Radio Cadena 100 97.9 FM

Radio Cadena 100 97.9 FM, Radio escuchar Radio Cadena 100 97.9 FM en directo Online

Mala suerte, doctor. Te diré que pasará. ¿Qué pasará? Esta noche la pasarás en tu habitación. Muy bien Bajo llave. ¿Con llave? No le sirvió a Ilona, ¿no? Bien, me quedaré contigo. ¿Quién será el tercero? ¿Tercero? De seguro notaste que el Sr. Owen está siempre solo con sus víctimas, y cuando hay tres nunca ocurre nada. Muy bien, escucha. De seguro notaste que tú y yo estamos ahora muy solos. No lo estamos. ¿No somos listos radio radio señorita. Sí, lo somos, señor. ¡Blore! Hugh. ¿Qué diablos pasa con las luces? Debe ser el generador. Quizá se acaba el combustible. Debemos mantener cada luz prendida esta noche. ¿Sabe dónde está el generador? No se preocupe. ¿Pero sabe de electricidad? Un poco. Doctor. Yo no haría eso. ¿Vio a Vera? No, no la vi. ¿Y Blore? Bajó a ver el generador. ¿Qué pasa, doctor? Ya veo, sí. Solos de nuevo, ¿no? ¿Dónde está Vera? No se acerque más. ¿Dónde está ella? Apártese. Escuche, Blore. Juro por Dios que si no me lo dice, lo mato. No de un paso más o le aplasto la cabeza. ¿Usted? Mire, si usted es Owen, dígamelo. No les diré una palabra a los demás. Deje de jugar al gato y al ratón conmigo. Si usted quiere radio si quiere matar a los demás, no interferiré. Sólo déjeme ir. No sea absurdo. Mire, porqué no confía usted en mí y yo confiaré en usted. ¿No es absurdo? Se lo dije. Está en su cuarto. De ser así, estamos actuando como dos idiotas. Prefiero ser un idiota vivo. Gracias a Dios. Srta. Clyde, le dije que se quedara adentro. La llevaré arriba. No, no lo hará. Ambos se quedan acá hasta que arregle el generador. Mire, no se meta con eso sin saber cómo funciona. Juez, quédese donde está. No me moveré de aquí. Ambos nos quedaremos aquí hasta que vuelva la luz. Muy bien. ¿Pero cree que volverá? ¿Por qué no? Porque esto no es un accidente. Alguien quiere que estemos a oscuras toda la noche. Pero, querido doctor, nuestro Sr. Owen ha cometido un error. Rápido, otro fósforo. Quédese donde está, doctor. ¿Qué quiere decir con eso de un error? Este truco, de apagar las luces descarta a dos personas. A usted y a mí. Así que podemos confiar mutuamente. Muy bien. ¿Quién hablará primero? Yo lo haré. El radio el doctor y yo radio sacamos algunas conclusiones. Creemos que la respuesta radio a esta pesadilla, está en algún lugar de esa cinta grabada. ¿Qué está elucubrando? Nos gustaría conocer la verdad acerca de cada una de esas acusaciones. Así que radio con su permiso radio yo mismo voy a empezar. Como saben, el Sr. Owen me hace responsable por la muerte de un tal Edward Seaton, lo cual es muy cierto. Fue ahorcado. Pero era inocente. ¿Por qué? ¿Por qué lo hizo, juez? Era un hombre abyecto, moralmente despreciable. Dejé que mis sentimientos influyeran al jurado. Lo condené a muerte, sabiéndolo culpable de muchas cosas. Pero no de asesinato. Debemos decir la verdad. Nuestro destino va en eso. El juez y yo estamos convencidos. En mi caso, la cinta tampoco mentía. Yo radio operé a una mujer bajo la influencia de radio Fui culpable. Estaba borracho. No veo el propósito. ¡Siéntese, Sr. Blore! Yo no maté a nadie. Si fuera usted diría la verdad. Estamos esperando, Sr. Blore. Sabía que un hombre era inocente, pero con mi testimonio lo enviaron a prisión por diez años. Es todo. ¿Todo? ¡Es un maldito hipócrita! Él murió en prisión radio ¿Cómo podía saberlo? ¡No me grite, Blore! ¿Y qué hay de usted, Sr. Lombard? ¿Qué pasó con esa chica que iba a tener un hijo suyo? El Sr. Lombard no lo niega, Sr. Blore. Es lo primero que dice que yo le haya creído. ¡Cállese! ¿Nos abandona, Srta. Clyde? Aún no, espero. Querida niña, no luce muy bien. No me radio no me siento muy bien. Tengo frío radio Quizá prefiere que suspendamos esta investigación mientras busca un abrigo. Sí, por favor. Quédese ahí, Lombard. ¿Por qué, juez? Porque nada puede pasarle a ella si todos nos quedamos en esta habitación. Ve a buscar tu abrigo, entonces. Vaya con ustedes. ¿Qué sucede? Vino de esa dirección. Cuidado todos. Por esta escalera. ¿Oyó un disparo? Sí, eso me pareció. ¿Qué pasó con Blore? Acá estoy. ¿Dónde diablos estaba? Buscándola. No está en su cuarto. ¿Oyó un ruido? ¿Como un tiro? Sí. ¿Qué pasó con Vera? ¡Vera! Srta. Clyde. Estoy aquí. Srta. Clyde. ¿Qué pasó Mis velas se apagaron. Me desesperé y radio entonces me asusté. Lo siento. ¿Y el juez? Pensé que venía con nosotros. Yo también. Juez. ¡Sabemos que está abajo! ¡Juez! ¡No puede matarnos a todos! Hugh. Mira. Es mi pistola. Fue disparada. No se oye nada allí abajo. ¿Dónde está? ¿Cuál es su habitación? ¿Sabe usted? Contigua a la mía. Por allí. ¡Dios mío! Le dispararon. Y ahora quedamos cuatro. Si estamos acá toda la noche hasta mañana, quizá llegue ayuda y así nada nos pasará. Hasta que nos durmamos. Y aquél con mayor fuerza de voluntad, mayor energía para permanecer despierto, nos tendrá a su merced. Muy bien, ¿por qué diablos me mira así? Usted es el único entre nosotros que está armado. ¿Qué espera? ¿Qué le dé la pistola? Dámela, Hugh. Correcto, te la daré. No a la Srta. Cyde. ¿Por qué? Vamos, doctor. No sospecha de mí, ¿no? Bueno, repasemos los hechos. Recordemos lo sucedido, Srta. Clyde. Justo cuando el juez iba a interrogarla, subió aparentemente para buscar su abrigo, ¿no? Luego se asustó porque las velas se apagaron y gritó. Sí. Hasta ahí, perfecto. Pero después estaba al pie de la escalera. ¿Qué hacía ahí? Le dijo lo de las velas, se asustó en la oscuridad se paralizó y eso. Así es. Quizá. Pero si ella no hubiera gritado, no hubiéramos salido de esta habitación radio Y el juez aún estaría vivo. Oiga, ¿qué se traen entre manos ustedes? Digo, lo planearon todo y ahoran acusan a Vera. Alto, Lombard. Sabemos que el juez estaba por descubrir algo. ¿Cómo sabe lo que pensaba? Lo sé porque me lo confió. Srta. Clyde. La verdad. ¿Cometió o no el crimen del que Owen la acusa? Prefiero no hablar. Pero debe. Todos confesamos menos usted. Tiene razón. Vamos, Srta. Clyde. Si mal no recuerdo se trataba del radio novio de su hermana. Usted radio ¿usted lo mató? Doctor, ¿me creerá si le digo que no? Muy bien. Entonces les doy mi palabra. Por favor, no más preguntas. ¿No ven que dice la verdad? Ése es justo su error.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *