Radio Dénia Ser 92.5 FM

Radio Dénia Ser 92.5 FM, Radio escuchar Radio Dénia Ser 92.5 FM en directo Online

encontrar ideas interesantes? ¿De veras te ha gustado? Sí, estaba bueno. Lo ves, no es cuestión de dinero. Siempre ha habido pobreza. Hasta tres aceitunas pueden ser dispuestas bonitamente sobre un plato o estar en el fondo de una bolsa. Entiendo lo que quieres decir. Sabes, hemos ido donde nuestro locatario, el hodja Radio ¿Sí? Debías haber visto la mugre, un verdadero basurero. ¿Entraron? No, sólo el patio. La casa está en ruinas. Pero hay una mujer que vive allí. Al menos, para un religioso Radio Hay que dar ejemplo a la comunidad, ser pulcro, impecable. ¿Quién es? ¿Lo conozco? No. Un viejo inquilino, del tiempo de nuestro padre. No lo reconocería por la calle. Un tipo bizco, medio miserable. No sé, yo Radio Los religiosos deben dar el ejemplo, ¿no? Sobre todo en el campo. Quizás debería escribir sobre eso. De sólo recordarlo me horrorizo. Sí, escribe sobre lo que quieras. Pero Radio ¿no valdría la pena escribir para un diario grande, en lugar de ese pasquín? Con todas las molestias que te tomas Radio No tengo la impresión de tomarme molestias. No sé, te veo teclear toda la semana en tu computadora, y me digo Radio si tú no me mostraras este diario, yo ni sabría que existe. Por eso. Me importan un bledo los grandes periódicos. Mi reino es pequeño, pero al menos, soy rey. ¿Pero quién lee ese diario? ¿Quién lo compra? Lo siento, mi querida Necla, pero no estoy de acuerdo. Para nada. A veces recibo cartas de lectores que me reconfortan en lo que hago. A pesar de todas las molestias que me tomo, como tú dices. Pienso que vale la pena. Por ejemplo, ayer Radio Sí, a veces, en Internet, veo muy malos autores llevados en andas. Todo el mundo tiene su pequeño club de admiradores. No hay que tomarse eso en serio. En todo caso, no puede ser una referencia para ti. Pero bueno, continúa escribiendo, no quiero distraerte. Me voy a poner allá, en silencio. No me parece subir con este lodo. ¿No quieres echar grava? A los turistas les gusta, se siente natural. No hablo de asfaltar. La grava también es natural. Perdería la mitad de la clientela, con grava. Ya que no hay tanta gente en invierno Radio Pues claro, con este barro. Tanto mejor si algunos se arrepienten. Un lugar así lo merece. ¿Una carrerita? Bueno. Arrancamos. ¿Vamos? Sí. Vamos. ¿Has engordado, o qué? ¿Qué? ¿Has engordado? Para nada. Mi barriga se ha emancipado. No me escucha más. No cometas un error, no te abandones. ¿Y por qué? He enterrado a mi esposa. Estoy completamente solo. Eres tú quien debería preocuparse, con una mujer joven y bella. Si sigues así, te van a preguntar si Nihal es tu hija. Exageras, no estoy tan mal. ¿No has visto el desastre en tu cabeza? Hay una cosita Radio ¿Conoces Garip, el pueblo junto al tuyo? Sí, pero no he ido nunca. No importa. Hay una chica de una asociación que me ha escrito. Normalmente no le presto atención a esta clase de cosas. Pero esto me ha conmovido, quién sabe por qué. Puede ser la edad. Me pregunto si habrá que tomarla seriamente. Me gustaría tu opinión. ¿Qué solicita? Nada importante. La cuestión es de Radio Pasa, Fatma. Es de saber si es sincera o si busca otra cosa. Como eres psicólogo, sabrás leer entre líneas, seguramente. Eso es todo. Sr. Aydin, ¿dónde dejo su té? Sobre la mesa. Déjame ver la carta. Está sobre la computadora. Anda, léela. De acuerdo. Gracias, Fatma. Las obras de caridad son asunto de Nihal. ¿La llamamos? Sí, si quieres. Estaría bien, ¿no? Sí. Si está disponible Radio Nihal. Está Suavi, estamos conversando. ¿Puedes venir, si no estás ocupada? Necesitamos que nos ilumines. Sí, en mi escritorio. De acuerdo, enseguida. Viene. Bien. Suavi, ¿cómo está? Muy bien. ¿Y usted? Bien, gracias. Hace mucho que no nos vemos. ¿Todo anda bien? Sí, todo bien. Ya no salgo más de mi propiedad. ¿Qué problemas podría tener? ¿Y usted? ¿Sus actividades? Como siempre, la vida sigue su curso. Esta vez, tendrá que revelarme el secreto de su juventud y belleza eternas. Es muy amable, gracias. Y su hija, ¿viene a verlo alguna vez? De vez en cuando. Vino al terminar sus estudios y a la muerte de su madre. Y eso es todo. ¿Siempre en Londres? Sí. ¿Por qué no se va a vivir con ella? ¿Yo? No hablemos de desgracias. No soporto a su marido inglés que a todo dice “Oh, lovely”. Está exagerando Radio Entonces, repito para Nihal. Suavi ya está al corriente. He recibido una carta el otro día. De una joven que enseña costura en un pueblo de la región. Brevemente, pide ayuda. No sé qué pensar, me gustaría la opinión de ustedes. ¿Ayuda para qué? Aquí está la carta, se la leo. Sí, anda. De acuerdo, la leo. Entonces Radio Aquí está. “Querido Sr. Aydin, para empezar debo decirle que soy su admiradora y que espero cada semana su editorial en nuestro periódico local ‘La Voz de la Estepa’, impaciente por beneficiarme con su sabiduría y sus ideas audaces.” “A las maestras del instituto de educación técnica, nos enorgullece contar con una persona de su envergadura Radio”, etc., etc., paso todo eso Radio Y aquí retomo: “Nuestro grupo de profesoras desearía hacer construir un pequeño edificio en Garip, nuestro pueblo tan desprovisto, para enseñar allí costura y escritura a las mujeres de la población.” “El intendente nos ha apoyado en lo posible. Pero pese a todos nuestros esfuerzos, y faltos de medios, la construcción sigue sin terminar. La prefectura ha rechazado nuestro pedido de ayuda. Estamos abandonadas a nuestra suerte en plena estepa, con nuestras buenas intenciones y esperanzas. Intentando encontrar una solución, recordé su artículo ‘Flores de las Estepas’, Es como si usted lo hubiera escrito para nosotras. Todas lo hemos releído, con lágrimas en los ojos. Lejos de mí la idea de enternecerlo. Sepa que no tengo ninguna vergüenza de inclinarme ante un hombre de su calidad para solicitar la ayuda en favor de los desprotegidos de estas tierras áridas, en las cuales es mi orgullo haber nacido. No abusaré de su tiempo. Sabemos que usted está vinculado con la gente adinerada de la región y con la Administración. También que tiene contactos en Estambul. He ahí por qué le escribimos. Le agradecemos, cualquiera sea su respuesta, Con todos mis respetos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *