RNE Radio 1 RNE Radio Nacional de España 87.6 FM

RNE Radio 1 RNE Radio Nacional de España 87.6 FM, Radio escuchar RNE Radio 1 RNE Radio Nacional de España 87.6 FM en directo Online


Princesa, resuelvo Radio el segundo acertijo. Las hojas negras son la noche. Las hojas blancas son el día. Ese árbol representa el año. El año, sí, Principe Calaf Aún estás a tiempo. No te atrevas con el tercer acertijo. Podría costarte la vida. A la muerte pretendo o a Turandot como esposa. Escucha, oh arrogante, dime cuál es la terrible fiera cuadrúpeda y alada, que ama a quien le ama, Odia a quien le odia. Que hace temblar el mundo, que sobre el mar extiende la sombra de sus alas victoriosas? Turandot, estas derrotada. Esa fiera espléndida y terrible.. es el León de San Marco. Pero yo le propongo un acertijo. Si lo adivinas me iré muy lejos. De lo contrario, te haré mi esposa. Que así sea. Tendré la muerte, o a Turandot como esposa. Bravo, bravo. Bravo papi. Y también Delfina. Ingeniero. ¿Qué pasa? Le llaman al teléfono. ¿Y quién es? El constructor. Voy. ¿Por qué te vas, papa? Vuelvo ahora, mientras cambiad la escena. De acuerdo. no,no,no ¿Qué escena vas a poner? Non lo puedes saber. Dime almenos como acabará. No lo sé Marina No es verdad, lo sabes Radio ¿Se casa con el príncipe? ¿Quién sabe? Señorita. Dime, Andrea. El ingeniero la quiere ver en su despacho. Espera no te vayas. Sé buena. Andrea acabará la escena. Vale. Ven, querida, ven. Adelante. Quiero hablarle, y seré muy franco. Veo que Marina está muy bien. sé que ha sido muy buena, que no ha tenido más caprichos, y todo eso es mérito suyo. Gracias. Es ud. muy bueno. No quisiera que me juzgara como “muy bueno” Quisiera que fuera sincera conmigo. creo que me he comporado con ud. con absoluta confianza. No entiendo. Tilde me ha dicho, y supongo que a ud. también, que hoy ha venido a buscarle un jovencito, un pintor. Tilde no me ha dicho nada. ¿Pero aún está ud. prometida? ¿O ya no? Preferiría no hablar de ese tema. No tengo ningún derecho a ocuparme de su vida, pero como está en mi casa Radio ¿Tengo que irme? Como ud. quiera. Tendrá que perdonarme, pero estoy atravesando un período muy triste. Siéntese por favor. Gracias, pero Marina estará impaciente. Espera el tercer acto. Ah si, cierto. Turandot debe casarse con el príncipe. Disculpe. Claro. Si me permite, quisiera pedirle permiso para ir esta noche a cenar a casa de una amiga. Claro, puede ir. Gracias. No me llenes el mantel de migas. Sabes que no puedo soportarlo. Tesoro mio, no te enfades, mira ya está. Pero se retrasan. Tengo mucho hambre. ¿Seguro que vendrán esos dos? Me da la impresión de que habrá sido un problema invitar a Mario y Delfina sin que sepan que van a encontrarse. Es la única manera de reunirles. Tu te pones allí. Si Delfina Aquí Mario. Y yo aquí. No, no, no. Ve a por las flores. Ah, sí, las flores. Aquí están. Radio esperemos que todo vaya bien. Tú déjame a mí. Buenas noches srta. Buenas noches. Empezaba a temer que se hubiera ido ya. Son las , ¿Las , ya? Pero no se preocupe, no llega tarde. ¿Tendrá la gentileza de llamar y avisar de que no irá? Pero Radio Hay un teléfono en el bar de al lado. Aquí está Mario. No le digas que viene Delfina. Buenas noches. Hola Mario Por fin te vemos de buen humor. Sí, me alegra sobretodo vuestra invitación. También porque he vendido un cuadro precioso. Genial. ¿Somos cuatro? ¿Quién es la otra invitada? Permiso, un momentito. ¿Quién es la otra invitada? ¿De veras? Qué pena Radio pero si no puedes Radio si, si, entiendo. ¿Es ella? Claro, ven cuando quieras. Hasta luego. ¿Qué dice? ¿La habíais invitado? ¿No viene? ¿Y por qué no viene? No puede. ¿Por qué no? No lo sé. No le he preguntado. No está en su casa. No puede hacer lo que le apetezca. Hay una niña, ya sabes como son. Si, claro, ahora la excusa de la niña. Vamos, siéntate a la mesa. Por fin. ¿Sabe por qué no he pedido referencias suyas? Pues no. Porque si hubiese sido severo tendría que haberla echado, y no quería- Quizás debería haberme ido yo. ¿Por qué? No lo sé Radio Oye Radio Hay una cosa que quiero decirle, pero temo que se ría de mí. No puedo reirme de ud. Pues Radio Quisiera decile Radio Creo que me lo imagino. Delfina Mañana me voy. Buenas noches. Nos vemos otro día. Buenas noches, y buen viaje. Papà se ha subido al tren a las . ¿Qué hora es ya? Son las , ahora papá estará aquí. Aquí está La Spezia. Ya habrá pasado Génova y estas montañas que se llaman Apeninos. Enséñame los Apeninos. ¿Dónde está Santa Margarita? Aquí. Aquí está nuestra casa. Papà ha prometido que cuando vuelva de Roma iremos días a la costa. Yo, él, y Delfina. ¿Ah si Radio ? El correo, sra. Tilde. Gracias. Srta. hay una carta para ud. Gracias, permiso. De nada. “Si quiere saber algo que le interese mucho, venga ud. sola el viernes a las cuatro, junto al kiosco de la catedral.” ¿La Srta. Carli? Si, soy yo. Soy yo la que le ha escrito. No entiendo qué quiere de mí. No tengo el placer de conocerla. Soy la Sra. Reni Mi hija necesita hablarle sobre el ingeniero Ravaldo, ¿Está lejos de aquí? No Acompañeme. Adelante. Acomódese. Soy Wanda Reni Disculpe si la he molestado, pero yo no puedo ir donde ud. Lo que tengo que decirle es muy importante. Digame. No le haré perder el tiempo. Tengo entendido que el ingeniero Ravaldo, su jefe está enamorado de ud. y supongo que ud. también lo está. Creo que eso no le interesa. No al contrario, me interesa mucho. Ud. es una chica seria. O eso me han dicho. Y también que él quiere casarse con ud. Ya se lo habrá propuesto. Ud. perdone Radio No. No me interrumpa. Ravaldo es atractivo, es rico y tiene una posición buenísima. Seguro que su propuesta de matrimonio le ha halagado mucho, Pero no puede casarse con él. ¿Por qué? Porque si hay una mujer que debe casarse con él, esa soy yo. Solamente yo. La madre de su hija. Marina Marina Radio Dígaselo a Ravaldo, y mándele saludos. No, le pido que no se vaya. No le he hecho venir para decirle que Ravaldo es un hijo de su madre. No es más hijo de su madre que otros. Todos los hombres son iguales. Ha decir verdad, no puedo hablar demasiado mal de Ravaldo. Almenos es generoso conmigo. Mi madre aquí presente puede confirmarlo. Marina ¿La ves alguna vez? No, nunca. Cuando nació, él se la llevó. Es lo justo. Pero sigue siendo mi hija, aunque nunca la vea. No quiero que acabe



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *