Radio Global 96.3 Fm

Radio Global 96.3 Fm, Radio escuchar Radio Global 96.3 Fm en directo Online

¿Has visto a Momina? Hola. Hola. No, yo no voy. No digas tonterías. Vamos. Rosetta, tienes que distraerte. Ahora no vayas de superviviente. Te digo que no lo sabe nadie. Creían que estabas enferma. ¿Me lo juras? Ahora juramentos también. ¿Quieres el Alfa? Iréis más cómodos. Y está Vincenzo. Puede seros útil. ¿En qué? No, mamá. ¿Por qué no? Hola. Hola. Hola, Lorenzo. Siento no haber ido el otro día. Si no voy ni yo. Mucho gusto. He oído hablar mucho de usted. Dejémonos de formalidades. Vamos. Hola, modelo. Has adelgazado un poco, ¿sabes? O engordas o tendré que hacerte un retrato. ¿Seguro que no quieres el Alfa? No. Y además Radio Vosotros vais en el otro coche, ¿no? ¿Pero adónde vais? Ni siquiera lo sé. ¿Quién sabe? Adiós. Adiós. No volváis después de oscurecer. Chicas, ¿vamos al mar? Bien, sí. Ven, Lorenzo, vamos a la playa. Mira qué sucio está el mar. Menos mal que el mar no envejece. ¡Mira qué feo! En dos días con sol se pone bonito. Pero nosotras Radio ¿Adónde vais? Eh, Momina, mira. Déjala en paz. Hasta ahora no ha ido mal. No, no, allí, aquellos dos creen que están solos. Qué suerte. Rosetta. ¡Rosetta! Cuidado, molestas. ¿Has visto? No sé cómo le gusta. Si un hombre te besa en público es porque no siente nada. ¿No? No sé. ¿Cómo que no sabes? ¿Tú te dejas besar en público? Quizá no. Porque te gusta besar, te lo digo yo. ¡Quieto! ¡Venga! Otra más. Tendremos que buscarnos un hombre nosotras también. Nene. ¿Me prestas a Lorenzo? Por mí Radio Miedo, ¿eh? ¿Cómo puedes vivir siempre en estado? ¿Qué dices? Mariella, ven aquí. No pierdes el tiempo, ¿eh? ¿Yo? Venga ya. ¿Estáis locas? ¿La dejáis sola? Si quiere tirarse al mar significa que no hay nada que hacer. Yo sólo me mataría en verano. No me apetece que me entierren con frío. Chicas, ¿vamos a la playa? Sí. No, no. Venga, hagamos algo. Juguemos a algo. Si no, vaya viaje. Parece que tú ya te has buscado algo. ¡Venga! Era por hacer algo. Si no jugamos ni flirteamos Radio Creo que no lo has organizado muy bien. ¿Por qué no ha traído a su ayudante? Es simpatiquísimo. ¿Carlo? Creo que sí. ¿Lo has visto? Deja de hacer el tonto. ¡Rosetta! Mira a Nene persiguiendo a su Renzo. Qué aburrimiento. Bueno, esperad a Clelia y a tu hermano. Tú coges al rubito, Nene a Lorenzo, y yo a Cesare. ¿Y Rosetta? Mejor que se mate de verdad porque no hay ninguno para ella. ¿Y bien? Nada. Estábamos hablando. Mariella sólo dice tonterías. Oye, no voy a soportar tus aires de superioridad. El genio en medio de los subnormales. Igual es verdad. Chicas, no hablaréis en serio. No, no. Pues yo sí. Porque he dicho que Radio Repítelo. Luego dice que no es tonta. ¡Renzo! ¿Arbitras tú o arbitro yo? ¿Qué pasa? Estaba bromeando y ella Radio ¿Yo? Radio ha empezado. Déjala en paz, es mucho menos hipócrita que tú. Os he oído muy bien. ¿Qué crees? Me he dado cuenta esta mañana. Es una comedia ridícula. Dejadme en paz. No busco a nadie, no quiero escuchar a nadie, y menos a ti. ¿Quién te pide nada? Basta. La paciencia tiene un límite. Nos esforzamos para que esta idiota no sienta el ridículo de su hazaña. Porque alguien que ni siquiera consigue matarse, es ridículo. Ven, modelito, no Ilores. No te enfades. Es domingo, estamos todos un poco tontos. Momina, te empeñas en exasperarla. Tú cállate. ¿No puedo dejaros solas un momento? Cesare, ¿me das fuego? Ve a pedírselo a Franco. Él no tiene cerillas. Yo tampoco. Menudo hombre, ni siquiera tiene cerillas. ¿Me estás provocando? ¡Ven! ¿Adónde me Ilevas? Era una broma. Sí, ya. Me ha provocado. Tengo que defender mi dignidad, soy un hombre. Tus besos iban destinados a mí. Yo también tengo mi dignidad. Tienes razón, no lo dudo. Déjame explicarte. Espera. ¿Has visto? ¿Yo qué culpa tengo? Mira cómo estás. Límpiate el vestido. ¿Sabes cuáI es el vestido de la mujer? La piel. ¡Momina! A mí no volvéis a pillarme en un paseo así. Es una lata. Voy a proponerles algo. Me vuelvo a Turín con Rosetta en tren. Voy a hablar con Rosetta. Perdone si me meto, pero a veces es mejor un extraño. Rosetta está mal, está Ilorando. No quiere que la vean así. En cambio conmigo no se avergüenza. Quería irse sola, pero eso me parece imprudente. A mí me va bien porque así Ilego antes y tengo tiempo para pasar por el taller y dar una ojeada. Sabía que yo estaba por medio. Venga, vamos. No, quédese. Allí está Carlo, no se preocupe. Está bien. Qué tontería. Y esos trenes son infernales. Clelia, si es preciso la Ilevo yo. Háganme caso, es mejor así. Todo va mal, qué locura. Adiós. Nos Ilamamos. Adiós, Clelia. ¿La acompaño? No, quédate aquí. Déjalas irse solas. Sí. ¿Dónde estabas? Estaba allí. Uno, dos, tres, cuatro. Pobre arquitecto. Tendrás que tomar Veronal. ¿Por qué? Yo tengo a Momina. Igual te equivocas. ¿Por qué? ¿Quieres meterte en tus asuntos? Perdóname. Pero tú me abofeteas y yo me vengo. Y luego lo lamento. ¿Ah, es así? Vale. ¿Qué es, Lorenzo? Nada, un boceto de Rosetta. ¿Por qué no vamos a San Remo? ¿San Remo? ¿Estás loca? Está demasiado lejos. Vamos a votar. Sí. No. ¿Y tú, Lorenzo? Yo me abstengo. Él se abstiene. Vamos. Gracias por no decirme nada. No sé ni yo misma por qué lo hice. Lo pensé durante tanto tiempo Radio “Un día acabaré”. Pero luego, cuando empezaron todos, mis padres, mis amigas: “¿Por qué, por qué?” Ya no sabía por qué. Porque todos son quienes son. ¿Los ha visto? Sí que los ha visto. Mis amigos, mi vida, mis días Radio ¡Mis días! ¿Para qué voy a vivir? ¿Para decidir qué vestido me pongo? Y cuando lo decido, ¿qué es lo que me espera? Le doy pena, ¿verdad? Sí, no sé qué decirle. Reducir la vida a un vestido Radio En la vida hay tantas cosas Radio Bonitas y feas, de acuerdo. Pero son muchas e importantes. Están los afectos, está el amor Radio ¿Por qué no se casa? ¿Con quién? ¿Con el hombre al que amas? No creo en eso. Probablemente porque no quiere creer. Hay que quererlo todo. Yo soy un poco como usted en eso. Pero al menos me he buscado otros intereses. ¿Por qué le propuse trabajar conmigo? Para que aprenda a ver fuera de sí misma. Son pocas las personas que se bastan a sí mismas. No podemos vivir sin los demás. Es inútil hacerse ilusiones. Ya hemos Ilegado. ¿Vamos? ¿Estará sor Antonieta?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *