Montcada Radio 104.6 FM Montcada i Reixac

Montcada Radio 104.6 FM Montcada i Reixac, Radio escuchar Montcada Radio 104.6 FM Montcada i Reixac en directo Online

te habría entendido. Yo no puedo. Pero tu madre no está. Radio mi felicidad es lo primero. A mi manera. ¡Vamos! NO PUEDO CONFIAR EN TI Trabajo duro para ti cada día. Mientras estás fuera hasta tarde. ¿Qué es lo que haces? ¿Y con quién? Mientras estoy sentada en casa. ¡Vamos! No sé a lo que vamos a llegar. No puedo confiar en ti. No puedo confiar en ti. Lo digo como es. Espera un minuto. Por eso me vuelves loca. No puedo confiar Radio ¿Qué pasa? Papá, tengo que decirte una cosa. Algo personal. Dime, Lena. Julian es un imbécil. Soy muy buena en la cama. Ya lo sé. ¿Qué quieres decir? Eres mi hija. Con toda modestia, yo era una fiera entre las sábanas. Es verdad. ¿Sabes quién compuso la pieza que estás ensayando? No. ¿Quién? Yo. No me lo creo. ¿Cómo se llama? “Canción sencilla nº “. ¿Y el compositor? Fred Ballinger. Y usted, ¿cómo se llama? Fred Ballinger. Puedes preguntar en recepción. Es increíble. Sí, increíble. Mi profesor dice que es una pieza perfecta para empezar. Tiene razón, es muy sencilla. No solo es sencilla. ¿Ah, no? También es muy bonita. Sí, sí que es bonita. La compuse cuando aún amaba. ¿Puedo hacer una cosa mientras tocas? Continúa. Así. Papá, ¿dónde estabas? Hay un señor que lleva ahí una hora. Viene de parte de la reina. . Le dije que se pusiese cómodo. Sé bueno. Vaya, me preguntaba si podríamos salir a la terraza Radio No, hace mucho frío. Pero puede fumar aquí si quiere. ¿De verdad? Sí. El director del hotel es un melómano y me permite ciertos privilegios. Ni se imagina la alegría que me acaba de dar. ¿Está tenso? Mucho. Ahí está. No tengo mucho tiempo, sáltese las formalidades. Hoy me tienen que hacer una limpieza intestinal. Joder. Bien. He sido incapaz de convencer a la reina. Le transmití su reticencia con las “Canciones” y le propuse otro repertorio, otro músico u otra velada, pero no quiere alternativas. Lo quiere a usted y a sus “Canciones sencillas”. Es lo único que escucha el príncipe Felipe. No quiero ser grosero, pero es imposible. ¿Por qué? Ya se lo dije la última vez: motivos personales. ¿Y no hay manera de cambiar esos motivos? Desgraciadamente, no. Se lo ruego, Maestro. Mi trabajo es muy difícil. Necesito una respuesta positiva. Mi respuesta es negativa. No entiendo qué es lo que no le gusta. ¿Es la fecha? ¿Es el lugar, la orquesta, la soprano o la reina? Por favor, no insista. Son motivos personales. Pero ¿qué motivos son esos? Si son personales es porque no quiero contestarle. Pero intentemos resolverlo. ¿Qué es lo que falla? La soprano. Pues buscaremos a otra. Sería lo mismo. Pero si Sumi Jo es la número uno y quiere que la dirija usted Radio Está encantada. No me interesa. ¿Qué tiene contra ella? Nada, ni siquiera la conozco. ¿No la conoce? ¡Ya es suficiente! Lo siento. Es que no acabo de entender cuál es el problema. El problema es que compuse esas canciones para mi mujer. Ella es la única que las ha interpretado y la única que las ha grabado. Mientras yo viva, ella será la única que las cante. El problema es, caballero, que mi mujer ya no puede cantar. ¿Lo entiende ahora? ¿Lo entiende? Sí. Lo entiendo. Le ruego que me disculpe. ¿Lena? ¿Sí? Deja de llorar. Por favor. Está bien. Le voy dar otro tipo de masaje. Porque está estresado. Para ser precisos, no está estresado, está sensible. Lo entiendes todo con las manos, ¿verdad? Tocando se entienden muchas cosas. No sé por qué la gente tiene tanto miedo a tocar. Será porque creen que tiene algo que ver con el placer. Otra razón más para tocar en lugar de hablar. ¿No te gusta hablar? Nunca tengo nada que decir. Mira. Escucha. ¿Ves esa montaña? Sí, parece que está muy cerca. Exacto. Eso es lo que ves de joven. Todo parece estar muy cerca. Es el futuro. Y ahora Radio Eso es lo que ves cuando eres viejo. Todo parece estar muy lejos. Es el pasado. Brenda quiere empezar cuanto antes. Estoy muy orgulloso del guión que he escrito con vosotros. He hecho películas, todas irrelevantes. Esta es la única que significa algo para mí. Es mi testamento sentimental, intelectual y moral. Brindemos por el tercer borrador de “El último día de la vida”. ¿Qué pasa con el final, Mick? ¿El final? Ya se nos ocurrirá algo. ¡Salud! Hola, Fred Ballinger. Hola. Ya comprobé su nombre en recepción: Fred Ballinger. Bien. Me alegra que te hayas quedado tranquilo. Quería decirle otra cosa. Adelante. Quería decirle que, desde que corrigió la posición de mi hombro, toco mejor, de forma más natural. Bien. ¿Sabes por qué? Porque eres zurdo. Ser zurdo es algo poco habitual, por eso necesitas una posición poco habitual. Caballeros. Pibe. Yo también soy zurdo. Todo el mundo sabe que es zurdo. Gracias. Me llamo Luca. Luca Moroder. Hola. Soy montañista. Doy clases de escalada en el hotel. ¿Y tú? ¿A qué te dedicas? Pues tengo dos trabajos: ser hija y ayudante de mi padre. Dos trabajos. Sí. Esto es un Forerunner . Tiene una pantalla táctil en color. Calcula el VO máx., el nivel máximo de oxígeno que el cuerpo puede absorber. Se lo voy a regalar a mi primo por Navidad. Siempre vamos juntos a escalar. Tenía que venir, pero se rompió el fémur en la bañera. Una bañera es más peligrosa que el Everest. Cierto. ¿Sabe lo que me encontré una vez en la cima del K? No. ¿Qué? Una mesilla de noche. Eso no es cierto. Claro que sí. Abrí el cajón, pero estaba vacío. Escalar es una sensación increíble. Te sientes libre de verdad. Yo solo siento miedo. Esa es otra sensación increíble. ¿Quién es la mejor actriz con la que ha trabajado, Sr. Boyle? Brenda Morel, sin ninguna duda. Es genial. No leyó más de dos libros en toda su vida. Uno de ellos, su autobiografía. Escrita por otro, claro. ¿Por qué era genial? Si sabes robar, no necesitas aprender. Te formas robando. Y Brenda es así. Y cuando se convirtió en una diva, nunca olvidó de dónde venía. La calle era su auténtica casa, y allí se quedó, robándolo todo. Por eso creó personajes inolvidables. Y por eso ganó dos premios Óscar. Súbete a mi espalda. Bien. Mientras vamos subiendo, mira hacia abajo. ¿Ves lo bonito que es el mundo desde aquí arriba? Los franceses volvieron a llamar. Están empeñados en que escribas tus memorias. Todo, tu vida y tu obra. ¿Qué les digo?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *