Radio Tamaraceite Onda Parroquial 95.5 FM

Radio Tamaraceite Onda Parroquial 95.5 FM, Radio escuchar Radio Tamaraceite Onda Parroquial 95.5 FM en directo Online

A su tiempo, casi todo. COMBUSTIBLE TIPO PELIGRO Sí. Entiendo. No dejaré que se los lleven radio sin importar nada. Es mejor destruir la estación radio abrazar las tinieblas radio que regresar allí. Sí. Entiendo. Entiendo. Sabemos que el Dr. Bryson se fue al subterráneo radio llevándose consigo el objeto robado. Este lugar es grande, pero si está aquí radio y nuestro visitante así lo estima radio lo encontraremos. Quiero una búsqueda organizada empezando por la habitación. Revisen cada conducto de aire, cavidad y subnivel que haya. No sabemos si está armado, pero considérenlo peligroso. Infórmenme de cosas raras que pasen esta noche radio por insignificantes que parezcan. Rompan filas. Capitana. ¿Cómo está? ¿Tuvo tiempo para considerar nuestra demanda? No tengo tiempo, Sr. Riley. A menos que quiera concederme el caso radio le sugiero que adopte una actitud más constructiva. ¿Llegamos a un arreglo ahora? Ahora nos enfrentamos a una tremenda situación. Vaya a buscarse otra víctima y déjeme atender mis asuntos. Esperaba resolverlo amistosamente radio pero aparentemente prefiere una larga batalla en los juzgados radio que está bien puesto que será radio responsable de los gastos legales radio además de daños legales y punitivos. Hasta luego. ¡Daños! Daño le haré si vuelve. Claro que sí. Te amo. Te perdono. Será una larga noche. Cariño, estás estupenda. Después de trabajar al lado tuyo radio sentía curiosidad por ver cómo sería. Ahora lo averiguaré. ¿Cariño? ¿Nataleena? ¿Eres tú? Durfal radio te reconocería dondequiera radio sin importar cómo te veas exteriormente. Ha pasado tanto tiempo, esposo mío radio mi vida radio tanto tiempo sin tocarte. Aún sigo aquí. Y no deberían radio No programé un triángulo amoroso. Creo que no. No fue lo que pedí en mi fantasía. Eras tú sola. No es que me oponga, pero no es exactamente radio Mi perfil psicológico trajo algunas consideraciones radio y hubo esa vez en el campamento. Fue esa vez y nunca lo tomé en serio radio Será mejor que los deje solos. -Perdone. Tengo un problema radio -Espere. Sí. Esperaré aquí. ¿Me da una de esas en su lugar? Babcom. Por favor introduzca radio Vamos, pedazo de basura despreciable. radio su cédula. Ya puse mi número de cédula. Haz la llamada. ¿Qué es esto? ¿Quién demonios es? ¿Qué quiere de mí? Quédese ahí. No se me acerque. Le advierto. No se acerque. Es una máquina despreciable. No le hice nada. ¿Quién lo dejó entrar? Nadie. Me llevaban adonde no quería ir radio así que los obligué a dormir. Me fui por cuenta propia y llegué aquí. ¿Los obligó a dormir? No les hice daño. Nuestra orden no hace daño a otros radio a menos que sea necesario. Le hace daño al alma. ¿Consideran el entrar por la fuerza una virtud? Aprendemos a ir adonde el espíritu nos lleve. Si no le importa, comeré. Hasta ahora no he podido. -¿Quiere algo? -No, gracias. Nuestras naves llevan toda la nutrición que necesitamos. Puedo funcionar durante días antes de necesitar nuevo alimento. ¿Está seguro? Es a la parrilla. En el Bajo fondo hacen las mejores hamburguesas. No es que me crea que esto sea ternera radio pero si sabe bien, no preguntamos. Los otros comandantes ni se acercan. Creo que el área los pone nerviosos. Si no quería hablar, ¿a qué vino? ¿Por qué lo trajo el espíritu? Sería la curiosidad. Es una oportunidad para aprender. Tenemos poco contacto con otros. Rara vez hablamos con alguien salvo, claro está radio con los que somos llamados a salvar. ¿Y qué les ocurre después de ser salvados? Los llevamos a las grandes galerías radio que se han provisto para eso. ¿Y después qué? ¿Después qué de qué? De acuerdo. Echando a un lado la cuestión radio de qué se llevan, la memoria o el alma radio digamos que se llevan la esencia de un gran pianista radio después lo colocan en una galería, ¿qué ocurre entonces? Lo preservamos contra el tiempo. Lo prolongamos. ¿Y eso es todo? ¿No tiene contacto nuevamente con nadie? A veces hablamos con las almas radio y se hablan entre ellas. Entiendo. Ya que el Sr. Garibaldi cree que no hay Cielo radio creo que describió el infierno como jamás haya oído. No lo entiende radio porque está atrapada en la prisión de su propia carne. La carne tiene deseos. Tiene necesidades. Pero el alma es pura. El alma sólo necesita la continuidad para ser. Quizá sí. Y para algunas almas no será suficiente el ser. Las acciones nos hacen lo que somos. Si estas almas eran valiosas radio es por lo que hicieron o cómo vieron el mundo. Lo que describió es una existencia radio sin posibilidad de cambio radio sin poder tocar o afectar al mundo radio sin poder expresar el mínimo impulso creativo radio sin poder tocar o sentir a cambio. El Sr. Garibaldi está equivocado y sí existe el Cielo. Comete un crimen indescriptible al tomar estas almas radio en vez de dejarlas seguir. Pero si él y nosotros estamos en lo cierto radio y no hay nada más allá radio ¿no querría prolongarse? No. Así no. No radio ¿Qué demonios fue eso? Lochley a C y C. Lochley a C y C. Qué raro. Tienen su propio sistema de comunicaciones. ¡Póngase detrás de mí, rápido! ¿Qué es? Es rabia, desatada. Es a mí a quien quieren. Salga mientras pueda. ¡Corra! Ambos podemos salir. Podemos radio Agáchese. ¡No! No. Es bonito, ¿verdad? Es tal como lo recuerdo. La realidad será diferente. Las torres hace mucho que desaparecieron radio las ciudades cayeron radio están destruidas radio pero aquí permanecen en nuestros pensamientos radio y existen porque lo recordamos. -¿Stephen? -No. Aquí radio en esta cosa, sólo hay percepción radio y la memoria. La mente rechaza la imposibilidad perceptiva radio el horror que conlleva radio así que, vemos lo que queremos. Vemos lo familiar. Necesitaba un médico y un amigo. Así me veo ante Ud. Para mí, se ve como mi esposa Shanalla radio quien muriera dos estaciones antes de radio Antes de llegar la furia. A la larga ella tiene suerte. No creo que pudiera aguantar esto. -¿Qué pasó? Estaba radio -Quedó atrapada radio en una lucha de poder, literal y figurativamente. Los desaforados vieron la oportunidad de vengarse radio de nuestros encarceladores. Intentamos intervenir, pero se nos adelantaron. Cuando se abalanzó



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *