Radio San Borondon 92.1 FM

Radio San Borondon 92.1 FM, Radio escuchar Radio San Borondon 92.1 FM en directo Online

la sala de calderas. Corre. ¡Cuidado! Randy, Randy, abre la puerta. ¡Abre la puerta, ahora! Oye, ponte esto. ¡Abre la puerta! ¡Devuélvele su saco, prostituta! Tal vez no me lo quite. ¡Devuélveselo! Oye, ¡¿qué te pasa?! Nos viste ahí adentro. Parece que encontraste un arma. Ahora lo que debemos hacer es hallar una salida, ¿no? No, ya encontré una salida: Un cadáver antes del amanecer. ¿Qué radio ¿Qué es lo que sucede aquí? No sé qué pasa pero ése no soy yo. No, no, no. Randy, no lo oigas. Intenta manipularte. Baja el arma, Randy. ¡Dispárale, dispárale! Randy, baja el arma Basta. Espera, espera. No, no, no. Dispárale, Randy. Jack, ¿eres tú? No, ése no es él. ¿No te das cuenta? Para saber si es real, mira su mano. Despide humo de su mano. ¿Lo ven? Él es como Betty, Stewart y Pete. No. Esto es imposible. ¡No puede estar sucediendo! Steph, Steph, nada de esto es real. Mira, pregúntame algo, cualquier cosa. Pregúntame sobre la cabaña. Recuerdo la cabaña. Y a Melissa. Recuerdo a Melissa. Recuerdo cuando le compramos los patines como regalo de cumpleaños. Melissa está aquí. La he visto. Me está castigando. La vi, Jack. Eso sucede porque la mataste, Steph. Mataste a nuestra hija. Cállate. Deberías matarla, Jack. ¡No, nunca la mataría! ¡No! Mátalos, Randy. ¡Mata a ambos! Randy, los espíritus malignos despiden humo, ¿verdad? ¡No, no, no, Randy! Randy no lo escuches. Está mintiendo. Mira, puedo probar que soy real. ¿Pueden verla? Brota de la mano. Mátalo Randy. Ella también despide humo. Mátalos a ambos. Ambos son malignos. ¡Mátalos Randy! Él es diabólico. ¡Mátalos Randy! ¡Intentas engañarme! Esto es imposible. Dispárales, dispárales. Son un par de mentirosos. No. Ambos son diabólicos. Vamos, Randy. Ambos despiden humo. Dispárales. ¡No, no, no, no, no! ¡No! Randy baja el arma. Los dos son diabólicos. Los voy a matar a ambos. Él los está presionando. Los está convirtiendo en asesinos. Está utilizando la casa contra ustedes. Steph, Steph, ella es Susan. ¡Gracias a Dios! Él viene hacia aquí. ¡Deprisa! Debemos irnos o algo terrible sucederá. Por favor, créanme. Oigan, ¿quién está abajo? Soy oficial de policía. ¡La policía, la policía! ¡Vamos, vamos, vamos! ¡Vamos! Sáquenos de aquí antes de que nos maten. ¡Irán directo al infierno! Baja eso. Salgan de aquí. ¡Vamos, vamos! ¿Quién era? La puerta está cerrada. ¿Cómo entró? Entren al garaje. ¡Vamos, vamos! Jack, vi a ésta camioneta en la ruta. Steph, vamos. ¡Abran la puerta! Listo. Randy, ten cuidado. Mató al Hombre de Lata. Aún se mueve. Chicas, ¿ustedes están bien? Sí. ¿Está encadenado? Oiga, ¿por qué está encadenado? El policía de los recortes pegados en la pared y su esposa desaparecida. Momento. Él le estaba disparando a usted. Usted es el tipo de quien nos hablaron Betty y Stewart. ¿Quién eres? Regresen adentro. “Dios entró en mi casa y lo maté”. “Mataré a todo aquél que entre en mi casa, como maté a Dios”. “Entréguenme un cadáver antes del amanecer y podrán irse”. Analiza esto. Si simplemente hubieras ido a Montgomery radio sólo habría sido otra pésima sesión de terapia. ¡Qué lástima! Ya no queda casi nada del Sr. Puerco que pueda gustarte. Por favor, déjeme ir. Sólo estás con él por su dinero. ¡No, no, déjeme paz! Ustedes le pertenecen a esta casa tanto como ellos. Todos son culpables. Esta casa es una manifestación de sus propias preocupaciones. Todos son culpables. ¿Realmente harían lo que fuera necesario radio para irse con sus almas mortales radio por la puerta del frente y vivir vidas duraderas y felices? Faltan tres minutos para el amanecer. Un cadáver. Lawdale jugó tu juego y no permitiste que se fuera. Es la ley de la supervivencia. Faltan dos minutos para el amanecer. No cometan el mismo error. Terminen mi juego. ¡Él es un mentiroso, viola sus propias reglas! ¡No deben prestarle atención! ¡Tú radio no estás invitada! Jack, confía en mí. No la oigan. Préstenme atención a mí. La luz destruye a la oscuridad. ¿Qué luz? No hay ninguna luz. ¿De qué luz estás hablando? ¡¿De qué luz, Susan, qué luz?! ¡No! ¡No! ¡No! Déjala en paz. ¡No! Ésta es mi casa. Yo soy a quien él quiere. Maten, maten a la niña. Mátenla. Maten a la niña. No deben prestarle atención. Sus reglas nos significan nada. Haz lo que sea necesario. Lo que sea necesario, Randy. ¡No, Randy, no, no! Stephanie, tienes que huir. Randy, te pertenecen. Jack, Jack, Jack, escúchame. Siempre creí que era culpable de la muerte de Melissa y me culpé por ello. Steph, ahora eso no importa. Sólo escúchame. Vi lo que hice. Vi quien era en realidad. Si alguien debe morir, ese alguien debo ser yo. Está bien. ¡No! ¡No! ¡Mátala, mátala! Es la única salida. ¡Tienes que matarla, Randy! Mátala. ¡Mátala! ¡No! Soy pura maldad. Ciento por ciento. Me casaré contigo. ¡No! ¡No! ¡Aléjate de mí! ¡No me toques! Todos moriremos, Randy Alguien debe morir. Tienes razón. Ambos pertenecen aquí. ¡No! Voy a matarte. Adelante. ¿Quién eres? ¿Melissa? No soy Melissa. Pero ella está a salvo y los ama. Tú no fuiste invitada. Ésta es mi casa. ¡No! El ratón chillón. ¡Susan! La luz destruye la oscuridad. Jack. ¡La luz! Ella murió. No pueden hacerla regresar. Y ustedes serán los próximos. Vamos. Cuidado. ¡Vamos, vamos, vamos! No, no, no. No mires hacia atrás. No. Vamos. Ayúdennos. Disculpen. Vamos. Esto no estaba aquí. Disculpe, Oficial. Yendo por este camino hay una casa que radio Parece que al Mustang se le reventó un neumático mientras pasaba al BMW. Dejaron los faros encendidos. Perdió el control, salió despedido radio Espere, eso no fue lo que sucedió. radio y la puerta quedó trabada por la colisión. Ahora viene la parte trágica. Al parecer no somos los únicos afortunados. Los ocupantes del auto estaban con vida cuando explotó el tanque de gasolina. ¡Qué horror! El conductor del BMW era un hombre de negocios, de Tuscalusa. Era dueño de hoteles en las afueras de Birmingham. La chica era su novia. Tenemos otros dos cadáveres, por aquí. ¿Jack? Jack, mira. Steph, Steph, Steph. Aléjense de ella. Steph. Steph. Jack. ¿Estamos en esa casa radio horrible? No, logramos salir de allí. Ella nos salvó. Ella dijo radio que Melissa estaba a salvo y que nos ama.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *