Ràdio Ràpita 107.9 FM

Ràdio Ràpita 107.9 FM, Radio escuchar Ràdio Ràpita 107.9 FM en directo Online

los del documental. No. ¿Qué cosa no? No estoy aquí. Ya está acordado. No abras, no estoy en casa. ¿Cómo que no abra radio Jan? Abriré, ya está acordado. ¡No estoy aquí! Hola y bienvenidos. Pasen, por favor. ¡Jan! Aquí es donde deberías ponerte. Jan, ven con nosotros. Probablemente se esté escondiendo. ¡Jan! ¡Jan, vamos! Están esperando. Bienvenidas, chicas. Me disculpo, hoy no trabajaré. Debemos hacerlo en otra ocasión. ¿Otra ocasión? Pero acordamos hoy. No me siento muy bien. No puede hacernos esto. Señora Liba radio Le digo que no me siento bien. Señora Liba, por favor, persuádalo. No tenemos otro día. Me disculpo, Jan no se siente bien. Tenemos un problema familiar. Jan tiene a su esposa enferma grave. Jan, no quiero preguntarte nada incómodo. Sólo quizás algo sobre la niñez y la adolescencia. ¿La niñez? ¿Esa terrible época, la cual todo el mundo adora? ¿Cuando todos te ordenan y tú no entiendes nada? No, gracias. Me perdonan pero se tienen que ir. Su niñez radio No estoy bien. Respeten eso. ¿Cree que eso fue causado por la guerra? Eso fue sólo una cosa. La segunda fue mi tremendo deseo de vagina pero nunca se le ocurrió a ninguna dueña de una vagina, consolarme abriendo sus piernas. ¿Abrirían sus piernas para mí, damas? ¿Se necesita tan poco para hacerlo feliz? A veces sí. ¿De qué se ríe? Espere un momento. Realmente me disculpo. Por favor, no se enoje. Esto es un regalo radio como una disculpa. Dios mío, es magnífico. En serio, no puedo aceptarlo. Si le gusta, tómelo. Escribiré algo para usted la próxima vez. Lo aceptaré con la promesa de que la próxima vez me dará la entrevista. Le prometo que lo haremos la próxima vez. Adiós. ¡Señora directora! Disculpe, pero tengo que regresar la pintura. Mañana viajará a una exhibición. Le puedo dar este pequeño a cambio. Tiene el mismo valor. Gracias. Pero, por favor, la entrevista. Cuento con usted. Pensaré en eso. Adiós. Adiós. Jan, dijiste específicamente que esta pintura es buena. Le di la que no te gusta mucho. ¿Cómo te tomaste esa libertad? ¿Qué? Para tu bienestar. No puedes dar todas tus cosas. ¡Ese no es tu asunto! ¿Entrego una pintura y tú la regresas? ¿Qué estás pensando? Cuando regrese, sería mejor si no estás aquí. “Jan, te amo.” Jan, no te enojes. No quiero acosarte ni molestarte. Nunca te has quedado en ninguna parte toda la noche. ¿Estás bien? Me importa un carajo. ¡La noche es hermosa! – ¿Dónde estás, Jan? No sé donde estoy. En serio, ¿dónde estás? No lo sé. En el centro de Praga, donde nací. Donde experimenté tanto mal y tanto bien. Iré por ti, ¿sí? Sólo dime exactamente dónde estás. Dónde estoy radio Allí, donde la princesa Libuse predijo. ¡Veo una gran ciudad! Por cierto, ¿sabías que Libuse era un hombre? ¿Adónde debo ir? Ya veré, estoy aquí. Estoy mirando ahora. Espera un momento. Es radio ¿qué es esto? Estoy por radio futil radio hills. Por radio por Foothills, Liba. ¿Qué? ¿Por Foothills? No sé ahí. Mira el número de tranvía. Al menos, cuáles son las siguientes paradas. Fragante, Picante. Parado, Colgando. Espera. Jan, por favor, en serio. Estoy en Nusle. No, no, no. Liba, estoy en Liben. Jan radio Te he buscado por todas partes. Estás todo empapado. Vamos. Enciende el auto, vámonos. Vámonos rápido a casa. ¡Vamos! Me asustaste. Nos vamos a casa. DOS AÑOS DESPUÉS Llegué. Tengo una idea. Debería usar un nombre de artista. ¿Por qué? ¿Por qué? Para ser más fina, más noble. Un poco de dinero y está hecho. Estoy pensando en Rachel. Es un lindo nombre, ¿Rachel? ¿Tú? ¿Crees que por un poco de dinero serás alguien más? ¿Qué? ¿Un nombre de artista? ¿Qué sabes tú? ¿Qué tienes en contra? Estás acabando con un nombre muy hermoso. ¿Sabes qué? Muéstrame cómo estás estreñida. ¡Hazlo! Muéstrame cómo. ¿Cómo puedo hacer eso? ¡Fórzalo! Muéstrame cómo pujas cuando estás estreñida. Necesito fotografiarlo. Cielos, párate y muéstrame cómo estás estreñida. Agáchate. Agáchate y puja. ¡Cielos, puja! ¡Puja! Ves, te voy a dar un radio Ven acá. ¡Siéntate ahí y puja! ¡Hazlo! Genial. Muy genuino. No sabes casi nada. Rachel. ¿Sabes lo que necesito? ¿Qué? ¿Más que tu nombre artístico? Necesito que finalmente radio Lamas el trasero de Katka. ¿Qué? Jan, déjalo. Me gustas. ¡Todo lo echas a perder! ¿Cómo radio cómo? ¡Necesito una pasión que pueda aplastar una roca! Todos están llenos de sobre la moralidad. ¡Todos son tan virtuosos! Malditos hipócritas, con mentes llenas de imágenes perversas y se ofenden conmigo! Liba. Liba. Necesito urgentemente que llames a tu madre. Necesito que tu madre venga acá. ¿Por qué? No entiendo. Necesito que me ayude a pasar esta soledad. ¿Puedes hacer que ella venga? Hola. Hola, ¿qué haces aquí? Estaba de paso. Es lindo aquí. En serio, hermosas cosas. ¿Por qué viniste? Quiero hablarte de algo. A veces es difícil con Jan. No hablas en serio. ¿Ahora vas a llorar aquí y yo debo consolarte? Podemos ser amigos, ya que somos familia. ¿Somos familia? Casi familia. No seas cerrado de mente. Pudieras decirme algo de Jan, ¿no? ¿Quieres que te diga algo de él? ¿Como qué? No lo sé. Lo que le importa, o radio Sabías eso desde el principio. No te quejes, tengo trabajo que hacer. Sí. Hola, Jan. Hola, Milan. Ella es Liba, mi asistente. Liba radio bella. ¿Nos conocemos? Creo que me confunde con otra. Por el momento, soy una desconocida. Voy a buscar un trago. ¿Quieres uno? Seguro, búscame algo. Hombre, pienso que sé de donde la conozco. Ella quería ser mi asistente. Luego se la mandé a Jirka David porque no necesitaba una. Ya. Chao. Disculpa. ¿Klarka? No grites, por favor. No entiendo cuando gritas. ¿Qué sucede? Espera ahí por mí. Iré por ti. Klarka. Klarka, ¿estás bien? ¿Qué pasa contigo? Klarka. Me siento mal. ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Qué haces aquí? Klarka, cálmate. ¿Por qué la trajiste aquí? Cálmate. ¿Qué haces aquí? Quitaste los radiadores. ¿Dónde están? Los vendí. No comas eso. No comas del piso. ¿Adónde fue todo? Lo vendí. No sé, lo vendí todo. No recibí nada por eso. Era una fea basura la que me diste. Klarka radio ¿dónde están las fotografías que dejé aquí? Eso es otra cosa. Esas eran buenas. Se las di a mi amante y él se compró una moto con ellas. Klarka.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *