Radio 6 Tenerife 102.3 FM

Radio 6 Tenerife 102.3 FM, Radio escuchar Radio 6 Tenerife 102.3 FM en directo Online

¿puedo ayudarla en algo? Quizás conozca a la persona. No espero a nadie. Estoy tomando el aire. Ya veo radio ¿Puedo invitarla a un vaso de vino? No, gracias radio Pero quizás pudiera acompañarme un poco radio Es muy tarde para ir sola. ¿No tiene frío sin abrigo? No, no. En absoluto. Casi nunca me lo pongo. No estoy cómodo con un abrigo. Pero, señorita, ¿no teme las habladurías? Me ha visto antes. El otro día me estuvo siguiendo. ¿Estaba borracho? Me temo que sí. Es mejor que continúe sola. ¡Buenas noches! ¿Quiere que caminemos un poco? Como quiera. Entonces, un poquito. A propósito, el otro día no le seguía a usted radio radio sino a su hermana. ¿A mi hermana? Eso es, a la más joven de las dos. La más joven radio ¡No se haga el tonto! Además, ya le había visto antes. En el teatro, hace un año. Estaba con tres amigos radio y aquella vez también había bebido. ¿Por qué cree eso? Reía a carcajadas. Me gustaba reír entonces. ¿Ahora ya no? Claro que sí. Nunca me ha parecido la vida tan bella. ¿Volveré a verla? Sí. ¿Cuándo? Le esperaré aquí mañana por la tarde radio radio si le parece bien Por supuesto. A las ocho. Espero que no me juzgue mal por esto. Buenas noches. Pronto llegará el invierno. ¿Quiere una barra de pan? No, una vela. ¿Y una barra de pan? El pan es para mí. Bien, veamos radio Decíamos radio cuatro radio ¡El libro de contabilidad! Cuatro radio setenta y cinco. ¡Aquí está! ¡Espere, espere! ¡Olvida su vela! ¡Ah, es usted! Hacía mucho que no nos veíamos. Pero si vine anteayer. Era mi día libre. ¿Una cerveza? Le invito. ¿Ha acabado? ¡Espere, espere! ¡Ah sí, mi vela! Ya oscurece. Y mañana nevará. Es raro que nieve tan pronto. No he venido a hablar del tiempo. ¿Sabía que le engañé? No le pagué. ¡Es increíble la gente con la que hay que tratar! Tiene lo que se merece. Mucho hablar y me da el cambio de coronas. ¡No es cierto! ¡Es despreciable! ¡Quién fue a hablar! Tiene mentalidad de tendero. Yo no me quedé el dinero. Soy una persona honesta. ¿Entonces, dónde está? Se lo di a una pobre viuda. ¿Por qué no lo devolvió? ¡Qué típico! ¿Soy yo el culpable? ¿Y Ud. qué? Vale, cogí el dinero, pero para redistribuirlo. ¡Es Ud. peor que yo! Se lo explico y no siente vergüenza. ¡Pobre hombre, va! ¡Pobre hombre! ¿”La Monja” está lista para zarpar? “La Monja”, sí. “La Monja” radio Con tal que radio ¿Está muy lejos Holmestrand? ¿En millas náuticas? ¿Holmestrand? Veamos radio ¿Y Veblungsnes? Holmestrand radio está radio ¿Tiene un poco de tabaco? Sólo algunas briznas radio Gracias. ¡Payés! ¡Buenas tardes! ¿Hace mucho que espera? No, acabo de llegar. Aunque hubiera tenido que esperar un poco, no hubiera importado. Esperaba que viniera por allí. No, he acompañado a mi madre a ver a un familiar. ¿Dónde vamos? Donde le apetezca. Yo radio No me gusta decidir. No hay luz en su casa por lo que veo. La criada libra esta noche. Estoy sola. ¿Quizá podríamos ir a su casa? Me quedaré cerca de la puerta, si quiere. Claro que no. No me mire así. Me siento culpable. No lo haré más. ¿Qué no hará? Besarle. ¿Está segura? Es tan torpe. ¿Si nos sentamos? ¡No! ¡Ahí no! Es demasiado tímido. ¡Venga! ¡Pase! Siéntese a mi lado. Eso es radio ¡La gente tímida es horrible! Hay que hacerlo todo uno mismo. Sin esperar ayuda. No me diga que siempre es así. El día que me siguió, cuando estaba borracho radio ¡no era así! ¡Qué impertinencia! “Está perdiendo su libro, señorita. ” ¿No tiene vergüenza? ¿Por qué no dice nada? ¡Es tan bonita! Me siento fascinado. Sus ojos relucen como flores. No, quizá no como flores radio Pero me he enamorado de usted. Sé que es imposible. ¿Sabe cómo le llamo? Ylajali. ¿Ylajali? Es un nombre tan tierno radio Ylajali. ¿Es un nombre extranjero? No, no lo creo. En cualquier caso, es bonito. Parece mejor que la última vez. Algo mejor. Pero no se haga ilusiones. No era guapo entonces. Y además, me ofrecía vino a toda costa. ¿Fue por mi aspecto miserable que no quiso? Claro que no. No se enfade conmigo, pero radio radio anoche, al dormirme radio radio pasé mi brazo bajo su nuca. ¡No me diga! Pero solo se atreve a distancia. ¿Eso cree? Sí. Puede esperar todo de mi parte. ¿De verdad? Ya lo ve. Basta con fruncir las cejas. ¡Ah, sí! ¡Ahora verá! ¡Qué sensación! Sabor a albaricoque radio ¡Chocolate! Déjeme ver radio Déjeme ver radio ¿Pierde cabello? ¿Cómo puede ser siendo tan joven? No lo sé. Bebe demasiado. Debería darle vergüenza. Me pregunto qué vida lleva. Me lo pregunto en serio. Me gustaría saberlo. Vamos. ¡Cuéntemelo! ¿Puedo besar sus pechos? Ni hablar. ¿Qué quiere exactamente? Ahora verá. ¡Déjeme! ¿Está loco? ¿Lo cree de verdad? No. Quizá sí. Es muy raro. El día que me siguió, ¿no estaba borracho? No. ¿Puedo? ¿Puedo? No, tengo miedo. ¡Déjeme! ¡Béseme los pechos! Por Dios, ¿qué clase de juego es este? Querida radio La criada volverá pronto. ¿Era militar su padre? ¿Cómo lo ha adivinado? Lo intuí. A veces presiento cosas, en algunos lugares. Porque mi espíritu estará trastornado. ¿Se marcha? ¿Por qué no me dice claramente que me vaya? No tiene que molestarle. En vez de avisarme de que la criada está al llegar radio radio podría haber dicho: “Debo ir a buscar a mi madre, radio y no quiero nada de usted. ” Eso no es verdad radio Claro que sí. La forma en que cogió su capa radio radio cómo lo hizo, fue de lo más elocuente. Una sensibilidad extrema no es necesariamente radio radio un síntoma de anomalía mental. Hay gente que construye su vida sobre bagatelas radio radio y que no sobreviven a una palabra dura. Me voy. Me voy. Como ve, tengo la mano en el pomo. Buenas noches. Dije: “Buenas noches. ” Podría al menos, desarme buenas noches. No le pido volver a verla, por no dar pena. Debería haberme dejado tranquilo. ¿Qué le hice? ¿Le hice algún daño? ¿Por qué me rechaza? No dice nada. Solo quiere que me vaya. A pesar de todo me gusta. ¡Es tan hermosa! ¡Oiga! ¡Su habitación! Se la alquilé a otro! ¿Cómo? Es mi habitación. ¿Acaso pagó algo? Me prometió radio ¿Prometer? Le dije que si pagaban, usted se iba. ¿No se lo dije? ¿Qué voy a hacer? Tengo que trabajar en algún sitio. Venga a nuestra casa. Podrá dormir en la entrada. Siento molestarles. ¿Ha sido mi mujer la que radio ?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *