SER Los 40 Radio 90 89.2 FM

SER Los 40 Radio 90 89.2 FM, Radio escuchar SER Los 40 Radio 90 89.2 FM en directo Online

Galopando un día lo alcanzaría. Galopando una noche. Debéis marcharos inmediatamente. ¡Deteneos, Sir Lancelot! ¡Sir Lancelot! ¡Deteneos, Sir Lancelot! Malignas noticias, amigo mío. Un intruso de tierras extranjeras radio se ha fijado con pasión en Lady Alisande. ¿El nombre de ese enamorador? Sir Boss. ¡Sir Boss! Cabalgaré inmediatamente a Camelot. Pero la búsqueda, Sir. La búsqueda tendrá que esperar. ¡Primero, debo destripar a un miserable bribón! HANK MARTIN. HERRERO Se afilan espadas Se quitan abolladuras y tajos de los yelmos Armaduras de segunda mano como nuevas Es un hechicero monstruoso. ¡Monstruosísimo! Bien, vamos a ver. Dos pulgadas, improvisando. Ahí hay un pequeño problema. Sois realmente un mago. Cuando esté hecha, os quedará tan ajustada como radio a Sagramore le Desirous. Sir Sagramore le Desirous. Tenemos que hacer algo al respecto. Di, cuándo eras niño, ¿tenías un nombre de pila? Sí. Pero desde aquellos días radio ningún hombre se ha atrevido a pronunciarlo en mi presencia. Pero vas a decírmelo. Ni unos caballos salvajes podrían arrancármelo. Vamos, Saggy. ¡Confiésalo! Para mi eterna vergüenza, era Clarence. ¡Clarence! Va bien con tu personalidad. Te apodo Clarence. ¡Vaya! Como quiera, Milord. Hola, amigos. Ah, bueno, se acostumbrarán a mí. ¿Quién es? ¿Quién viene en la carroza cubierta de allá? Es la de Lady Alisande. Os lo advierto, Milord, esta reunión es una imprudencia. La chica está prometida. Tendré cuidado, Saggy. Pero, Sir radio Sandy. Hank. Gracias por venir. La verdad, yo radio No quería venir. Lo sé. Has venido a decirme que no podías hacerlo. Cariño, tengo algo muy importante que preguntarte. Podría radio Bueno, esto está un poco lleno. Podríamos radio Lamento dejaros muchachos radio pero ya veis lo importante que es esto. Cuida a los niños, Clarence. ¡Abracadabra! ¡Boom! ¿Los niños de por aquí van a quererme, verdad? O sí, tengo una pequeña baratija que hice para tí. ¿Para mí, Sir? ¿Tiene nombre? Bueno, en mi país, lo llamamos un imperdible. ¿Querrías sentarte? Es un extraño artilugio. ¿Para qué sirve? Bueno, tiene multitud de usos. Por ejemplo radio ¿Tienes un pañuelo? ¿Un pañuelo, Sir? Un pañuelo, sí ¿Esperas un resfriado? Se pone esto radio Se pone esto así radio aquí, así, y esto aquí arriba. Ahora colocamos nuestro pequeño artefacto, ¿ves? y radio lo enganchamos aquí. Ya está, ¿ves? Asombroso, Sir. ¿Verdad que sí? ¿Pero para qué sirve? ¿Qué? Oh. ¿Para qué sirve? Bueno, en el sur radio lo llaman pañales, creo. Ahora, para quitar el pequeño artefacto. Simplemente por el cierre así. Ahí está. ¡Presto! Seguro, sólido y simple, ¿no? Es un milagro. Bien, no exactamente un milagro radio pero desde luego es una cosita muy práctica. No quise asustarte. Y eso tampoco es un milagro. Es solamente un pequeño artefacto llamado imán radio basado en una idea inventada por un tipo llamado Ben Franklin. Es tuyo. Es un generoso regalo, Sir. Pero no puedo aceptarlo. No sería honorable. No lo sabéis, Sire. Estoy prometida con Sir Lancelot. Lo sabía. Pero radio Por favor, cielo, déjame hablar. Sandy, No llevo mucho tiempo aquí. Hay muchas cosas que no sé. Cómo llegué radio cuánto tiempo voy a estar radio No comprendo. No intentes seguirme. Por favor, sólo escúchame. Adónde quiero llegar es aquí: ¿Considerarías ser mi prometida? Pero Sir Lancelot. A él llegaremos luego. ¿Le amas? Lancelot es un hombre maravilloso. Valiente, leal, atractivo. ¿Le amas? Una mujer estaría orgullosa de tener un marido así. ¿Le amas? No, Hank. ¡Aleluya! No, no. Vos no debéis. Es de lo más indecoroso. ¿Por qué? ¿No lo comprendéis? Estoy prometida a Sir Lancelot. Lo sé. Lo sé. ¿Pero cuándo va a regresar? Quizás en un mes. Bien, deja que me ocupe de todo. Me encargaré del viejo Lance. Pero temo por ti, Hank. La ira de Sir Lancelot es conocida radio por helar los corazones de los más valientes. Sandy, no importa. Por favor. Ve trotando al castillo. Pero, Hank radio ¿No confías en mí, Sandy? Sí, confío en ti, Hank. Bueno. ¡Oye! Olvidas algo. Te veré luego. De acuerdo amigos, ¡Largo! ¡Levantenla! ¡Fuera! ¡Adelante! ¿Sir Boss? ¿Sí? Debo advertiros. ¿Sobre qué? ¿Conseguiste dejar de rechinar? Eso creo, Sir. Contemplad radio No del todo. No del todo. Pero, Sir, debo avisaros. ¿Sí? ¿Estaís ocupado, herrero? Tened cuidado, Sir. Sí. De acuerdo. Lo arreglaré en un minuto. Un cliente que paga en efectivo. Espera un minuto. ¿Qué está pensando, amigo? Dar muerte a un miserable bribón radio que encontraré antes que acabe el día. ¡Tendría que afilar mi arma! Sí, bueno, ha venido al sitio adecuado, amigo. Apuesto que le gustaría afilar un poco la lanza también, ¿verdad? Eso es. Bien, no te quedes ahí bailando de pie. Ayúdame. Vamos. Por San Jorge, hoy tiene un buen enfado encima, ¿verdad? No me gustaría ser el tipo que está buscando. Un minuto. Un minuto. Este hombre tiene asuntos urgentes. ¿Le ha ofendido alguien? Una grave ofensa. Bien, puedo decirlo. Cuando aparece un tipo tan furioso como usted radio normalmente es por una mujer, ¿verdad? Sois perspicaz, herrero. Le han quitado a la chica, ¿eh? Naturalmente, usted va a tomar medidas radio grandes medidas. Buscaré a este intruso radio que tendrá el tamaño de diez gigantes radio y la fuerza y la furia de mil leones radio le citaré en el campo de honor y lo ensartaré radio como a un buey en una espita. Ah, pero el final no vendrá rápidamente. Fijaos, la muerte de este bribón que se hace llamar Sir Boss radio se hará leyenda, será una advertencia a todo el que radio codicie a la prometida de otro. No le culpo. Si yo estuviera en su lugar radio ¿Ha dicho ‘Sir Boss’? Sí, herrero. Azotaré a ese perro. Bueno, ahora radio Quizás deberíamos meditar eso en el fresco de la tarde. No hay que ser demasiado precipitado en estas cosas. ¿Qué estáis diciendo? No se ofenda, amigo. Solo es que no quiero que haga algo que ambos podamos lamentar. ¿Que sugiere? Hay dos lados para cada problema. Sugiero que se siente con este tipo e intente discutirlo. Se dice que es un buen muchacho. Un mensaje para vos, Sir. Es de Lady Alisande. Debe ser para usted, amigo. No, Sir Lancelot. Es para él Sir Boss.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *