llegue. Gracias. Gracias de nuevo. Vale Radio ¿Qué voy a hacer ahora? ¿Habrá alguien por aquí que juegue conmigo o hable conmigo? Supongo que no. Tengo bastante hambre. Ya sé. Creo que tengo algo en la cocina. Sí, tengo algo muy rico en la cocina, creo. A ver qué hay aquí. Hola. No sabía que estabas despierto. Están ricos. ¿Verdad? A mí también me gustan estos. Están un poco dulces, pero ricos. ¿En serio tienes un perro? Sí. Se llama Seamus. Es muy pequeño. No es muy listo. Deberías conocerlo. Te dará la mano. Yo tuve un perro llamado Lucky, pero no era de verdad. ¿Sí? Vivía en Habitación. Hay nubes esponjosas en el cielo. Parece un buen día. ¿Cuál de estos eres? ¿Ese? ¿Y quién es este? ¿Qué es eso? Una ballena. Este tío ve sangre bajo los ojos y quiere bucear Radio Lo siento. Radio para ayudar, también. No pasa nada. No se preocupe. Déjela descansar. Casi he acabado. Vale. Tengo muchas ganas de ver cómo sale esta obra maestra. No se preocupe. No consigo que baje. No se preocupe. Es normal. Es comprensible. Le costará curarse. ¿Cuánto tiempo lleva en casa? ¿Diez días? ¡Necesito vuestra ayuda! ¿Buscáis en mi mochila algo para arreglar la rueda? Mochila ha desaparecido. Jack, ¿puedes ir abajo? Ahora. – ¡Genial! ¡Jack! Ven aquí. ¡Mira! Tienes un montón de juguetes. No quiero. Cualquier niño estaría encantado, y tú casi ni los has tocado. Prueba tu Lego. ¿Ves? Se unen, así. ¿Ves cómo lo hago? Prueba tú. ¿Es divertido? ¿Jack? ¿Puedes decir algo? ¡Jack! Tiene que jugar con algo real. Me preocupa que use el móvil. Va bien. Bueno. Yo no le dejo el mío, y agradecería que tú no se lo des. No se lo daré. Genial. Quiero que conecte con algo. Joy. Joy, va muy bien. No sé qué me pasa. Se supone que tengo que estar contenta. Necesitas descansar, ¿vale? No. ¡No necesito descansar! Es lo que dijo el médico. No es lo que dijo. No sabes lo que dijo. Fue una conversación confidencial. ¡No sabes lo que dijo! ¡Está bien! Hablar contigo ahora es imposible. Pues lo siento. No, no lo sientes. ¡Es verdad, no lo siento! No tienes ni idea de qué me pasa por la cabeza. Ponme a prueba. Te lo he preguntado. ¿Y luego qué? ¿Cada vez que me mires, qué vas a ver? Cuando te mire, Joy, veré a mi hija. No me necesitas. Te ha ido muy bien sin mí. ¿Cómo puedes decir eso? ¿Crees que eres la única cuya vida quedó destrozada? Es justo lo que pienso. ¿Cómo te sentirías si te quitaran a Jack? ¡Cállate! Tranquila. ¡Míralo! ¡Deberías pensar en él! No me digas cómo cuidar de mi hijo. Siento no ser amable ya. Pero ¿sabes qué? Si no te hubiera oído diciéndome: “Sé amable” en la cabeza, ¡no habría ayudado al tío del puto perro enfermo! Quédate ahí, Jack. Voy a llamar al puto abogado. No soporto este sitio. Isabel, ¿qué hay pensado para el paseo? En esta entrevista mandas tú, ¿vale? Habla solo de las cosas con las que te sientas cómoda. Y, cuando no, di: No me siento cómoda” y pasamos a otra pregunta. Vale. Y voy a Radio ¿Sabes? Mi abogado dice que está bien. Estás bien. Gracias. Grabando. ¿Pensaste que volverías a ver esta casa? Lo esperaba. ¿Lo esperabas? Sí. ¿Pensaste en veces que, de niña Radio ? Tienes que bajar, Jack. ¿Recuerdas lo que ha dicho tu madre? Muchas tonterías. Chistes con amigas, o Radio Claro, por supuesto. Hace calor, ¿no? Sí. Por los focos. Los focos se calientan mucho. Voy a acabar con esto. Radio hubo dos touchdowns decisivos en ese partido contra Michigan, incluyendo uno en la prórroga hace un par de semanas. Escuchándote, estoy segura de que a veces debiste sentir que Dios te había abandonado. En esos momentos tan negros Radio Sí. Radio ¿pensaste en acabar con tu vida solo para escapar? Creo que mi cliente Radio No pasa nada. Estoy bien. ¿Puede darle un momento? ¿Joy? Estoy bien. ¿Me dais un pañuelo? Claro. ¿Podéis traerle un pañuelo? Aquí tienes. Cuesta hablar de ello. Seguro. Lo siento. No tienes que pedir perdón. Nadie espera que seas de piedra. Puedes llorar. ¿Por qué no pasamos



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *