Boca Radio 90.1 FM Barcelona

Boca Radio 90.1 FM Barcelona, Radio escuchar Boca Radio 90.1 FM Barcelona en directo Online

¿Listo? Te voy a pegar. Te dije. ¿Eres un tarado? Ya no eres Robbie Wheirdicht. ¡Eres Bob Stone! Ese nombre lo inventé. ¿Y qué? No es real. ¿Qué significa eso? ¿Qué? ¿Crees que Mr. T Radio y Sting Radio ¿y La Roca Radio ? ¿Crees que esos tipos son reales? Son un montón de apodos estúpidos para un montón de gente estúpida. “Cuando aún quedan algunos votos por contabilizar, si la tendencia actual continúa, el Sr. Kennedy, el senador Kennedy será el próximo presidente de los Estados Unidos”. Acabamos de conseguir un presidente. Lo hemos conseguido. Sí. Increíble. Por nosotros. Por nosotros. Y por la presidencia. Y por nuestro presidente. Buen trabajo. ¿Acabas de decirme algo amable? Cierra el pico. Si miras las cifras de esas elecciones, se podría decir que los votos del Outfit en Chicago fueron decisivos para que Jack Kennedy fuera elegido presidente. Para Giancana, la elección de JFK es un triunfo descomunal que prueba que el desacreditado gánster aún tiene algo que ofrecer, y lo celebra de inmediato. ¡Que todo el mundo beba, vamos! Eso es bueno. Sam Giancana era un gánster un tanto peculiar Radio se jactaba de haber amañado las elecciones para Kennedy. Por nosotros, por mí y especialmente por las señoritas. Pero tan solo unas semanas después de que John F. Kennedy asuma el cargo, su hermano, Robert, es nombrado fiscal general. El rostro del crimen organizado ha cambiado. Aunque se siguen cometiendo crímenes violentos, el criminal moderno se ha vuelto más sofisticado en la planificación y consumación de sus actividades. Y estamos trabajando arduamente para desarrollar un esfuerzo coordinado para dominar a los criminales y a los mafiosos, y meterlos en la cárcel. La Mafia está indignada. Estaban furiosos por el hecho de que Radio “¿Cómo puede estar pasando esto después de lo que hicimos por su padre, por Joe Kennedy?”. Después de meses fracasando al intentar detener a Giancana, Robert F. Kennedy ahora tiene el poder que necesita para emprender una investigación a gran escala sobre el mafioso. Para sorpresa de la Mafia de Chicago, cuando en , Robert F. Kennedy asume el cargo como el nuevo fiscal general de los EE.UU., hace que su objetivo primordial sea acabar con el crimen organizado. Y uno de sus objetivos principales es el Outfit. ¿Cómo vamos con Las Vegas? Aún no tenemos nada. El fiscal general de Nevada ha estado bastante apático. Pues habla con él por teléfono y dile que si Nevada no coopera, haré redadas en todos sus casinos. Acabaré con el juego por todo el estado si tengo que hacerlo. Sí, señor. ¿Y en Chicago? ¿Cuántos agentes tengo sobre el terreno? Diez. ¿Diez? No, necesito inmediatamente a sesenta agentes allí. Quiero saber lo que Giancana y Accardo hacen en cada instante del día. Si esos dos compran un chicle, quiero saberlo. Por supuesto, señor. Bien. Es una pregunta interesante, ¿por qué Robert Kennedy estaba tan empeñado en ir a por la Mafia? Robert Kennedy veía el mundo en términos de blanco y negro, mucho más que su hermano. Le parecía que ir a por el crimen organizado era una misión justa, una manera de hacerse famoso y lanzar su propia carrera política. ¿Bien? Sí, señor. Sí, señor. Señores. Según avanza la investigación de Kennedy, se pasa de la raya al perseguir al capo de la Mafia, Sam Giancana. ¿Hola? Hola, cielo, ¿cómo estás? Te echo de menos. ¿Vas a venir pronto a verme? Sí, tengo intención de ir en cuanto pueda. ¿Qué te parece el sábado? ¿A tiempo para cenar? Sí, te llevaré a tu sitio favorito. Kennedy estaba deseando ir a por la Mafia haciendo lo que fuera necesario. Mucho de ello se hizo a través de vigilancias y escuchas telefónicas que no estaban autorizadas por la ley. En los meses siguientes, Giancana es seguido a todas partes. Sam Giancana es seguido por agentes federales en todo momento. Vigilan su casa. Le siguen literalmente por el campo de golf. Esto fue, sin ninguna duda, un acoso. ¿Por qué no comes? Evidentemente el FBI sabía que Giancana era bastante inestable. Que era propenso a tener arrebatos violentos, enfadándose muchísimo. Así que, su estrategia era llegar hasta él, pinchándole de muchas maneras. Solo quieren sacarte de quicio. No les des el gusto. Sam Radio ¿Hay algún problema? Si os vuelvo a pillar espiándome, os prometo que será la última vez. ¿Está amenazando a un agente federal? Nos vamos. Señor, creo que querrá ver esto. ¿Esto es una broma? No, señor. Con el FBI vigilando todo lo que hace, Sam Giancana decide contraatacar y demanda al Gobierno Federal por acoso. Después de que Robert F. Kennedy le pinche los teléfonos y sea seguido a todas horas por el FBI, el jefe en funciones, Sam Giancana, hace algo que no tiene precedentes y presenta una demanda contra el Gobierno Federal. ¿Señor Giancana? Este tribunal falla a su favor. Se levanta la sesión. En el verano de , un juez dictamina que el FBI ha ido demasiado lejos, ordenándoles que limiten su vigilancia sobre Giancana. Como ciudadano, ha sido acosado por esos agentes federales, así que, bueno Radio “Déjame llevarles a juicio”. No tiene nada que perder. Se mete en ese litigio y gana. Capullo. Pero la victoria de Giancana es muy efímera. Al demandar al Gobierno, Giancana en realidad se convierte en un objetivo, de una manera que recordaba mucho a Capone. Seguro que a Accardo se lo recordaba. Harto de las excentricidades de Giancana, Tony Accardo organiza una reunión con su jefe adjunto, Paul Ricca, que recientemente ha sido puesto en libertad después de pasar meses en prisión. Primero, secuestra a Eddie Jones. Lo dejé pasar. Luego aparece en el Tribune. Hice la vista gorda. Y ahora demanda al FBI. Ya estoy harto. Si sigue comportándose así, va a conseguir que nos trinquen a todos. ¿Y qué crees que debemos hacer? Tenemos que solucionar este asunto Radio de manera permanente. De acuerdo. No me interpondré en tu camino. Bueno, en el crimen organizado, no quieres matar a nadie al que no tengas que matar, pero Radio la demanda de Giancana contra el FBI fue seguramente la gota que colmó el vaso. Paul Ricca ya ha tenido suficiente. “Con el maletero cerrado, siete y medio si está abierto. Con suelos forrados y puertas amplias que



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *