Loca FM La Mancha 102.9 Fm

Loca FM La Mancha 102.9 Fm, Radio escuchar Loca FM La Mancha 102.9 Fm en directo Online

¡Sir Boss! “Cuidado. Lancelot ha venido” Y aquí está. Si me disculpa, tengo un par de hierros en el fuego. ¡Esperad! Os lanzo el guantelete a la cara. Buenos días, Sir. Buenos días. Clarence, ¿estás ahí? Sí. La suerte está echada. Mañana justaréis con Sir Lancelot. Y el que sobreviva se convertirá radio en el prometido de Lady Alisande. No me gustan las probabilidades. Bien, Merlín, aquí estamos. Muéstranos un poco de sangre. Sí, sangre. ¡La sangre de Sir Boss! ¡La sangre de cualquiera! Apresuraré los trámites, mi Señor. No temas, amigo mío. He echado un conjuro sobre vuestro malvado oponente. Gracias, Merlín. No necesito ningún conjuro. Mantened buen ánimo, Sir. Quizás ocurra un milagro. No tengo miedo. Con todo esto encima mi pensamiento va más despacio. ¿Qué es eso? Es una pequeña reyerta entre dos jóvenes ardientes. Sir Gareth y Sir Persant de Gales. Ah. Preliminares ¿no? ¿Qué ocurre? Recogen a Sir Persant, Sir. Mala suerte, viejo. Pero, Sir, este hombre es el ganador. Tranquilo, Sir. Confianza, Milord. Valor. Clarence, ¿qué no se hace por una chica?. Si no fuera por Sandy radio estaría de vuelta en Connecticut ahora mismo. Otra cuerda, siervos. ¡Un momento! No puedo moverme. Esto es horrible. Vamos a ver. ¿Si no lo llevo a cabo, soy un cobarde, ¿no? Si lo llevo a cabo, soy un héroe muerto. ¿No hay algo intermedio, algo más prudente? Más bien no, Sir. Nada, ¿eh? ¡Tex! ¿Tex, Milord? ¡Eso es! Ve a ver al rey y dile radio que necesito un aplazamiento de diez minutos. Dile que he ido a por una cataplasma de mostaza. De prisa. Sí, Sir. Oh-ho, Tex. Pero no lleva armadura, mi Señor. Bien, la culpa no es mía. ¿Qué clase de locura es esta? Ninguna locura en absoluto, amigo. ¿Majestad, hay algo en el libro de reglas radio que diga que tengo pelearme radio dentro de todos esos trozos del hierro? La verdad, no hay nada tan específico. ¿Por qué no empezamos? Que empiece radio Que empiece la justa. Que empiece la justa. ¡Que empiece la justa! ¡Que empiece la justa! Yo estaba allí. ¿Dónde estaba usted? Prepárate para un giro rápido, chico. Vamos, muchacho. Ve a pisotearlo. Un juego limpio, Sir Boss. No solo habéis ganado a la hermosa doncella radio sino que me habéis ofrecido radio la mejor tarde que he pasado en años. En años. Gracias, Sire. ¿Estás orgullosa, cariño? ¿Orgullosa? ¿Orgullosa de mi participación en este indecoroso espectáculo? Oh, después de todo radio ¿Orgullosa de haber puesto en ridículo radio a un caballero tan noble? Bueno, gané, ¿verdad? ¿Qué quieres que haga? Quiero que pidáis perdón a Sir Lancelot. ¿Que pida perdón? Sí. ¿Por qué? Por insultarle. Qué esperas, ¿que me maten como a un caballero? No sois un caballero, la verdad. Espera. ¿Dónde vas? Tengo que consolar a Sir Lancelot. Bueno, después de todo, Sire, esas son las normas radio ¿No habéis aprendido que no hay normas radio en lo que a mujeres se refiere? Tomad esta píldora. Aliviará vuestras quejas. No tan cerca, amigos. ¿Sir, qué estáis inventando? Solo trato de mantenerme ocupado, de alejar los problemas. Amigos, creo que les mostraré un pequeño secreto. ¿Ven este artilugio de aquí? Es una pistola. Estas cositas son radio balas. Mantente alejado. Quedense aquí. Les mostraré cómo funciona. Imaginen que están en el bosque una noche radio y un gran lobo de repente salta frente a uds. los asustaría, ¿no es así? Oh, no, no lo haría. ¿Ni siquiera un poco, Sir? No, señor, porque tienen esta fiel pistola con uds. Todo que hay que hacer es sostenerla así radio retirar el percutor así, prepararse, apuntar radio ¿Dónde ha ido todo el mundo? Está bien, amigos. Ya pueden salir. El gran lobo malo está muerto. Lo siento. No quería asustarlos. Eso es solo un ejemplo de lo que viene, amigos. El mundo va a estar lleno de milagros radio milagros útiles radio como la imprenta, la máquina de coser y las bañeras. ¿Bañeras? Sí. ¿Pensáis que todos vamos a tener que bañarnos? Cada Sábado. Cada Sábado, sí. Saludos, Milord. Hola, Saggy. Eso es todo, amigos. Adiós. Hasta mañana. Tenemos grandes asuntos aquí. Buenas noches, Sir. Adiós. ¿No quiere verme? Se rumorea que Lancelot y Lady Alisande radio van a casarse esta semana. Pero no está enamorada de él. Así me lo dijo ella misma. Paradojas femeninas. Bueno, esto cambia las cosas. Clarence, Hay un viejo dicho en Connecticut radio “Cuando has hecho el imbécil, te fastidias.” ¿Vais a dejar Bretaña? Ya no hay nada que me retenga. Saludos, Gran Consejero. Hola. ¿Qué te preocupa, querida? Entra. Es radio es sobre mi padre. ¿Qué le pasa a tu padre? Está al borde de la muerte, Sir. Lleva tres días postrado en cama cada vez más y más débil. Ya, ya. ¿Ha ido el médico a verle? No, Sir. Nadie. Dicen que tiene la peste. ¿La peste? ¡Vete, niña! ¡Clarence! Por favor, Sir Boss. Vos podéis ayudarle. Sois un mago poderoso. Os daré estas monedas, y nuestros cerdos radio tenemos dos y una cabra radio Me temo que estás equivocada. Yo no radio ¿Dónde vives, cielo? Pero, Sir radio Espérame aquí. Y no juegues con eso. Podrías hacerte daño. ¿Con este juguete? ¡Suéltalo! Vamos, cariño. Es ridículo que una mera baratija radio pueda dañar a un hombre cultivado. Ridículo. Completamente ridículo. ¿Quién es? Un amigo, señora. ¿Un amigo? Nosotros no tenemos amigos. ¿No haís visto fuera la señal? Nadie debe entrar en esta casa atacada de pestilencia. Aléjaos, forastero, mientras todavía haya tiempo. Si le parece bien, señora, me quedaré un rato. Quedaos entonces, y tened salud. ¿Su marido? Mi marido. Bien, tendré cuidado. Intentaré no despertarle. No lo despetareís, ya está muerto. Llora, niña. Hace un mes esta era nuestra familia radio un buen marido, dos hijos robustos radio una hija. Ahora estamos solas. Sus hijos radio ¿han muerto también? No han muerto, pero mejor que lo hubieran hecho. Hace años, el señor de la finca radio plantó unos árboles frutales en nuestra granja. Estaba en su derecho. ¿Su derecho? Esa es la ley, Sir. Hace algún tiempo, tres de aquellos árboles radio se encontraron arrancados. Nuestros hijos corrieron asustados radio a avisar del crimen. Y aunque eran inocentes radio fueron acusados. Bien,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *