ABC Punto Radio 89.7 FM

ABC Punto Radio 89.7 FM, Radio escuchar ABC Punto Radio 89.7 FM en directo Online

Añadir a su sitio.

que aceptase su invitación, afirmando que él era conocido de un querido viejo amigo mío. Y ya les dije que mi agente me arregló esto. ¿Y usted, doctor? Francamente, yo vine como profesional. Invitado, pero en realidad para examinar a nuestro radio misterioso Sr. Owen. Espero que sea psiquiatra también. El Sr. Owen necesita urgentemente radio Michel, tratamos de hallarle sentido a esto. ¿Y usted, Sr. Lombard? Como el general. Una carta que decía ser amigo de un amigo. Todos atrapados igual. A mi que me presentaría un productor americano. Y yo estaba invitado a verme con unos colegas iraníes. ¿Y usted, amigo? Vine a hacer un trabajo. Policía, si no me equivoco. Tengo razón, Sr. Blore. Detective privado. Contratado por una agencia. ¿Quién lo contrató? Ese Owen. ¿Lo vio? No, señoría. Me adjuntó un dinero con esto. Me invitaba a unirme a los invitados. ¿Para husmear, supongo? Husmear, como dice, es mi profesión. Tengo mis credenciales. Mire la firma de la carta. U.N.Owen. Con imaginación, U.N.Owen significaría “Desconocido” en inglés. Al parecer el Sr. “Desconocido” no sólo nos trajo bajo falsas pretensiones sino que también tuvo la molestia en investigar bien a cada uno de nosotros. Viles mentiras, dirá. Estoy de acuerdo. No lo sé. Diez esqueletos en diez armarios radio No creo que deba beber más esta noche. Señora, no creo sea tiempo de estar sobrio. Admito que aún no me queda claro la razón del Sr. Owen en juntarnos a todos aquí. En mi opinión este “desconocido” sea quien fuese, no está cuerdo. Como el señor radio como usted sugirió. Como ya lo dije y repito, caballeros, pienso que debemos irnos. Estoy de acuerdo. Claro que lo estoy. Diga, señor. ¿Cuán lejos está la ciudad más cercana? Absolutamente nada, señor radio salvo desierto y montañas en km a la redonda. Me fijé en el mapa. Mejor esperar el helicóptero. Temo, señor, que eso no será posible. ¿No puede telefonear? No hay teléfono, señor. ¿En un sitio así? Las lineas deben estar cortadas, señor. ¿Autos? De seguro hay. No los hay, señor. ¿Radio? No hay radio, señor. Gracias, Martino. De nada, señor. ¿Quién quiere irse? Creo que es un juego fantástico. Está ebrio. A mis años, señor, no me atraen radio estos juegos, como usted los llama. Quizá perdió su sentido de la aventura, juez. Demasiados años en los tribunales. Yo soy partidario de la diversión, Señoría. Bueno, no sé acerca del resto de ustedes, pero la cinta no mintió en nada respecto a mí. Ocurrió radio un año atrás en París. Regresando de una fiesta. Tarde. Borracho. Y conducía rápido. Muy rápido. Había dos personas en la ruta adelante. ¿Qué pasó? Los atropellé. William y Lisa Stern. Dos años de matrimonio. Muy triste. ¿Por qué no lo procesaron? Tenía algunas influencias. Como saben, pueden ayudar. Pero tuve mi castigo. Me quitaron la licencia de conducir. Buenas noches. ¿Está bien? Doctor, mejor radio Doctor, mejor venga. Sí. Permítanme. Está intoxicado. Horrible. Está borracho. No, Srta. Morgan. No está borracho. Está muerto. Doctor. Juez. ¿Insomnio? Curiosidad. La sinceridad es, sin duda, la mejor de las virtudes. ¿Y usted? Algo de claustrofobia. Y la sensación de que radio nos han jugado una broma macabra. Diez indiecitos fueron a cenar. Uno se atragantó radio radio y nueve han de quedar. Una broma macabra, dijo usted. Déjeme mostrarle algo más. Venga. ¡No la toque! Señor Blore. Pensamos que se había ido a dormir. En mi profesión, caballeros, no siempre hago lo que piensan. Se ve. Como quizá en la suya, ¿no, doctor? ¿Por qué no quiso que tocara la botella? No sería aconsejable dejar huellas ahí. Las mías ya están. Entonces la examinó. Almendras. Solución de cianuro. ¿Suicidio, doctor? O radio ¿O qué? Hola. Perdona si te asusté. Yo tampoco radio tampoco podía dormir. Oí algo. Debiste ser tú. Yo radio lamento si te asusté. Está bien. Pero no vuelvas a hacerlo, ¿sí? Muy bien. Bien, ¿un vaso de leche? No, gracias. Salud. Salud. Escucha. Lo de la cinta, sabes, acerca de mí radio no es cierto. ¿Me crees? Sí, claro que sí. Bien. Correcto. ¿Y esa chica? ¿Carol Heinze? Sí. ¿Sabes algo? Tampoco era cierto. ¿Me crees? Sí. Claro. Perdón, señor. Lo siento. Ví luz y pensé que era Elsa, mi esposa. ¿Por qué? ¿Qué pasa? Desapareció. La busqué por todo el hotel. Desapareció. Desapareció. ¿Vamos a buscarla? Sí. Luce más tétrico de noche, ¿no? ¿Cuán antiguo crees que sea? años, siglo más o menos. No pudo ir muy lejos. Miren. Es ella. Elsa. ¡Elsa! ¡Dios mío! ¡Está muerta! Como los antiguos persas ejecutaban a los asesinos. Y ahora radio quedamos ocho. Se lo dije. Debía quedarse aquí. No quiso escuchar. Huyó. Dios, lo lamentamos. Sí, claro que sí. Muy conmovidos. Sí, profundamente. Sí, parece como si fuera radio más peligroso querer salir de aquí. Ahora estamos realmente atrapados. Quizá sea justo eso lo que él pretende. Debe estar loco, no puede haber dudas. Bien, pero, ¿qué podemos hacer? Debemos hacer algo. Estoy de acuerdo. El asunto es qué. Estamos incomunicados. Quizá el helicóptero regrese con provisiones. Sí, pero faltan dias. Martino nos hubiera dicho. Pero ese Owen olvidó algo. Está tan aislado como nosotros. ¡Debemos atraparlo! ¿Quiere decir radio dice que está ahí escondido? No, no, no radio ¿Acá, en este hotel? No había nadie cuando llegamos. ¿Cómo puede estar seguro? Pudo esconderse antes de que llegaran. Entonces debemos registrar el hotel. Un registro minucioso. Buena idea. Pero antes de eso, hay una cosa que quiero decir. Esta noche oimos una serie de acusaciones radio ¿Acusaciones? No las habrá tomado en serio, ¿no, general? Eran mentiras. Al menos sobre mí. ¿En serio, doctor? Un hombre lo admitió. Y está muerto. En mi caso, debo admitir algún viso de verdad. Yo era más joven, recién salido de la academia. Fue un error de criterio. Cinco hombres murieron. General, no creo radio Deseo hablar, señor. Murieron. Mis nervios destrozados. Y huí. Fui condecorado y ascendido, porque nadie supo la verdad. ¿Y eso de qué sirve? Me sirve a mí. Y debería servirles a ustedes. Puede ayudarnos a todos a encontrar un eslabón común para identificarlo. Si todos decimos la verdad en nosotros. ¿Mademoiselle Morgan? Muy bien, entonces. Formaremos dos grupos de búsqueda



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *