Radio Sant Vicent 95.2 FM

Radio Sant Vicent 95.2 FM, Radio escuchar Radio Sant Vicent 95.2 FM en directo Online

, Billy. Hola. Hola. Creí que te habías ido al frente. ¿Podemos hablar? Claro. Me porté mal, lo reconozco. Pero ya estoy mejor. Perdí el control. Me pasa de vez en cuando. Como un eclipse. Lo siento. No te disculpes. Te pediré perdón con una cena. Ya he llenado la nevera. Soy un petardo, ¿verdad? Ya hablo a lo moderno. Voy a clase. Y soy buena alumna. También estoy aprendiendo a reír y a cocinar. Calla. ¿Has acabado? Oye, Katie Radio Empezar así siempre trae malas noticias. Creo que lo nuestro no puede continuar. ¿Por qué? No puede salir bien, eso es todo. Te resulté demasiado fácil. ¿Fácil? No digo ualmente. Fácil como lo ha sido todo para ti. ¿De verdad crees que eres fácil? ¿Comparada con la Guerra de años? Sólo piensas en pelear y no entiendes nada. ¡Contraataque, revolución, la causa! Eso es lo tuyo, sigue en ello. Yo lo admiro. Hasta cierto punto. ¡Exacto! Muy bien, no te molestes. ¡Lo he entendido! No encajo en tu mundo, en el fondo es eso. Crees que hablo de Radio ¡Sí! Nada de problemas, sólo risas. ¡Muy bien, vete! ¡Diviértete con tus amigos! Si quieres acabar como un burgués, adelante. ¡Vete! Ostras, ostras, ostras. Ya me he calmado, Hubbell. Puedes irte. Soy yo. Hubbell Radio Espera un momento. No cuelgues. Oye, Hubbell Radio Radio se trata de algo especial. Ya sé que no debo disculparme por lo que dije Radio Radio y sé que lo sabes. Y Radio Radio también sé que sabes Radio Radio que no me siento la mujer más feliz del mundo Radio Radio como diría J.J. En fin, lo que quería decirte Radio En realidad se trata de pedirte un favor. No puedo dormir, Hubbell Radio Radio y me ayudaría mucho si pudieras Radio Necesito hablar con alguien. Si tuviera a alguien que fuera mi mejor amigo Radio Radio hablaría con él. Pero mi mejor amigo eres tú. ¿No es estúpido? Muy estúpido. Eres el mejor amigo que he tenido. Y te agradecería que esta noche estuvieras un rato conmigo. Hubbell, te prometo que no te tocaré Radio Radio ni suplicaré Radio Radio ni te sentirás violento. Pero necesito hablar con mi mejor amigo de un amigo común. Hubbell, ¿no podrías venir ahora a casa, por favor? En el botiquín hay somníferos. Toma. ¿Con una no basta? No. Me da miedo. Tómatelas. ¿Te quedarás hasta que me duerma? Lo siento mucho. Pero para eso están los amigos. ¿No crees? Quiero preguntarte algo. Esto me va a emborrachar en lugar de dormirme. No lo bebas de golpe. ¿No soy lo suficientemente atractiva? No lo digo para que digas que sí. Sé que soy atractiva. En cierta forma. Pero Radio Radio no tengo el atractivo Radio Radio que a ti te gusta. ¿Es eso? No tengo Radio Radio el estilo adecuado Radio Radio para ti. ¿Verdad? Sé mi amigo. No tienes el estilo que me va. Cambiaré. No. Tú eres como eres. Tienes tu propio estilo. Entonces te perderé. ¿Por qué debo perderte? ¿Por qué? Porque eres demasiado intensa. Cada maldito minuto. No puedes relajarte ni disfrutar de la vida. Todo es demasiado serio. Soy así porque quiero que las cosas mejoren. Que seamos mejores, que tú seas mejor. Hago dramas, pero es necesario. Y seguiré hasta Radio Radio que seas lo que puedes ser. No encontrarás a nadie que tenga tanta fe en ti y que te quiera tanto. Ya lo sé. ¿Entonces, por qué? ¿Acaso esto se arreglará por arte de magia? ¿Qué va a cambiar? Será peor y los dos perderemos. ¿No podríamos ganar? Me gusta Hollywood. Y Alice Faye. ¡No, no! ¡No, por favor! Alguien se levanta. ¿No tienes sueño? Tú sí. Estoy rendido. Esperas demasiado de mí. Pero doy todo lo que tengo. LOS MEJORES AÑOS DE NUESTRAS VIDAS UN PAÍS HECHO DE HELADO de Septiembre, EL SOBRINO DE CLARK GABLE HERIDO POR UNA ROCA ¿Tu director vive aquí? Él vive encima del garaje. Aquí viven los criados. ¿Y puede trabajar? Bissinger no trabaja, es el director. Mientras en otoño escribas en Francia, me da igual. Están todos. Todos los que son alguien. ¿No hay pista de hielo? En el sótano. ¡Hubbell! Hola, George. George Bissinger. Encantado. Mi mujer, Vicki. ¿Qué tal? ¿Eres Kate? Es Katie. ¿Una copa? No, gracias. ¡Rhea! Es mi representante. Dicen que la mejor. Si fuera la mejor, ¿sería representante? Encantada. Eso no son bolas de cróquet Radio Radio es su colección de cabezas reducidas. ¿Habéis visto la colección de Bissinger? Esos intelectuales de Hollywood quieren derrocar al gobierno. Y no tiran ni a Louella Parsons. En , también bromeaban con Hitler. Paula Reisner, nuestra pesimista oficial. Lo siento, lo siento. Vendrán a investigarnos como comunistas subversivos. Quieren unir sus nombres a los astros de la pantalla. Algunos declaran en secreto. Gilipollas. Quizá. Pero incluso nuestro congresista es del comité. Te toca, George. Alicia en el país de las maravillas. Gracias. ¿No estás trabajando en el guión? Oíd al productor. Ni siquiera se le entiende. Me alegro de veros. Iba a llamaros. Vamos a celebrar el cumpleaños de J.J. ¿, ya? Debéis vestiros de Hermanos Marx. K-Katie, tú puedes ir de Karl. ¿Aún tartamudeas? No me vestiré de Groucho. Vístete de Harpo, así no podrás hablar. Ese director tuyo es idiota. ¿Más arriba? ¿Más abajo? ¿Intentas decir algo? ¿Cómo? ¿Él está aquí? ¿En esta habitación? años en la cárcel para acabar en un “Todo a “. Radio para controlar. Es la censura. No dramaticemos. Es algo pasajero. Esa frase es necesaria. Explica toda la escena. Ya lo hacen los bailarines vestidos de colores. En su libro no hay bailarines. No puede añadirlos. Por favor. Si lo organizamos, tendrás que hablar. Yo no sé hablar. Venga, Brooks. Deberías hacerlo. Lo escribiré, ¿vale? No entiende nada. Y no me gustan sus películas. Cuá-cuá, dijo el pato. ¿Me habéis llamado? Ordenad. Hoy maté a un elefante en mi pijama. ¿De qué tienes hambre? Tu ausencia me abre el apetito. Radio el domingo en mi casa. ¿Paula Reisner es comunista? Ni idea, ¿por qué? He oído rumores. No hagas caso de eso. Vamos, tengo que madrugar. Dice que Bissinger tiene razón. Eres un Radio Oye Radio ¿Qué? Déjalo ya. Esto me sale en francés. Quizá a Bissinger le guste más. Prueba esto. ¿Qué tal está? Estupendo. Aprenderé cocina francesa mientras acabas la novela. ¿Has trabajado en ella? No mucho. Ya sé que aquí es difícil. Cuando estemos en nuestra casa Radio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *