Esencia Radio 94.5

Escuchar Esencia Radio 94.5 en directo Online La calidad y la emisión continua.


Añadir a su sitio.

Es una historia bastante buena. Solo que la Dra. Monroe no tenía novio. No, lo juro. Por la forma en la que hablaba de esa pulsera, desde luego que tenía novio. En toda la investigación, no ha habido ninguna mención a un novio. Probablemente porque está mintiendo. Mira. Nada, nada, nada. ¿Ves? No hay pulsera. La cámara de un banco cercano tomó una foto de un Deville que circulaba en dirección a nuestra funeraria poco después de la hora estimada de fallecimiento. Fue el único que pasó por ahí esa noche. ¿Hay un ángulo mejor para poder ver la matrícula o el conductor? No. Ese es el mejor. Oh, mira. No mentía. Ella llevaba una pulsera justo antes de ser asesinada. Bueno, ¿y dónde está? Los CSU no lo han encontrado en el ataúd ni en otra parte. El asesino se la llevó. ¿Por qué? No parece que valiera mucho. Y si fue por dinero, ¿por qué no se ha llevado el bolso? Por que no fue por dinero. Fue por pasión. ¿Reconoces esa pulsera? He visto ese diseño antes. Detective, Sr. Radios, ¿Han hecho progresos buscando al asesino de Valerie? Creemos que sí. Dígame, ¿cuál era la naturaleza exacta de su relación con la Dra. Monroe? Se lo he dicho ya. Era mi doctora. Ya lo ha dicho, pero estoy confuso. Mire, a diferencia de usted, no doy largos paseos románticos con mi doctora. Lo hago con mi novia. No vivimos aún en un mundo donde la pasión es un delito, ¿verdad, Detective? No, pero los crímenes pasionales lo son, sobre todo el asesinato. Es un collar precioso el que lleva, Sr. Calderón. ¿Puedo? Sí. No he podido evitar darme cuenta, que tiene un diseño similar a la pulsera que llevaba Valerie la noche que fue asesinada. Eso es porque se la di como señal de mi afecto. Perteneció a mi madre. Este perteneció a mi padre. Son un juego. Considerando que es una reliquia, no es de extrañar que la quisiera de vuelta. No sé que quiere decir. No estaba en su cuerpo cuando fue encontrada. Alguien se la llevó. ¿Qué pasó? ¿Le rechazó? ¿Es que volvió el antiguo Calderón.. no el conocedor de coñac, hombre renacentista que vemos antes nosotros, sino el asesino despiadado? Tenga cuidado, Sr. Radios Esto no es una de sus ficciones donde la gente sangra tinta. La quería, sí. Pero no la maté. Estaba aquí. Y es lo suficientemente rico para haber comprado esa coartada. Esto es intolerable. No seré difamado. No es difamación si hay prueba. Esta es una foto de la cámara de un cajero automático de la noche que fue asesinada, a manzana y media de la funeraria donde su cuerpo fue tirado. Y este es su coche, Sr. Calderón. El mismo en el que usted y Valerie daban esos largos y romáticos paseos. No, no están equivocados.. Cállese, Calderón. Encontramos fibras de nylon en su cuerpo. Grises, igual que el color de la tapicería del maletero de su Deville. ¿Así que qué estaba haciendo su cuerpo metido en el maletero de su coche? Yo estaba aquí. Yo Yo recuerdo Yo estaba aquí. Pero tú Cogiste las llaves esa noche. Madre de Dios. Fuiste tú. Puedo verlo en tus ojos, Manolo. Fuiste tú. No lo entiendes, hermano. Tuve que hacerlo. Lo hice por ti. ¿Por qué? Era una soplona, Cesar. Cuando la vi con ese hombre en el restaurante le seguí. ¿Y sabes qué descubrí? Él trabajaba para el Fiscal General. Ella te traicionó. ¿Por qué no viniste a mi? Porque estabas demasiado cegado, hermano. Y cuando le diste la pulsera de madre, supe que dependía de mí hacer que Valerie no te hiciera daño. ¿Qué has hecho, Manolo? La golpeó en la cabeza, la dejó sin sentido. Y usando las técnicas con la jeringuilla que adquirió cuidando de usted, le inyectó aire. Sin dejar evidencias de sangre. Y metió su cuerpo en el ataúd de otra persona para que nunca lo supiera. ¿Cómo has podido hacerlo? La hice desaparecer Radio como me enseñaste, hermano Sin cuerpo Radio No hay asesinato. Manuel Calderon, queda arrestado por el homicidio de la Dra. Valerie Monroe. No podía permitir que te hiciese daño. El hecho es que no iba a hacerlo. No estaba investigando a tu hermano. Estaba investigando la corrupción del Hospital del Condado. La has asesinado por nada. Vámonos. ¿Sabes, ese tipo, el enfermero Greg? Me impresiona. Sabes, alguien dispuesto a arriesgarlo todo Radio para sacar a su amor de la cárcel. Todos deberíamos tener eso en nuestra vida. Sí que deberíamos. ¡Eh! Estás en casa. ¿Cómo fue? Taylor estuvo magnífica. Ash y yo nos cogimos de la mano mientras cantaba nuestra canción. Fue Musica Muchísimas gracias. ¿Por qué? Está bien. Gina me lo dijo. Las entradas son de vosotros dos. Buenas noches. Muy considerado por parte de Gina. Sí, lo fue, ¿verdad? Te está empezando a gustar, ¿verdad? Dejé de involucrarme emocionalmente con tus novias desde que dejaste a la querida Lizzie en bachillerato. Gina es muy agradable. Es un poco exagerada pero, ya sabes Radio Tu eres feliz, yo soy feliz. Pero.. la pregunta es esta, si fuera cuestión de hacerlo, ¿estarías dispuesto a sacarla de la cárcel? Porque eso, hijo mío, es amor verdadero. Oh, Dios. Te quiero tanto. Yo también te quiero. No puedo soportar el pensar que te encerraran por mi. Quizá no tengas que hacerlo. Después de escuchar todas sus, uh, reivindicaciones de inocencia, decidimos revisar el archivo de tu detención. Resulta que había muchas discrepancias. Y enviamos los archivos a Leonard Maloney de la oficina del Fiscal General, y estuvo de acuerdo. Al parecer, su abogado de oficio fue un verdadero chapuzas. Pasó por alto varias pruebas clave. Incluida una declaración que se ignoró porque el testigo era un enfermo mental, así que Maloney ha accedido a reabrir tu caso, y cree que tienes razones para tener esperanza. Oh. ¿Qué hay de Greg? Bueno, en el espíritu de la justicia, Maloney dice que si te exoneran, recomendará libertad bajo palabra para Greg. ¿Por por qué están haciendo todo esto? Porque alguien me convenció de que una historia de amor tan buena como la vuestra se merece una oportunidad de un final feliz. Nos sentimos mal porque la policía estatal os cogió en el Burgeropolis antes de que pudierais revivir vuestra primera cita. Así que hasta que salgáis Radio Os hemos traído esto. Les he dicho que quitaran la cebolla. Estuvo bien bonito lo que habéis hecho ahí dentro, chicos. Bueno, sólo pensé que con todo lo que Greg hizo por ella, merecían una oportunidad. Además, si tú y yo estuviéramos en el lugar de Amy, nos pudriríamos en la cárcel. Habla por ti, tío. Yo me escaparía. ¿Y me dejarías allí dentro? Es la ley de la selva. Tengo que cuidar al number one. Guau. Nada como una hipotética condena a prisión para saber quiénes son tus amigos de verdad. No te preocupes, Radios Yo te sacaría. Al principio, te repele, pero luego, curiosamente, te atrae. No, todavía repele. Adiós. Me pregunto qué le pasa a Alexis. Parece un poco descentrada. ¿No es evidente? ¿Qué? Oh, que está enamorada. ¿Alexis? Oh, vamos, querido. Por si no te has dado cuenta, ya no es una niña. Gracias, madre. Creo que si Alexis estuviera enamorada, me lo habría dicho. Que no te lo haya dicho es por lo que sabemos que es de verdad. Madre. Vale, y el hecho de que Radio me lo mencionó anoche. ¿Quién es él? ¿Dónde lo ha conocido? No sé. No quiso decírmelo. No, palabra de diva. No me dijo nada. Ni siquiera me dijo su nombre.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *