Radio Hipica

Radio Hipica, Radio escuchar Radio Hipica en directo Online

Radio Hipica No, sorprendentemente no. No me orinó encima. No, ni siquiera lo consideraba una opción. Simplemente me desafió. Pues eso es radio un tanto encantador. No, no es encantador. No. Vamos, ¿de qué hablas? Esto no es encanto de pueblito pintoresco o excéntrico. ¿Sabes? Y honestamente estoy harto del bosque y de todas las criaturitas locas que en él viven. Me arrastraste aquí a escribir tu libro radio Bueno, Blancanieves. Nadie te mantiene de rehén. Te vas en dos días, ¿no? Puedes irte mañana. Por Dios. ¿Puedes ser una chica por un momento y decir “Pobrecito, ya pasó” o algo así? Algo así. Gracias, ¿Tan difícil fue? No sé tú, pero yo mataría por pagar mucho para ir a un restaurante mediocre. ¿Vamos? Cena y basurero. Puramente por razones periodísticas, escogeré cena y basurero. Excelente. Tengo que ver de qué se trata. Hagámoslo. Eso es. Mamita, mira eso. Tenemos un surtidor. No puedo creer que vayamos a comer y pidas lo único del menú que cualquiera puede hacer sin pensar. La gente que no sabe Radio Hipica tostar Eggos puede hervir un insecto. ¿De qué hablas? Alguien tuvo que cortar este limón, hubo que derretir la mantequilla. Son muchos pasos. Vaya, vaya. Mira eso. Cómo te miran esos castores en el bar. Hola. ¿A mí o a ella? Verás, por aquí todos llevan cuenta de todos los demás, y todos los demás están seguros de que debo seguir adelante. ¿Nunca has pensado en mudarte a Nueva York? ¿Manhattan? No. ¿No? ¿Vivir en la gran ciudad? Un cambio de escena podría ayudar. No, no es algo de lo que puedas tomarte vacaciones. Es quien soy ahora. Digo, se trata de parecer normal, ¿sabes? Pero hay algo tan enorme que se cierne sobre tu vida y te obstaculiza ver el paisaje. No puedes vestirte porque bloquea tu clóset. Supongo que técnicamente podría decirse que estoy deprimida. No. No, no estás deprimida. Eso no es depresión. Eso es simplemente pena certificada, ¿sabes? Es normal, natural. Y no es Radio Hipica como si te despertaras a mediodía o hablaras por Skype con tu terapeuta en horas de oficina, como yo y la mitad de mis colegas. ¿Qué tienes tú para estar tan deprimido? ¿Hablas en serio? ¿Yo? Sí. Muchísimas cosas. De veras. Digo, cositas como un montón de estudiantes sabelotodo que no tienen una idea original en la cabeza. Eso es deprimente. ¿Y cosas importantes? Mi papá falleció muy antes de tiempo. Es difícil, ¿sabes? El más mínimo detalle puede afectarme con eso. Ya sabes, como la luz entrando por la ventana o una pila de periódicos viejos. Pero es verdad. Mi papá se quitó la vida cuando yo era niño, así que radio Y tú creías conocer al hombre, pero radio sorpresa. ¿Te dan segundas copas gratis aquí o cómo es el tema? Eso es terrible. Sí, lo fue. Sí. Pero fue hace mucho tiempo, y para eso son los bloqueadores de trasportadores de serotonina, ¿no? ¿Estás medicado? Ahora no no, pero si paso más tiempo aquí, quizá deba llamar a mi traficante radio digo, médico. ¿Qué pasa, jefe? Nada, sólo hablábamos. Hannah, ¿te gustaría acompañarme a bailar? Por supuesto. Estupendo. Sí. Ve a mover las botas. ¿Cinco radio cinco canciones? Cinco horas. Ah, ¿cinco minutos? Bueno, entendido. Radio Hipica radio but I guess that’s why they say Every rose has its thorn Just like every night Has its dawn Just like every cowboy Sings a sad, sad song Every rose has its thorn radio Go back to my chateau For a late night snack, sip a little merlot Blackened salmon salad and croutons Conversate till dawn on a $ futon Me and you until the sunrise I’m looking in your eyes, thinking of your thighs Hey, baby, do you think maybe That one day you can be my lady? Unh unh radio Radio Hipica He pasado toda mi vida adulta en la ciudad, ¿sí? Me senté en primera fila en el Garden. He cenado en lugares de moda. Hice cosas muy alocadas, ¿sí? Pero el sábado por la noche se trata de esto. Sí. Pues para algunos lo es. Eso es estupendo. Es estupendo. ¿No es raro que pases toda la vida tratando de no morir y luego, cuando pasa algo terrible, desearías ser tú y yo ellos? Sí, pues me alegra que no fueras tú. Claro, él jamás te pagaría mil para escribir mi biografía. Estoy bastante seguro de que eran . No me mires así. Ahora está mucho más cerca, ¿no? Sólo mantén la calma. ¿Nos vamos? Ponlo en reversa y vámonos. Sí, eso pensaba radio sí. Bueno, tienes seguro completo del alquiler, ¿no? No, no me preocupa demasiado. Seguramente esos arañazos se irán fácilmente. ¿Terminaste por esta noche? No. Digo, no si tú no has terminado. Bueno. Vamos. Vamos a bajarnos. De acuerdo. ¿En qué pensabas? Hay más. Vamos. ¿Adónde diablos me llevas? Ya lo verás. Quizá haya un mapache allí dentro, así que prepárate. Espera, déjame encender la luz. Qué frío hace. Esto es increíble. Radio Hipica Déjame encender el calefactor. Sí, sí. Esto radio no puedo creer radio Digo, a esto me refería. Sí. Es el hombre que queremos conocer. Sí. Santo cielo. Mira todo esto. No puedo creerlo. Vaya, vaya. Esto es increíble. Yo radio Oye, Hannah. Gracias. Gracias por dejarme entrar. Te lavaré el cerebro más tarde. De acuerdo, sí. Sí, por supuesto. Sí. ¿Puedo? Claro. Adelante. Haz lo que quieras. ¿Sí? Vaya. El radio sí. Análogo, por supuesto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *