Radio Litoral Ser 102.5 FM Alicante

Radio Litoral Ser 102.5 FM Alicante, Radio escuchar Radio Litoral Ser 102.5 FM Alicante en directo Online

¡ Aquí hay una más. y medio. ¿ y medio? Va a llover. No, no lloverá. Lo vi en el periódico esta mañana. Deberíamos ir a algún lugar, ¿no crees? Si no, nunca pediré otro coche prestado. ¡Dios mío! ¿Qué sucede? No lo sé. Andaba como un piano y Radio Nunca he salido en un piano. ¿Sí? Parece que nos quedamos sin gasolina. Y hace mucho que pasamos la última gasolinera. Con cuidado, no te quemes. Sí. Pero el periodico decía que Radio ¿Qué periódico? El “Times”. Bien, entonces esto no puede ser lluvia. Quisiera saber qué es. ¡Subamos la capota! Sí. Te ayudaré. Gracias. Oh, así está bien. Bien, ¿eh? Sí. Vayamos a esa casa. Quizá consigamos gasolina. Esto es lluvia. Sí, creo que tienes razón. ¿Quién vivirá aquí? Probablemente alguien que se apellide Smith. No lo creo. Parece más de alguien llamado Jones. Si no están, podríamos pasar Radio Son bastante descuidados estos Smith. ¡Jones! ¡Paul! ¡Un piano! Es justo lo que necesitamos ahora. ¡Un piano! ¿Tienes una barra de hierro? Tenía una. Espero que esté afinado. Si no lo está, nos vamos. Qué bonita grieta. ¿Hay alguien en casa? ¡Vaya, hola, Sr. Smith! Llega temprano a casa. Hola, Sra. Smith. ¿Todo bien? Bueno, llamaron de la tienda de ultramarinos. Debe pagar la cuenta del mes pasado. Uh, les pagaremos el . Yo Radio Radio tengo una sorpresa para ti. ¿No querrás decir Radio ? Hice una tarta de fresas para la cena. Oh, Radio es muy amable de tu parte. Pasa. Te traeré tu pipa y las pantuflas. Gracias, querido. ¡Un día duro en la oficina! Oh, lo siento. ¿Ha llamado alguien? Los Turner nos invitaron a jugar al bridge. ¿Los Turner? Estoy cansada. Y yo no tengo ganas de ir. ¡Eh, Peggy, ahí hay un teléfono que podemos usar! ¿Oiga? ¿Oiga? ¿Operadora? Oiga, operadora, ¿dónde estoy? Me dará información. ¿Sí? Estoy en un ático de Long Island y quiero volver a casa. ¿Puede decirme dónde estoy? El número es Radio Radio Sithers . ¿Quién? ¿Higgenbottom? Operadora, disculpe. Operadora, deme el número de la parada de taxis. ¿Quiere enviarme enseguida un taxi a la residencia del Sr. Higgenbottom? ¿Lo has mirado por dentro? Sí. Necesita una limpieza. Cogeremos un resfriado si seguimos con esta ropa. No podemos hacer lo contrario. Si nos Radio Buenas noches. ¿Qué? Gracias. ¿Podrían posar para una foto, por favor? Claro. Disculpe, ¿cómo se llama? Ralph Le Sainte Radio I. Es muy afortunada, Srta. Gibson. Oh, aún no estamos prometidos. ¿No sabe lo de su padre? No. ¿Ha pasado algo? Podría decirse. Acaba de ganar millones más. Oh, genial. Su sombrero, señor. Oh, aquí tiene. ¿Más té, Sr. Higgenbottom? Me pregunto por qué tardará tanto el taxi. Espero que nunca llegue. ¿De veras te vas mañana? Claro. No te vayas. ¿Por qué no? No te vayas. Es curioso que tú lo digas. ¿Conoces el cuento de la tarta? No. Cuando encuentras una tarta, no puedes conservarla y comértela al mismo tiempo. No es muy interesante. No. Tú puedes contarme uno. El de una chica vulgar que se casó con un millonario. No, tampoco es interesante. ¿Y viven felices para siempre? No lo sé. ¿Quieres que te cuente ese cuento? No. Resulta que ella estaba secretamente enamorada de un músico Radio Radio que cometió el error de alejarse durante demasiado tiempo. Y lo reconoció demasiado tarde. ¿Demasiado tarde? ¡Vamos, manos arriba! ¿Qué pasa? ¿Qué Radio ? ¿Qué están haciendo en esta casa? Tomando el té. ¿Quieren un poco de té? No, no queremos té. Somos amigos del Sr. Higgenbottom. ¿Oh, sí? ¿Qué aspecto tiene? Es más bien de estatura baja, caballeros. Pero no demasiado. No, es elevadamente bajo. Oh, elevadamente bajo. Y tiene el cabello negro y rizado. Pero no se ve así bajo cierta luz. Y una gran nariz. ¡Oh, el bueno de Higgie! Vamos, Harry. Saca las esposas. Yo uso del número , agente. Esta es la tercera vez que entran aquí este año. Ah, por eso no había ni una gota de Whisky. ¿Tiene un paraguas? No estuvo mal para un día de trabajo. Son millones mil dólares. No estuvo mal, no estuvo mal, señor. millones mil dólares. ¿Dónde está la Sra. Gibson? La llamaré. No, no, yo iré. Tú pide una botella de vino. Sí, señor. ¡Peggy! Marjorie Radio Ben, el Sr. Gibson acaba de ganar millones mil dólares. Sí, señor. Eso está muy bien, señor. ¿Eso es todo, señor? ¿Eso es todo? Sí, sí, eso es todo. Tendremos champán, Wislow. Sí. La abriré. No. Yo la abriré. Quiero que cojas primero un puro. Gra Radio gracias, señor. millones mil dólares. No estuvo nada mal para un día de trabajo, ¿eh, Wislow? No, señor, no estuvo nada mal. millones mil dólares. ¿Es ese el último modelo de coche, Wislow? No, señor, no. Hay uno nuevo. Uno que no hace ruido y con capota. Ah, Radio quiero que tengas uno, Wislow. Oh, gracias, señor. Bueno, feliz día. ¡Feliz día, Sr. Gibson! ¿Diga? Sí. ¿Quién? ¿Qué? Creo que se ha equivocado de número. Es la comisaría de Policía, señor. Dile que hoy no necesitamos policías. ¿Oiga? Bueno, creo que se ha equivocado de número. Sí. ¿Qué? La Sra. Gibson. ¿Qué? Es la Sra. Gibson, señor. ¿Diga? Sí. Sí. Sí. Déjeme hablar con el sargento. ¿Oiga? Soy el Sr. C. Mortimer Gibson. Lamento muchísimo el incidente, Sra. Gibson. Oh, no fue culpa suya. Me alegra que piense así. Le deseo mejor suerte la próxima vez. Gracias. Buenas noches, Sra. Gibson. No puedes seguir con esto. ¿Con qué? Con esto. Con todo lo que representa. Ese ruido, ese dinero, ese poder. Peggy, quiero hablar contigo. Quiero hablarte de cosas de las que tal vez no te das cuenta. Te estás muriendo. ¿Muriendo? Muriendo. Te he observado desde que vine. He visto que solo aparentas pasarlo bien. No, no es así. Claro que sí. No te lo pasas bien, es espantoso. Toda tu vida es falsa. Vives una vida muerta, Radio Radio vacía, horrible. En nada de lo que haces eres tú misma. No puedes vivir así. Dios no lo dispuso así. Te mueres. Por falta de cariño y risas. ¿Risas? Sí, risas. Naciste para reír. No hay nada más importante en la vida. Las risas lo son todo en tu vida. Esa casa, esa gente, acaban contigo. Eres rica, asquerosamente rica. Pero solo cuenta la risa. ¿Vendrás? Oh, Paul, ¿por qué has vuelto? Porque te quiero, Peggy. No voy a discutir más. Ya lo he dicho todo. Me voy en el “Rotterdam”. Si no vienes, nunca volveré.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *